Martí, ¿el mala suerte? - Pepe Capitalino | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 20 de Agosto, 2018
Martí, ¿el mala suerte? | La Crónica de Hoy

Martí, ¿el mala suerte?

Pepe Capitalino

Martí, ¿el mala suerte?

Dicen por ahí que a quien en las últimas semanas no lo calienta ni el sol es al señor Martí Batres, debido a que en la repartición de los pasteles (tanto a nivel federal como en la CDMX), no le ha tocado nada que lo deje satisfecho. El hombre de izquierda de toda la vida, como se autonombra, no ha tenido suerte en sus aspiraciones: quería convertirse en el coordinador de Morena en el Senado, y su mesías, López Obrador, prefirió a Ricardo Monreal para ocupar ese puesto. En la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, próxima jefa de Gobierno, lo ha dejado como al chinito, sólo milando cómo se reparten las secretarías. Y es que el señor Batres anhelaba que la exdelegada de Tlalpan le cediera a su gente la Secretaría de Gobierno, cosa que no ocurrió, pues nombró a Rosa Icela Rodríguez. Hasta el momento lo único que le ha tocado es la Comisión para la Reconstrucción. Su más cercano, César Arnulfo Cravioto, será el encargado de ayudar a los damnificados. Pareciera algo simbólico, pues en algún momento de la administración concluirá su trabajo y se quedará con las manos vacías, sin poder de decisión en temas relevantes de la capital del país, y más en tiempo de elecciones. Pero la cosa no quedó ahí, en el nuevo Congreso tampoco fue favorecido. Prefirieron a Ernestina Godoy como la próxima coordinadora de Morena en lugar de su hermana Valentina. Y con todas estas coincidencias uno se pregunta, ¿es mala suerte o castigo el que está recibiendo Martí Batres?

 

Sheinbaum, desesperada

Un sinnúmero de quejas, solicitudes de ayuda y reproches recibió ayer la jefa de Gobierno electa, Claudia Sheinbaum, en su recorrido por las zonas afectadas por el sismo en Xochimilco. Y es que los vecinos de los pueblos de San Gregorio Atlapulco, Santa Cruz Acalpixca y Santa María Nativitas no entienden que la administración de la morenista comienza en los primeros días de diciembre; mientras tanto no puede ayudar o reparar viviendas agrietadas, colapsadas o a punto del derrumbe. Tiene, en estos momentos, las manos atadas. Sheinbaum no cuenta con recursos para poder ayudar a la gente que se quedó sin nada el 19 de septiembre pasado. Por más que lo explicó, la gente no le entendía. Por eso los gritos, empujones e insultos de las personas que querían pedirle ayuda. Estaban esperanzados de que la exdelegada de Tlalpan llegaría con maquinaria y material para levantar sus viviendas, tarea que hasta el momento no hizo el actual gobierno; es más ni siquiera sus funcionarios se han parado por el lugar. Es algo que a la señora Sheinbaum habrá que aplaudirle, pues a casi un año del terremoto, ha sido la única que ha visitado, y a pie, el área dañada. No tuvo miedo de enlodarse los zapatos y los pantalones. Ella quisiera dar una solución cuanto antes, pero tiene que esperar al mes de diciembre.  

 

Continúa la limpia en la SSP

Dicen por ahí que Raymundo Collins sigue encontrando mucha suciedad en la Secretaría de Seguridad Pública por lo que no suelta la escoba. Ahora tocó que “renunciaran” a Agustín González Guerrero, quien llevaba más de cinco años al frente de la oficina de Asuntos Internos de la SSP. Nos cuentan que el señor Collins descubrió que los malos policías no estaban siendo castigados y que se estaban archivando sus casos. ¿Cuántos faltarán por barrer?

 

PepeCapitalino@gmail.com
@PepeCapitalino

Imprimir

Comentarios