Gepe conecta con el pasado en su viaje por el folclore latino | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 23 de Agosto, 2018

Gepe conecta con el pasado en su viaje por el folclore latino

El cantante destaca la relevancia de regresar en el tiempo para reforzar la identidad artística y fortalecer la empatía social

Gepe conecta con el pasado en su viaje por el folclore latino | La Crónica de Hoy
Foto: Edgar Salazar

El compositor chileno Daniel Alejandro Riveros Sepúlveda, regresa a la Ciudad de México con su proyecto como Gepe para promocionar “El Volcán”, un tema de Margot Layola Palacios, reconocida como una de las principales exponentes del folclore chileno. La canción es el primer sencillo de lo que será su séptimo material discográfico titulado Folclore Imaginario, el cual lanzará el próximo 14 de septiembre.

“Conocí su historia por Violeta Parra, porque eran muy amigas las dos y Margot la apoyó a darse a conocer e impulsar su carrera. Escuché su música y me gustó mucho la recopilación que ella hizo, después la conocí durante sus últimos años de vida, en 2013”, explicó el intérprete durante una charla con Crónica.

“El año pasado que grabé el último disco Ciencia Exacta, con una folclorisa chilena que se llama María Esther Zamora, quien era muy amiga de Margot Layola, y gracias a ella conocí a los músicos que tocan en este disco, incluso algunos de ellos fueron alumnos de Margot; así que al haberse completado todos estos niveles de acercamiento a Layola, es que cayó la idea por su peso ¿cacháe?”, agregó.

Es por todos esos motivos que surgió en Gepe la inquietud de realizar un homenaje al legado musical que dejó Margot Layola Palacios, a propósito del centenario de su natalicio, que se cumplirá el próximo 15 de setiembre.

“Empecé a escuchar su música y de repente caché que se podía hacer, que tenía sentido o que me podía agarrar de algo, así fue como tomé la canción de ‘El Volcán’ y al guitarrearla descubrí que se podía buscar la forma de acercarse a sacar algo parecido a eso, fue gracias a este tema que llegó el disco completo”, argumentó.

A un año de su última producción, Gepe no dejó pasar la oportunidad que tenía en sus manos, con un proyecto ambicioso y lleno de sustancia histórica musical, fuertemente atraído por los ritmos latinoamericanos: “Al final, el folclore que recopiló la Margot, viene desde el sonido de Latinoamérica ¿cacháe? Y no hay ningún estilo que sea propiamente chileno, lo único que hay que sea únicamente de Chile es un instrumento que se llama guitarrón, el resto tiene que ver con el resto de países de Latinoamérica”, dijo.

“La mayoría de las canciones de la Margot que nosotros sacamos son originalmente habaneras, es un ritmo cubano lo que fue potente en Chile. El llegar a sonidos mexicanos es consecuencia del trabajo de recopilación” agregó.

Y continuó: “Es lindo que exista esa realidad en la que Chile se conecta con Perú o con México, por eso es que usar bolero, hacer danzón o ritmos que son de acá también, no ha sido por forzar las cosas, al contrario, fue natural”.

Respecto al auge y peso que tiene la música folclórica dentro de la escena actual, el cantante comentó:  “La historia del arte y la sociedad en general, siempre tiene como una vuelta en espiral, hay un gusto vintage por alguna década y ahora creo que hay una vuelta a las cosas antiguas; existe una curiosidad respecto a lo que nuestros abuelos vivieron cuando niños; esa es la inquietud que creo que me pasó tipo ‘cómo se vivía en los años veinte’; es otro mundo, otro país, otra realidad”.

“Creo que hay algo ahí que se perdió, que se deformó el siglo pasado y hay una necesidad de ir hacia eso, o por lo menos preguntarse qué es lo que allí había; no sé si uno encuentre algo mejor o algo peor pero la música que existía en aquel entonces era hermosa. Creo que la música prerock se está volviendo bien interesante”, agregó.

“La curiosidad de la Natalia (Lafourcade) o la Silvia Pérez Cruz, de España, es por el mundo viejo de hace cien años atrás, es música muy linda y muy viva, entonces creo que tocarla ahora te revitaliza, es como una cosa cíclica, no creo que haya algo tan voluntario o tan humano que recurrir a referencias constantemente para no sentirse tan solo. Cuando parece que la música se fue tan a una materialidad más voluble, como la cosa digital, es natural contrapesarlo en algo de textura arenosa, que es como la música antigua”, reflexionó.

El álbum estará compuesto por 13 temas: 10 recopilaciones de la música de Margot Layola Palacios, dos improvisaciones musicales que surgieron durante los ensayos, y un tema completamente de la autoría de Gepe, el cual aborda el tema  migratorio desde el contexto chileno actual.

“Tiene una temática bien específica de un caso que pasó en Chile y que sigue pasando, respecto a los inmigrantes haitianos que están llegando; todos los días llegan muchísimos. Es sobre una mujer haitiana que se llama Joane Florvil”, indicó sobre el tema, que está inspirado en el caso de dicha mujer a la cual acusaron de abandonar a su bebé por dejarlo al cuidado de un policía mientras salía a perseguir a un asaltante, fue así como resultó presa y días después falleció en la cárcel.

“Fue un caso supertrágico y habla un poco de la problemática que hay en mi país, con los inmigrantes, nadie los quiere, sobre todo si son haitianos porque, además de ser de un rango socioeconómico más bajo, se burlan de ellos, trabajan en pésimas condiciones y tienen salarios superbajos, o sea no la están pasando nada bien”, expresó.

“Los chilenos estamos temerosos a esa amenaza al metro cuadrado; siempre habíamos estado solos en nuestro país, y los únicos extranjeros, por así decirlo, eran los mapuche, en una guerra constante contra ellos”, mencionó.

El músico hizo énfasis en que la situación migratoria en Chile tiene que ver mucho más con un rechazo social impuesto ideológicamente, que por una situación de afectación económica. Lo cual adjudica a la manipulación mediática.

“Los medios hacen que el público común y silvestre esté en contra de ellos, le hacen muy mala publicidad a los mapuche, que es el único pueblo original del país. Al final, de lo que habla la canción es que todos somos extranjeros y no hay por qué hacer esta estupidez, de no tener la voluntad de entender y aceptar al otro como un ser humano igual que tú”, concluyó.

Imprimir