Derrochadores de la Roma y Del Valle, los que más subsidio de agua reciben | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 20 de Agosto, 2018

Derrochadores de la Roma y Del Valle, los que más subsidio de agua reciben

El Código Fiscal de la CDMX establece que la cuota mínima popular por el suministro es de $472.55, pero los usuarios de esas colonias pagan entre 40 y 120 pesos, además de malgastar el líquido

Derrochadores de la Roma y Del Valle, los que más subsidio de agua reciben | La Crónica de Hoy

En el Código Fiscal de la CDMX se establece que la cuota mínima popular por el suministro de agua es de $472.55, siempre y cuando no se exceda el consumo de 15 mil litros. Esto ha quedado en letra muerta en colonias céntricas de las delegaciones Cuauh­témoc y Benito Juárez pues, según datos oficiales, los usuarios de allí pagan menos y derrochan el agua que se les abastece.

En promedio, sólo 25 por ciento de los consumidores en Narvarte, Del Valle, la Roma y Piedad quedan por debajo de los 15 mil litros de consumo bimestrales, pero en sus recibos, tal y como lo reveló ayer Crónica, el pago se ve reducido en ocasiones a 40 pesos gracias a los subsidios.

Los subsidios deberían aplicarse, al menos formalmente, de acuerdo con el tipo de manzana donde se ubica la toma de agua. Los usuarios del servicio están clasificados como de zona baja, popular o alta. En las colonias enunciadas de la Benito Juárez y la Cuauhtémoc, señaladas por organismos internacionales como de alto desarrollo humano, están aplicándose subsidios destinados al estrato popular.

Los pagos son determinados por el Código Fiscal de la CDMX, ya que lo recaudado está destinado a cubrir erogaciones necesarias “para adquirir, extraer, conducir y distribuir el líquido, así como su descarga a la red de drenaje y las que se realicen para mantener y operar la infraestructura necesaria”.

Esto significa que lo que se deja de recaudar por los subsidios en estas colonias de renombre, equivale a 76 millones de pesos; lo que también representa un impedimento para que colonias verdaderamente populares, como la ubicadas en Iztapalapa, cuenten con infraestructura urbana y suministro constante de agua.

Hay 62 mil 261 tomas de agua en las multimencionadas colonias. De todas ellas, sólo en 16 mil 579 no se rebasa el tope máximo de consumo. Todos ellos están entre quienes pagan menos de 200 pesos bimestrales por el agua.

En muchos casos, los usuarios están excediendo en 50 por ciento el volumen máximo de consumo de agua. Si bien se supone que esto les origina sobrecargos, después de los subsidios, su cuota queda generalmente por debajo de los 400 pesos, es decir, ni derrochando el agua pagan la cuota mínima popular.

En Iztapalapa es común que los domicilios excedan el consumo máximo de 15 mil litros bimestrales. Es preciso indicar que en estos casos se trata en ocasiones de hogares multifamiliares (abuelos, hijos y nietos compartiendo una misma toma), pero el hecho es que allí también, a semejanza de lo registrado en la Benito Juárez y la Cuauhtémoc, tres de cuatro usuarios está derrochando el agua.

VIVIR EL AGUA. En la vida diaria se puede percibir la manera en la que el usuario concibe este servicio. Por ejemplo, en un tuit de una artista, platica que vive en la colonia Roma, se lee que quiere asesoría porque sólo gastó un par de metros cúbicos de agua y su recibo le llegó de 160 pesos. Quería saber si no era excesivo.

En Iztapalapa, específicamente en santa María Aztahuacan el servicio de agua que abastece a los habitantes “es inútil” asegura Julia, una vecina de esta zona. Quien narra que en ocasiones se han quedado más de un mes sin agua y han tenido que comprar garrafones de 20 litros para bañarse, cada garrafón asegura, tiene un precio de entre 15 y 20 pesos.

Otra de las alternativas ejecutadas por los vecinos, ha sido juntarse para comprar pipas de agua, con un precio que rebasa los mil 500 pesos.

En el domicilio de la señora Julia habitan 17 personas divididas en tres familias, seis de los habitantes son niños, y por las condiciones del abastecimiento del agua, “han tenido que posponer los días de baño”, esto como una medida de ahorro de agua, pero principalmente “ahorro a su bolsillo”.

“Los adultos trabajamos todos los días, tratamos de ahorrar la mayor agua posible, porque el gasto de garrafones es entre 50 y 60 pesos diarios o entre 500 y 600 pesos por familia para comprar una pipa de 5 mil litros”

En otra parte de la delegación Iztapalapa, habitantes del pueblo de Santa Cruz Meyehualco han solicitado a la delegación el apoyo con pipas, pero afirman han tenido que esperar más de una semana para que el servicio llegue.

“Lo bueno es que la pipa llega sin costo alguno, lo malo el tiempo que tarda, la poca agua que dejan y que no dura nada” comentaron los vecinos.

Imprimir