Descubren mascarón de estuco que sería una representación de Pakal | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 24 de Agosto, 2018

Descubren mascarón de estuco que sería una representación de Pakal

Arqueología. Investigadores del INAH también encontraron una ofrenda conformada por figurillas, vasijas, objetos de tamaño minúsculo, además de una nariguera labrada en hueso aparentemente humano, que es única en su tipo

Descubren mascarón de estuco que sería una representación de Pakal | La Crónica de Hoy

La zona arqueológica de Palenque, Chiapas, aún resguarda piezas del patrimonio mexicano, como un mascarón de estuco, una nariguera y un pasaje subterráneo, que recientemente fueron encontrados en las casas “C” y “E”, del conjunto arquitectónico.

Los descubrimientos fueron presentados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), quien informó que se trata de una ofrenda al agua y la fertilidad, conformada por vasos, vasijas, objetos de tamaño minúsculo y un mascaron de estuco, este último, posiblemente, una representación del gobernante K’inich Janaab Pakal. 

De acuerdo con Diego Prieto, director general del INAH, los hallazgos forman parte del proyecto derivado del acuerdo presentado en diciembre de 2017, que consiste en la conservación y restauración en del Palacio y la Tumba de Pakal, en Palenque, y que recibe financiamiento por parte del Fondo de Embajadores de los Estados Unidos para la Preservación Cultural, organismo que donó 500 mil dólares.

En su oportunidad, Arnaldo González Cruz, director del Proyecto Arqueológico Palenque, informó que los objetos encontrados en la Casa E del conjunto arquitectónico, pertenecen al Clásico Tardío de la cultura maya (684-720 d.C). 

Los hallazgos se dieron como parte de un proceso de intervención, cuando restauradores y arqueólogos se dieron cuenta que en la Casa E había problemas de humedad debido a las lluvias. El agua se quedaba estancada, por lo que emprendieron excavaciones para analizar vías de desagüe. 

Al iniciar la exploración en la Casa E, los especialistas del INAH confirmaron que el agua pluvial no era desalojada, sino que era “retenida” en el patio de la edificación. 

El almacén de agua fue clasificado por González Cruz como una especie de “espejo de agua”,  que se extendía de norte a sur —6.55 metros de largo por 3.5 metros de ancho—, y una profundidad que se calcula entre los 20 o 30 centímetros de profundidad, dadas las huellas de humedad encontradas en el lugar. 

Cuando los expertos realizaban trabajos en el “espejo de agua”, encontraron la cabeza de estuco que “por sus características, pensamos que es Pakal. Se ven una arrugas en las mejillas, una protuberancia bucal un poco más exagerada. Decimos que el mascaron tiene características relacionadas con Pakal, porque contamos con otras representaciones de él que se asemejan”, explicó Arnoldo González. 

El patio de la Casa E colinda al norte con la Casa B, y fue ahí donde los expertos encontraron una ofrenda conformada por fragmentos de alabastro, cuatro vajillas semicompletas, figurillas y tiestos cerámicos, huesos tallados, dos perlas, fragmentos de jadeíta sílex, concha nácar, obsidiana y cinabrio. 

Entre los hallazgos también se encuentran huesos de animales acuáticos, como tortugas, róbalos, mojarras, lagartos, tenazas de cangrejos, aves pequeñas y caracoles. 

NARIGUERA. Otro de los objetos encontrados fue un adorno nasal, que cuenta con un “esgrafiado” o relieve, pero que es casi imperceptible. 

“Nos dimos cuenta de que se trataba de un adorno nasal cuando hicimos una prueba al colocarlo sobre el mascarón”, explicó el experto Constantino Hernández. 

De acuerdo con Arnoldo González, “parece” que la nariguera está completa, y pertenece al periodo Clásico Tardío, está labrada en hueso aparentemente humano y es única en su tipo.

“No conozco otra nariguera así. Aún no revisamos pero existe la probabilidad de que el adorno nasal esté realizado con un hueso humano. La nariguera se caracteriza por tener labrado a un hombre que carga un bulto y da la impresión de sale de un espacio, quizá una cueva”, señaló Arnoldo González.

El arqueólogo prefirió no dar una cifra exacta del número de piezas localizadas, dado que aún continúan los trabajos, pues son más de 100 lotes que se reguardan y examinan en el laboratorio de la Zona Arqueológica de Palenque. 

TÚNEL. Como parte de los trabajos en el Palacio, se hacen trabajos de conservación para dar solidez a las construcciones antiguas. Sin embargo, en la Casa C, fue encontrado un pasaje subterráneo. 

“Cuando se hacen trabajos de conservación arquitectónica, también nos interesa conocer los sistemas constructivos, lo cual es una manera de conservar, y así ya sabemos cómo funciona el edificio. En estos procesos, a veces encontramos ofrendas, entierros, pero en este caso fue un elemento arquitectónico que es una subestructura de la Casa C”, indicó  González Cruz.

El arqueólogo también explicó que el pasaje subterráneo los tomó por sorpresa, aunque ello les ha llevado a pensar que la misma subestructura esté presente en otras edificaciones de la Zona Arqueológica de Palenque.

“Pensábamos que la Casa C se había construido en tres etapas, al trabajar al interior, nos dimos cuenta que está contenida una escalinata que sale por la parte frontal del edificio. La importancia del pasaje es que nos habla de momentos arquitectónicos”, dijo González Cruz.

El arqueólogo enfatizó en que no hay datos de que el pasaje conduzca a alguna cámara funeraria o algo. “Pensamos que en esa subestructura lo que genera es una especie de cueva, estaríamos hablando de un plano del inframundo, aunque hasta terminar, no sabremos qué es”.

Imprimir