El Papa considera que la pederastia no sólo es un pecado sino un crimen | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 20 de Agosto, 2018

El Papa considera que la pederastia no sólo es un pecado sino un crimen

“Hemos abandonado a los pequeños”, admite en carta sin precedentes, tras escándalo de abusos sexuales a menores en Pensilvania. Pide a los miembros de la Iglesia que denuncien

El Papa considera que la pederastia no sólo es un pecado sino un crimen | La Crónica de Hoy

Una semana después de que la Corte Suprema de Pensilvania publicara un demoledor informe sobre un millar de menores que fueron víctimas de curas pederastas, el Papa reaccionó con una carta sin precedentes “al pueblo de Dios”, en la que, además de volver a expresar su “vergüenza” y “arrepentimiento”, consideró, por primera vez, esta lacra no sólo un pecado, sino un crimen.

“Hemos abandonado a los pequeños. Como comunidad eclesial, asumimos que no supimos estar donde teníamos que estar. No actuamos a tiempo, reconociendo la gravedad del daño que se estaba causando en tantas vidas”, escribió con pesar, tras subrayar que estos escándalos de pederastia, en los que se han visto implicados un notable número de clérigos, son “un crimen que genera hondas heridas de dolor e impotencia” no sólo a las víctimas sino también a todo su entorno, sean creyentes o no”.

“Nunca será suficiente lo que se haga para pedir perdón y buscar reparar el daño causado”, escribió el Pontífice.

“Denuncien”. En consecuencia, Francisco pidió a los miembros de la Iglesia que “denuncien a todo aquel que ponga en peligro la integridad de cualquier persona”.

Sobre la carta de Francisco, el portavoz del Vaticano, Greg Burke, destacó precisamente que se refiere a los abusos a menores por parte del clero como “un crimen”, y no sólo “un pecado”, y que pide que los culpables y encubridores “rindan cuentas”.

“Es significativo que el Papa se refiera a los abusos como un crimen, no sólo como un pecado, y que pida perdón y sea consciente de que todo lo que se haga no servirá para reparar el daño hecho a las víctimas”, dijo el portavoz, quien señaló la importancia de la misiva, que constituye un gesto inédito, y que se refiere a todos los casos de abusos “desde Irlanda (adonde el pontífice viajara el próximo fin de semana), a Estados Unidos o Chile, y no sólo”.

Burke explica que el Papa en estos años de pontificado ha escuchado a muchas víctimas, “y se nota en la carta, porque subraya que las heridas nunca prescriben” y que “hay que condenar con fuerza estas atrocidades”.

“El papa Francisco dice que los culpables tienen que rendir cuentas, y no sólo los que cometieron, sino también quienes los encubrieron, que en muchos casos incluye a los obispos”.

Nueva cultura. De hecho, Bergoglio resaltó la importancia de “generar una cultura capaz de evitar que estas situaciones no sólo no se repitan, sino que no encuentren espacios para ser encubiertas y perpetuarse”.

Sobre la red de “sacerdotes depredadores sexuales” en seis de las ocho diócesis de Pensilvania, el Papa calificó el dolor de las víctimas que narraron todo tipo de abusos y depravaciones como “un gemido que clama al cielo, que llega al alma y que durante mucho tiempo fue ignorado, callado o silenciado”.

“Pero su grito fue más fuerte que todas las medidas que lo intentaron silenciar o, incluso, que pretendieron resolverlo con decisiones que aumentaron la gravedad cayendo en la complicidad”.

Imprimir