Cuatro de cada 10 libros que hay en el mercado son pirata, dice CeMPro | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 17 de Agosto, 2018

Cuatro de cada 10 libros que hay en el mercado son pirata, dice CeMPro

Cuatro de cada 10 libros que hay en el mercado son pirata, dice CeMPro | La Crónica de Hoy
Píe de Foto: El CeMPro, con ayuda de la Policía Federal, ha desmantelado 352 puntos de venta ilegal que equivalen a 700 mil ejemplares.

En los últimos tres años ha aumentado la piratería de libros en el país. De acuerdo con recientes cifras del Centro Mexicano de Protección y Fomento de los Derechos de Autor (CeMPro), en 2015 la reproducción y venta ilegal de libros afectaba al 35 por ciento del mercado editorial, pero los resultados de 2017 demostraron que este problema incrementó 6 puntos, es decir, actualmente afecta al 41 por ciento.

“Eso atiende a que el mercado ha crecido y se ha expandido, también a que hay otros usos: el uso en línea y mercados digitales. En el ámbito digital (de 2015 a 2017) se han desactivado 10 mil links en los que se comercializaba material pirata, pero la colaboración entre la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem) y CeMPro ha resultado vital para proteger los derechos de los autores”, destacó Quetzalli del Carmen de la Concha Pichardo, presidenta del Consejo directivo del CeMPro.

La principal zona del país en donde los libros pirata circulan más, añadió, es el sureste de México. “Tiene lógica porque son mercado irregulares y en donde la forma de comerciar es a través de tianguis y del mercado informal”.

— ¿Cómo detectan los links con libros pirata?

—En general, es gracias a la denuncia de lectores, escritores y editores que están monitoreando lo que se dice de su obra, entonces de pronto se percatan que en ciertos sitios, que son para hacer trueque o compras en línea, aparece su libro a mitad de precio aunque la obra apenas esté saliendo al mercado.

“Una vez que se observa eso, averiguamos que no sea mercado gris, que no sean reventas, sino que sean libros pirata. Entonces notificamos al sitio y les decimos que tienen libros ilegales y que bloqueen, por favor, al usuario que les está queriendo vender ese producto en línea”, responde.

En una conversación celebrada en el Museo Soumaya por las dos décadas de vida del CeMPro, De la Concha Pichardo comentó que el centro que preside ha desmantelado con ayuda de la Policía Federal, 352 puntos de venta ilegal que equivalen a 700 mil ejemplares.

“Se han hecho exitosos operativos en 352 puntos de venta apócrifa. Se han cateado imprentas, bodegas pirata y se ha asegurado en dichos operativos más de 168 toneladas de material ilegal, lo cual equivale a aproximadamente 700 mil ejemplares”, apuntó.

Esto quiere decir que se ha “asestado un golpe económico de aproximadamente 70 millones de pesos a este comercio ilegal e informal, y que se ha recuperado para la industria formal una cantidad por encima de los 100 millones de pesos”, dijo.

Dichas cifras se reflejaron en el último estudio sobre piratería hecho a través de la Coalición por el Acceso Legal a la Cultura (CALC), en donde participan diversas industrias de contenidos de música, libros, audiovisuales y locutores.

“Es un estudio que hacemos periódicamente, cada dos años, para que arroje resultados actualizados. Pagamos un estudio para saber cuál es el consumo de piratería en el país en cada rubro”, precisó de la Concha Pichardo.

—¿Cómo es el trabajo con la Procuraduría General de la República?

—Hay un trabajo constante. Ellos tiene una unidad especializada en propiedad intelectual, a través de esa unidad nosotros hacemos denuncias para que inicien las investigaciones. Aunque esa es la parte más difícil porque una investigación toma tiempo y a veces la delincuencia va demasiado rápido, por ejemplo, en un mes pueden vender libros pirata en una bodega del Centro Histórico de la Ciudad de México y al siguiente mes ya están operando en otra calle.

“Hay veces que los tiempos de la investigación del Ministerio Público y de la policía nos dificultan tomar acciones, pero cuando se llevan a cabo operativos, francamente es bueno el apoyo de la autoridad porque nos acompañan con elementos de Policía Federal para incautar todos los materiales y poder destruirlos”.

—¿Cómo detener la piratería?

—Nosotros lo vemos en dos vías. Hacer un fomento al respeto del derecho de autor, siempre agradecemos al lector que compra libros originales porque eso fomenta la creatividad y fomenta libros nuevos. En la Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2018 tendremos un taller sobre derechos de autor ante las nuevas tecnologías y mercados actuales.

En el caso de la piratería, De la Concha Pichardo consideró necesario realizar más denuncias y más operativos. “Aunque es una hidra a la que le vamos cortando cabezas pero si no lo hacemos estaríamos pecando de omisión”.

PRIMER LUGAR DE PIRATERÍA. En palabras de Carlos Anaya Rosique, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem), el CeMPro es un organismo especializado que atiende los derechos de autor y que tomó una tarea que no le correspondía: combatir la piratería.

“Lo ha tenido que hacer ante la ineficacia de las autoridades. Hay que señalarlo. No hay más actos porque no hay recursos económicos y porque no atienden quiénes deben atender de manera real el combate a la piratería. Este asunto del mercado ilegal de libros no es más que crimen organizado”, precisó.

En palabras de Anaya Rosique la piratería existe porque la sociedad y autoridades han olvidado espacios vitales como las librerías.

“Existe porque hemos abandonado los espacios, porque eso es responsabilidad de la sociedad civil y de las autoridades. No hay librerías pero sí ganas de leer”, destacó.

Al respecto, Quetzalli del Carmen de la Concha Pichardo indicó que la piratería de libros en México es la número uno en el mundo, esto quiere decir, “que es un negocio rentable y que a los mexicanos sí les gusta leer porque 4 de cada 10 libros son piratas”.

 

Píe de Foto: El CeMPro, con ayuda de la Policía Federal, ha desmantelado 352 puntos de venta ilegal que equivalen a 700 mil ejemplares.

Imprimir