Desde 1963, el Vaticano supo y toleró los abusos de curas en Pensilvania | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 18 de Agosto, 2018

Desde 1963, el Vaticano supo y toleró los abusos de curas en Pensilvania

El extenso informe de la Corte Suprema del Estado revela 70 menciones a la Santa Sede y a sus órganos. El último caso se dio en 2014, ya durante el papado de Francisco

Desde 1963, el Vaticano supo y toleró los abusos de curas en Pensilvania | La Crónica de Hoy

Las repercusiones del informe que esta semana concluyó que 300 curas de Pensilvania, Estados Unidos, abusaron de más de mil menores en las últimas siete décadas no paran de aumentar.

Ahora, una indagación que ha realizado el diario El País en el informe, de mil 356 páginas, ha concluido que el Vaticano supo de los abusos de curas pedófilos en el estado desde al menos 1963, cuando la diócesis de Greensburg reportó y discutió el primer caso.

Según la información, en el texto elaborado por la Corte Suprema y que presentó el fiscal general de Pensilvania, Josh Shapiro, la palabra “Vaticano” aparece 45 veces; “Santa Sede” aparece 11 veces, y “Congregación para la Doctrina de la Fe”, el órgano que se encarga de controlar la moral y la conducta de la Iglesia, aparece 14 veces.

En múltiples ocasiones el Vaticano recibió comunicaciones sobre lo que ocurría en diversas archidiócesis de Pensilvania, y también sobre cómo la Iglesia estadunidense lo estaba ocultando. Pero no hizo nada.

Y así siguió hasta 2014, cuando, ya con Jorge Bergoglio como Papa, el Vaticano no se opuso a la decisión de la diócesis de Allentown de no excluir a un cura que en los ochenta había toqueteado a un niño de 13 años.

CASOS DE VERGÜENZA. El primero de los casos reportados concierne al padre Raymond Lukac, que acumuló ya en 1963 tres quejas por abusos sexuales y varias por conducta inapropiada, hechos por los que no le dejaron escuchar confesiones. Lukac pidió que le dejaran hacerlo de nuevo, y el obispo de Greensburg, William Connare, se comunicó con el Vaticano para presentar la solicitud. Pese a que les contó los detalles, la Santa Sede accedió.

En 1989, el actual arzobispo de Washington, Donald Wuerl, escribió a la Santa Sede para informar que curas de la arquidiócesis de Pittsburg, donde se hallaba entonces, estaban acusados de agredir sexualmente a menores. No ocurrió nada, y Wuerl terminó permitiendo que un cura pedófilo llamado Ernest Paone continuara moviéndose de diócesis en diócesis hasta 2003.

REACCIÓN TARDÍA. El informe se publicó y presentó el martes, y el Vaticano ya quedó en mal lugar desde el principio porque se mantuvo en silencio durante 48 horas. Cuando el portavoz papal, Greg Burke, habló finalmente el jueves, condenó a los curas pedófilos, a los que consideró “criminales”, y aseguró que la información le generaba “vergüenza” y “dolor”.

 

Imprimir