Sobriedad para un México en paz - César González Madruga | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 18 de Agosto, 2018
Sobriedad para un México en paz | La Crónica de Hoy

Sobriedad para un México en paz

César González Madruga

En cuanto se hizo el llamado a los foros por la pacificación de México a mí me pareció una convocatoria lógica en medio de la crisis de violencia en que hemos vivido como nación durante los últimos 12 años, en los que los más de 240,000 muertos y todos los desaparecidos son odios sembrados que impactan a familiares, amigos y seres queridos. 

En esa coyuntura decidí hacer un ayuno de no comer nada sólido, sólo ingiriendo jugos durante 21 días bajo la premisa de que nadie puede ofrecer lo que no posee y para poder ser de utilidad se requiere limpiar las aguas internas y pacificar el vaivén de emociones que durante la primera mitad del año 2018 viví, al igual que muchos mexicanos durante el proceso electoral. El martes de esta semana completé el ayuno y quisiera compartir algunas reflexiones que emergieron durante este tiempo. 

La primera es que somos un cuerpo social interconectándose en todo momento y lo que sucede al individuo está sucediendo en la sociedad y es inseparable ese vínculo. En ese contexto la palabra que me hizo resonancia sobremanera fue SOBRIEDAD porque lo que nos está sucediendo cómo sociedad es que consumimos más de lo que necesitamos y me atrevo a decir que prácticamente todos en algo hemos caído en excesos. En las comunidades más necesitadas el crecimiento del alcholismo, en las ciudades la escandalosa obesidad y en general, los abusos en todos los aspectos de la vida humana en el comportamiento y principalmente en el consumo. 

Este exceso es lo que ha llevado a rebasar el punto de quiebre donde hemos tomado más de lo que la naturaleza puede soportar y ello pone en peligro la subsistencia misma de la vida humana en el planeta. 

La sobriedad implica comer menos, nutrirse y no sólo llenarse, consumir menos de lo que necesitamos y enseñarnos a vivir sin excedernos para disfrutar de los placeres de la vida con medida. 

Esta sobriedad hace congruencia con las muestras dadas por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, quien busca un gobierno sin excesos, está sobriedad es un principio que a todos nos vendría bien aplicarlo en nuestras vidas.  

Para vivir en sobriedad es indispensable saber lidiar con la ansiedad que es la raíz de todo exceso y en esta era donde todos los procesos son más acelerados el reto es aún mayor. La ansiedad de comer sin escuchar antes la demanda nutritiva del cuerpo, de revisar el celular sin abrazar a tus seres queridos más cercanos , de fumar sin intentar jamás generar dopamina internamente, de tomar sin haberse dado la oportunidad nunca de desinhibirse por el simple hecho de ser auténtico, de hacerse presente en las redes sociales sin hacerse presente jamás la pregunta ¿quien soy?, de reconocimiento sin autodescubrimiento, de dinero sin sabiduría, de comprar sin consciencia, de estar a la moda sin aceptarse a uno mismo, de obtener un puesto sin conocer la misión de vida o de información sin discernimiento. 

Al inicio la búsqueda de sobriedad puede parecer un sacrificio; sin embargo, esto no es más que una ilusión provocada por la ansiedad, pero en realidad es una entrega de servicio a México y la máxima conquista de la libertad individual ya que doma sus deseos (tal como lo aprendí en el ayuno). Al respecto decía Aristoteles “el hombre que se mantiene en el justo medio lleva el nombre de sobrio”, sirva la sobriedad para hacer de México un lugar de paz. 

@CesarG_Madruga

madrugacesardaniel@gmail.com

Imprimir

Comentarios