Filántropo y amigo de las artes | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 24 de Agosto, 2018

Filántropo y amigo de las artes

El banquero fundó, en 1991, el Museo Amparo, dedicado a la conservación y a la investigación del arte mexicano en sus distintas épocas, desde las manifestaciones prehispánicas hasta la obra contemporánea.

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Manuel Espinosa Yglesias fue conocido por ser un importante coleccionista de arte y esa sería una de las vertientes de su legado. A su retiro del mundo de los negocios, dirigió todas sus energías hacia la filantropía, actividad que ya tomaba parte de su tiempo desde 1963, cuando asumió la presidencia de la Fundación Mary S. Jenkins, por voluntad de su socio y amigo William Jenkins.

Pero en 1979 creó su propia institución, la Fundación Amparo, llamada así en memoria de su esposa. La fundación, creada de su peculio personal se ramificó: dio origen a la Fundación Espinosa Rugarcía, que a su vez creó el Centro de Estudios Espinosa Yglesias.  Manuel Espinosa ocupó la presidencia de ambas instancias y auspició, por medio de ellas, la creación de instituciones educativas, programas de becas y de desarrollo cultural. Funciona en Puebla un centro escolar que lleva su nombre.

El banquero fundó, en 1991, el Museo Amparo, dedicado a la conservación y a la investigación del arte mexicano en sus distintas épocas, desde las manifestaciones prehispánicas hasta la obra contemporánea. La institución posee una importante colección de arte de los siglos XIX y XX.

La herencia de Espinosa Yglesias se multiplicó: sus hijos y sus nietos presiden las fundaciones que él auspició y han generado proyectos como Demac, que trabaja en el acopio testimonial de historias femeninas, biográficas y autobiográficas, que permitan transformar el papel social de las mujeres mexicanas.

Imprimir