En colonias de clase media 50% tiene agua subsidiada | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 23 de Agosto, 2018

En colonias de clase media 50% tiene agua subsidiada

Los usuarios de esas colonias de la delegación Benito Juárez y Cuauhtémoc se benefician con la tarifa mínima, que es de $400 ◗ Investigaciones de Crónica hallan que hay familias que pagan $40.00 bimestrales

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Cerca de la mitad de los habitantes de colonias de alto desarrollo humano como Narvarte, Roma y Del Valle, están pagando tarifas populares, destinadas originalmente a zonas de la Ciudad de México de condiciones económicas menos favorecidas. En las colonias céntricas de las delegaciones Cuauhtémoc y Benito Juárez, según datos oficiales, los subsidios reducen el pago bimestral del agua por debajo de los 400 pesos y lo hacen para un mayor porcentaje de usuarios que lo registrado en colonias de Iztapalapa.

La tarifa que un habitante de Narvarte o la Roma llega a pagar por un bimestre es en ocasiones de sólo 80 pesos, según pudo constatar Crónica a partir de los datos oficiales recabados a través de solicitudes de acceso a la información.

En el primer bimestre de 2018, 45 por ciento de las colonias referidas de Cuauh­témoc y Benito Juárez pagó menos de la cuota mínima popular. Un bimestre después (el último disponible) se redujo un poco este porcentaje (40 por ciento). En Iztapalapa este porcentaje de usuarios está por debajo de 30 por ciento.

Los usuarios que pagan el agua son aquellos que están conectados a la infraestructura adecuada para que el suministro sea constante. En Iztapalapa este número es reducido ya que muchas casas cuentan con conexiones hechizas, que limitan la llegada del líquido o bien sólo lo suministran intermitentemente.

Y lo anterior también tiene que ver con los pagos que son determinados por el Código Fiscal de la CDMX, ya que lo recaudado está destinado a cubrir erogaciones necesarias “para adquirir, extraer, conducir y distribuir el líquido, así como su descarga a la red de drenaje y las que se realicen para mantener y operar la infraestructura necesaria”.

Una vez más, lo que se deja de recaudar representaría un impedimento para que colonias verdaderamente populares, como la ubicadas en Iztapalapa, cuenten con infraestructura urbana y suministro constante de agua.

La situación final se puede resumir en que las colonias con buena infraestructura urbana y que están conectadas a los sistemas de suministro del líquido están pagando muy poco por el servicio, gozando de subsidios generalizados, en tanto que colonias populares tienen menos usuarios que, paradójicamente, reciben menos subsidio.

El Sistema de Aguas recibe pagos limitados que hacen menos probable llevar infraestructura adecuada a las colonias populares.

EL AGUA SEGÚN LA CLASE MEDIA. Entre las calles de Esperanza y Petén, de la colonia Narvarte Oriente, se encuentra una unidad habitacional de 10 torres y 24 departamentos cada una; en el estacionamiento, un joven lava su automóvil.

“Para no gastar tanta agua”, utiliza sólo dos cubetas. Primero enjabona y luego enjuaga su vehículo. Comenta que no tiene problema con el abasto de agua en casa, por el que paga 130 pesos cada dos meses. A veces le llaga caro el recibo, de 150 pesos.

Explica que lava su auto todos los días, lo hace para ahorrarse 50 pesos que le cobrarían en un autolavado cercano a su domicilio.

El joven vive en la colonia que es porcentualmente la más beneficiada por subsidios en el pago del agua. Hasta 41 por cierto de los consumidores que deberían estar pagando más de 400 pesos, cantidad que sería teóricamente la cuota mínima establecida por ley, está recibiendo subsidios constantes.

En otro punto de la colonia, sobre la calle Tajín, en donde es mayor el número de casas unifamiliares que de edificios, una mujer de 35 años aproximadamente, vestida formalmente, como se hace para asistir a un trabajo de oficina, llega de trabajar y ante la pregunta sobre cómo es el servicio de agua en la colonia, con una mueca satisfecha en el rostro dice: “purf, no hay problema”.

En su hogar habitan cuatro personas, relata; el agua la utiliza para lavar la ropa, bañarse, lavar trastes, trapear el piso y cuentan con dos automóviles que lavan los fines de semana. No tiene jardín pero sí unas 15 macetas “algo grandes” que se riegan de una a tres veces por semana, dependiendo del clima.

El recibo del agua que llega a su domicilio una vez al mes, o en ocasiones cada dos meses, no rebasa el cobro de 200 pesos.

En la calle Xochicalco, cerca de Obrero Mundial, en la colonia Piedad Narvarte, viven desde hace más de cincuenta años las señoras María y Rocío; el abasto de agua potable “no falla”, aseguraron.

La calle de Xochicalco se encuentra a espaldas de una megaplaza comercial y perpendicular a esta calle cruza la avenida Viaducto Miguel Alemán; de un lado está el acceso de vehículos de carga hacia la plaza y del otro edificios de departamentos, algunos de ellos de varias décadas de existencia, como en donde Crónica corroboró que el abastecimiento del servicio para los 36 departamentos que conforman el edificio, “ha sido ininterrumpido”.

Las habitantes explicaron que en el tiempo que llevan rentando, el recibo de agua nunca ha llegado a sus manos, pues el administrador del edificio les cobra la renta en conjunto; “Pagamos 8 mil pesos mensuales, de allí a veces 100 o 150 pesos son para el agua”.

Es un buen lugar para vivir si se considera que hay una estación de Metro y dos líneas de Metrobús cercanas. Completan el lugar tres rutas de microbuses, hospitales públicos, privados y muchos parques cercanos, así como centros laborales y escuelas de nivel superior.

En la colonia Piedad Narvarte, el número de contribuyentes en el pago de agua es de dos mil 077 de acuerdo con el Sistema de Aguas de la Ciudad de México.

Se trata de los que están debidamente conectados al sistema de abasto, es un número superior en 200 usuarios al de Santa María Aztahuacán, en Iztapalapa. Pero en cuanto a quien recibe subsidios, esto es claro: Menos de 500 usuarios de Santa María se ven beneficiados, en tanto que en Piedad Narvarte llegan a ser mil 159 en un bimestre.

 

 

Artículo 4° Constitucional
Toda persona tiene derecho al acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible. El Estado garantizará este derecho y la ley definirá las bases, apoyos y modalidades para el acceso y uso equitativo y sustentable de los recursos hídricos, estableciendo la participación de la Federación, las entidades federativas y los municipios, así como la participación de la ciudadanía para la consecución de dichos fines

 

En la Unidad Habitacional presidente Miguel Alemán cuentan con una alberca semiolímpica; sus habitantes no se preocupan por el desabasto del líquido.

Imprimir