Tecnología mexicana reduce riesgos y accidentes en explotación minera | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 19 de Agosto, 2018

Tecnología mexicana reduce riesgos y accidentes en explotación minera

Especial. Para evitar derrumbes en zonas inestables de minas o durante la construcción de carreteras y otras obras públicas, ingenieros de Zacatecas inventaron un explosivo de baja intensidad. Esta innovación para la industria minera fue desarrollada con apoyo del Conacyt y la asesoría de tres universidades e institutos, pero la parte central es obra de los investigadores de la empresa zacatecana PyroSmart

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

En los últimos 17 años la reducción de accidentes en la industria minera mexicana ha sido drástica gracias a la adopción de nuevas tecnologías desarrolladas en el país. Mientras en el año 2001 la Cámara Minera de México (Camimex) informó que la tasa de incidencia anual de accidentes, leves y graves, fue de 8.2 por cada 100 trabajadores, cada 365 días, en su informe 2017 reportó que la tasa se redujo a 2.01 accidentes anuales por cada 100 trabajadores. Con estas cifras, las minas se ubicaron debajo del promedio de accidentes de toda la industria mexicana, que se ubica en 2.17 anual.

Para este avance en seguridad, influyó la adopción de nuevas tecnologías pirotécnicas o de explosivos, como los fragmentadores de roca controlados, los detonadores y cerillos electrónicos, que reducen el riesgo de la principal causa de accidentes en el sector minero: la caída de roca y los derrumbes.  En el proceso de conversión hacia una industria minera mucho más segura han influido mucho los desarrollos tecnológicos cien por ciento mexicanos, patentados y exportados.

La minería es la sexta fuente de divisas para México. En 2016, las exportaciones de 32 metales y minerales que componen la llamada Canasta del Sector minero, sumaron el año pasado 15 mil 681 millones de dólares. Además, la minería mexicana es fuente de empleo de 354 mil personas, lo que explica las altas preocupaciones en materia de seguridad.

De acuerdo con la Secretaría de Economía y su organismo especializado en atraer inversión extranjera y promover exportaciones nacionales, ProMéxico, en el año 2016 se estima que el sector minero mexicano alcanzó un valor superior a 15 mil millones de dólares. Sus principales productos son Oro (25%), Plata (24%), Cobre (18%), Zinc (6%), Arena (3%), Fierro (3%), Grava (2%), entre otros.

EXPLOSIVOS DE BAJA INTENSIDAD. Para evitar derrumbes en zonas inestables de minas o durante la construcción de carreteras y otras obras públicas, un grupo de ingenieros de Zacatecas inventó un explosivo de baja intensidad o artificio pirotécnico de alta seguridad que no genera vuelo de partículas y tiene una mínima onda expansiva, ruido y vibración.

Esta innovación para la industria minera fue desarrollada con apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y la asesoría de tres universidades e institutos, pero la parte central es obra de los investigadores de la empresa zacatecana PyroSmart.

El fragmentador de roca se llama PyroBlast-C; ya fue patentado y además de fabricarse en México comenzó a manufacturarse también en Brasil y en Panamá.

El ingeniero Alejandro Mantecón González, director de la PYME mexicana PyroSmart, explicó a Crónica que el invento es resultado de 50 años de trabajo en la industria de los explosivos y la pirotécnica y que a lo largo del desarrollo han tenido relación con la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), el Tecnológico de Monterrey (ITESM) Campus Zacatecas y la Universidad Tecnológica del Estado de Zacatecas (UTZAC).

Para internacionalizar el uso del fragmentador se obtuvo asesoría y apoyo de la Fundación México-Estados Unidos para la Ciencia (Fumec), y de su aceleradora de negocios de base tecnológica (TechBA).

“La industria pirotécnica ha venido creciendo de manera extraordinaria, una prueba de esto es que las bolsas de seguridad de los automóviles funcionan con un dispositivo pirotécnico. Otro ejemplo son los aviones Airbus que tienen más de 170 componentes pirotécnicos. Entonces, hay un nuevo auge en la pirotecnia industrial que es totalmente distinta a la pirotecnia artesanal. Nosotros decidimos dedicarnos a la pirotecnia industrial, la cual es una solución confiable y con muchos nichos de mercado, entre ellos la manufactura de iniciadores eléctricos. Nuestra empresa fabrica y exporta estos iniciadores eléctricos a más de 12 países”, explicó el director de PyroSmart.

ZONAS SENSIBLES. En todas las fases de la cadena de extracción y aprovechamiento de productos mineros intervienen más de 350 mil personas, por lo que es muy importante considerar que hay zonas mineras geológicamente sensibles, tanto en trabajos subterráneos como a tajo abierto.  Es por esto que el haber inventado en México explosivos de baja intensidad es valorado por su precisión y seguridad.

“Éste es un artificio pirotécnico de nueva generación sin vuelo de partículas y con ruido por debajo de 80 decibeles. Estas características son muy útiles para el trabajo en áreas sensibles. Digamos que mientras un explosivo convencional produce una importante onda de choque debido a su velocidad de detonación, que es de aproximadamente 4 mil 500 metros por segundo, este dispositivo tiene otro mecanismo que no se llama velocidad de detonación sino velocidad de deflagración y es de aproximadamente 350 metros por segundo”, indicó el ingeniero Mantecón.

Más allá de los beneficios del fragmentador de roca mexicano para trabajar en zonas geológicamente inestables de minas, debido a que es más seguro puede ser usado en muchos trabajos urbanos, por ejemplo, en la ampliación de calles o en la creación de zanjas.

“Este producto PyroBlast-C ya cuenta con una patente internacional, pero nosotros continuamos con investigaciones relacionadas con nuestro campo que es la pirotecnia. Tenemos en desarrollo innovaciones importantes como un dispositivo pirotécnico que es útil para controlar la dispersión de los mosquitos transmisores de los virus de zika y chicungunya, así como un dispositivo para apagar fuego por medio pirotécnico”, agregó el ingeniero Alejandro Mantecón.

CERILLOS ELÉCTRICOS. Otro ejemplo de tecnología mexicana desarrollada en la última década para mejorar la seguridad en la industria minera son los cerillos eléctricos. Uno de los primeros en ser desarrollados fue el de la compañía PyroSmart que ya se usa en diferentes continentes y que en 2012 fue usado en los Juegos Olímpicos de Londres tanto en el espectáculo pirotécnico de la inauguración como en la clausura.

Además del grupo PyroSmart, otros mexicanos han incursionado en el desarrollo de cerillos electrónicos. En 2017 se dio a conocer ampliamente un cerillo electrónico que fue desarrollado por otra empresa de base tecnológica originaria de Zacatecas: HAS-IT, la cual fue galardonada con el Premio Nacional del Emprendedor 2017, en la categoría de Pequeña Empresa.

Entre otros méritos, el jurado reconoció el hecho de que el grupo cuenta ya con una patente propia registrada ante el Instituto Mexicano de Propiedad Industrial (IMPI) que le da exclusividad en la venta de un sistema de detonación controlada de explosivo.

Joshua Mendoza Jasso, cofundador y director general de la empresa, informó que además del sistema de detonación controlada, HAS-IT cuenta con un abanico de registros de diseños y marcas para productos de iluminación, control automatizado, electrónica y software, con los cuales ha construido una amplia red de clientes en la industria agrícola, minera, militar y automotriz.

La empresa, que nació hace una década, fue resultado del esfuerzo de un grupo de jóvenes investigadores universitarios que se conocieron en Querétaro y vieron que en el estado de Zacatecas podrían tener un buen campo de acción para llevar desarrollo tecnológico a la agroindustria. Su principal idea era diseñar sistemas para automatizar las labores del campo zacatecano. En ese momento no sabía que entrarían a la industria minera y militar.

Así, saltaron de la academia a las empresas de base tecnológica los jóvenes Joshua Mendoza, Gerardo Ornelas, Héctor Guerrero, Juan José García y Rodrigo Castañeda, investigadores de la Universidad Autónoma de Zacatecas.

Gracias a la investigación y desarrollo al interior de la empresa, combinada con su esfuerzo para protección a la propiedad intelectual, en el año 2016 HAS-IT recibió su primera patente, que  además era apenas la segunda que se otorgaba a alguna solicitud originaria del estado de Zacatecas en 10 años. Este proceso no fue automático; pues la elaboración del documento de la patente tardó dos años, mientras que para que se otorgara ésta fueron cuatro.

La patente es para un sistema y método para la detonación controlada de cerillos eléctricos en el campo minero y pirotecnia. Ésta brinda seguridad en las detonaciones y reduce costos. Sirve para usarse en la industria minera de tajo abierto o subterránea. Además, el sistema de detonación permite realizar espectáculos pirotécnicos garantizando un control seguro de cualquier activación.

Al presentar el sistema y la patente, Mendoza Jasso explicó que este producto se ofrece a los grupos mineros de los estados de Durango, Guanajuato y San Luis Potosí.

Joshua Mendoza Jasso enfatizó que la falta de propiedad intelectual en las empresas mexicanas puede cerrar muchas oportunidades, por lo que se busca crear políticas públicas para fomentarla.

“Sin la propiedad intelectual, la empresa no existe; por ello, se llevaron charlas con el director del Instituto Mexicano de Propiedad Intelectual (IMPI) para traer un programa para fomentar esa propiedad”, puntualizó.

“Con ello se fortalecería el desarrollo tecnológico y dejaría una buena derrama económica para Zacatecas”, agregó el empresario que años antes perdió gran parte de su empresa por no haber asentado derechos y obligaciones por escrito.

En el año 2009, la empresa zacatecana fue una de las elegidas por la Secretaría de Economía para participar en la Quinta Generación del programa de aceleración de negocios de empresas de base tecnológica que conduce la incubadora de negocios TechBA, de la Fundación México-Estados Unidos para la Ciencia (FUMEC), en Silicon Valley, California, Estados Unidos.

Así, HAS-IT identificó nuevos nichos de mercado como es la minería, que requiere sistemas confiables y con sistemas de seguridad que garanticen un correcto funcionamiento.

Poco a poco comenzaron a probar e incursionaron en la industria militar al elaborar algunos diseños de sistemas tecnológicos a la Secretaría de la Marina, que se protegen de manera confidencial.

Para la modernización tecnológica de la minería mexicana hay varias vías. En su informe 2017, la Camimex informó sobre los trabajos que realiza, junto con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) para que, gracias a la investigación, se mejore el uso de agua y energía en los procesos mineros. También se trabaja en la formación de ingenieros en minerías con apoyo de diferentes universidades.

En la actualidad, la Cámara Minera de México tiene una comisión de Innovación y Desarrollo Tecnológico que tiene diez objetivos. Entre ellos aparece como prioridad “Impulsar el conocimiento y la tecnología de punta, que repercutan en mejores prácticas que incremente la seguridad e higiene en el sector minero”.

Diferentes convenios con universidades, principalmente de Coahuila, Nuevo León, San Luis Potosí y Zacatecas, promueven la investigación y desarrollo a través de la modernización de los sistemas de exploración, explotación, beneficio y procesamiento de las operaciones mineras, así como el desarrollo del capital humano requerido para la mejora e innovación de los procesos.

Una de las estrategias que ya están en marcha para alentar los programas de investigación, desarrollo e innovación tecnológica en el sector minero, fue la creación de un reconocimiento y premio a nivel “CAMIMEX”, denominado “Premio a la investigación e innovación en el área minero-metalúrgica”, que ya comienza a generar resultados.

Imprimir