“El Tri resistió 50 años, por el sentir de la raza”: Alex Lora | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 21 de Agosto, 2018

“El Tri resistió 50 años, por el sentir de la raza”: Alex Lora

El músico celebrará con un concierto en el Palacio de los Deportes el próximo 13 de octubre

“El Tri resistió 50 años, por el sentir de la raza”: Alex Lora | La Crónica de Hoy

"La vida es como un juego de ajedrez / todos le quieren hacer jaque al rey / pero es difícil”, con estos versos comienza el tema “Difícil”, uno de los más emblemáticos de la banda mexicana de rock El Tri, comandada por Alex Lora. La canción sale a colación porque este 2018, el cantante mexicano celebra medio siglo de historia musical con la banda que se ha convertido en símbolo de resistencia para el rock nacional.

“A pesar de la represión, de la satanización, de los vetos, de las críticas, de las envidias, de los chismes y de todo lo que hay que sortear para poder seguir adelante en el rock and roll, aquí estamos mucho más frescos que hace 50 años para compartirlo con la banda”, expresó Alex Lora, en una charla con Crónica.

Habían pasado diez días de la tragedia de Tlatelolco en 1968, cuando Alex Lora pisó su primer escenario. Tenía 16 años, era Día de la Raza, 12 de octubre, que se conmemora el descubrimiento de América, cuando se lanzó a la aventura de la música con Three Souls in my Mind, junto con sus amigos Carlos Hauptvogel y Guillermo Berea, con los que interpretaba canciones en inglés de su propia autoría. Más tarde, en 1985, serían conocidos simplemente como El Tri.

En sus inicios tocaban en fiestas privadas para la clase privilegiada de la capital del país, pero su historia cambió cuando estrenaron sus primeras creaciones en español en el Festival Rock y Ruedas Avándaro de 1971, el llamado “Woodstock mexicano”, el suceso más importante en la historia del rock en el país:

“Lo más difícil de nuestra historia fue sobrevivir a la represión después del Festival de Avándaro; en ese momento estaba fresca en la memoria la matanza del 68, y también la de 1971, que fue el año cuando también estaba la bronca de los halcones. Todo eso estaba muy presente en el sentir del gobierno, y el concierto fue con la bandera de ‘muera el mal gobierno y que viva el rock and roll’”, recordó el músico.

“El gobierno decía ‘todo lo que huela a rock and roll es nefasto para nuestra juventud’, pensaban que era una música que no tenía nada que ver con nuestra identidad, es extranjerizante, que invita a drogarse, a prostituirse y a todo lo malo. Por eso se vino la época de la represión que fue de fines del 71, a mediados de los 80, que fue cuando vino el movimiento de Rock en tu idioma, con las bandas de Argentina y España”, añadió.

Dos años después de Avándaro, el grupo tomó la iniciativa de grabar un álbum con temas propios en español, donde el lenguaje coloquial predominaba y los temas eran un grito exigente de libertad de la juventud en varios sentidos. En esa época Alex hacía temas de crítica social y política, dando como resultado una mejor comunicación con el público, pero a éste y otros grupos con las mismas tendencias, no les era permitido presentarse en los medios de comunicación masiva, se les cerraron los espacios y fueron rechazados sociales.

“Durante esa época ser ­rockanrolero era ser un narcosatánico. La represión con figuras refinadas como Luis Echeverría, Gustavo Díaz Ordaz y el Negro Durazo fue durísima para el rock y así nacieron los hoyos fonqui, como los bautizó el maestro Parménides García Saldaña, pionero del periodismo musical en el país, escritor de grandes libros como En la ruta de la onda, sobre lugares a las orillas de la ciudad, afuera del DF y donde se hacían las tocadas y donde el rock and roll sobrevivió a nivel subterráneo durante toda esa época”.

Para el año de 1985 la banda Three Souls in my Mind cambió de nombre y simplemente se hizo llamar El Tri, forma abreviada en que los seguidores los nombraban. Alex Lora, logró ser parte fundamental del movimiento llamado rock en español, con un tema de esa década que se ha convertido en un ícono del rock nacional “Triste canción”.

“Nos tocaron lluvias, tardeadas que se cancelaron, yo la hacía de chofer, cargador, vocalista y guitarrista porque sólo éramos los que tocábamos, no había managers ni nada, estábamos solos. El rock era considerado diabólico por la sociedad y la policía; si nos agarraban los azules (policías) nos tocaba madriza y tambo. El Tri resistió esas cosas hasta nuestros días porque mostrábamos el sentir de la raza”, recordó Lora.

El músico hizo énfasis en que el momento que vive el rock en la actualidad es mucho más privilegiado de lo que se piensa. Hubo un momento de su vida en que estuvo en Inglaterra porque su familia lo mandó a estudiar inglés y él aprovechó para aprender de las grandes bandas de rock que era impensable ver en México:

“Ver a los rockeros de Inglaterra impactó en mí como músico de una forma definitiva. Ver a Status Quo, a Led Zeppelin, Rory Gallagher y Yes, y todas las bandas de Estados Unidos que iban para allá fue algo alucinante para mí porque en esa época era imposible que en México se viera una banda como esas. No era como ahora que cualquier día viene aquí cualquier banda, viene U2, Metallica o Aerosmith… o los Who… o los Rolling… pensar eso antes era imposible”, dijo.

También recordó: “En esa época llegó a venir Johnny Winter al estadio de Pachuca, nosotros íbamos a tocar pero se armó un desmadre y no pudimos, incluso el maestro Winter tocó una rola y media porque le aventaron una Tecate y le pegó en la mano y ya no quiso seguir”.

“A mí no me parece que hoy sea un momento triste o difícil para el rock, ahora hay más apertura. Hay muchas formas de hacer llegar tu música a la gente, a través de las redes, a través de las tocadas, antes no había todo lo que hay ahora. Cada quien habla según como le va en la guerra… a nosotros nos ha costado un huevo sobrevivir”, enfatizó.

El músico celebrará su trayectoria con un concierto el próximo 13 de octubre en el Palacio de los Deportes, con la presencia de invitados de lujo como Armando Manzanero, Javier Bátiz, Andrés Calamaro, Panteón Rococó, La Tremenda Korte, La Renga y Toño Lira, por mencionar algunos.

Al despedirse tomó su guitarra y cantó para sí mismo: “El chiste no es llegar hasta arriba, sino quedarse ahí toda la vida… pero es difícil…”

Imprimir