Organización vecinal vs. delincuencia en la Narvarte y Del Valle | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 25 de Agosto, 2018

Organización vecinal vs. delincuencia en la Narvarte y Del Valle

Hay 16 camaras de vigilancia y alarmas; el trabajo vecinal de investigación permitió saber sobre la banda Los Zorrillos

Organización vecinal vs. delincuencia en la Narvarte y Del Valle | La Crónica de Hoy

La inseguridad cotidiana en la colonias Narvarte y Del Valle, ambas en la delegación Benito Juárez, han llevado a los habitantes de estos territorios a estar a la vanguardia en materia de organización vecinal.

La instalación de alarmas y cámaras de vigilancia conectadas entre sí, son las herramientas básicas de estos colonos, quienes llevaron la organización a niveles y tareas que competen incluso a las autoridades locales.

Hay trabajo de investigación que les ha permitido conocer de e identificar a integrantes de bandas que vienen de otras colonias y demarcaciones a delinquir a la Del Valle y Narvarte, cuyas fechorías han quedado grabadas.

En primera instancia las imágenes han sido entregadas a las autoridades correspondientes —la Procuraduría General de Justicia y la Secretaría de Seguridad Pública—, sin embargo, ante lo que ellos consideran inactividad de las dependencias, han optado por enviar un mensaje al hampa mediante lonas colocadas en puntos estratégicos.

Los textos son menos agresivos que en otros puntos de la ciudad —en los que se han hallado este tipo de carteles—, pero igual de contundentes: “No pensamos dejarnos más y vamos a actuar de la manera que sea necesaria”.

En la calle Ana María Mier, en la colonia del Valle, en el último mes se han cometido seis ilícitos que van del robo de autopartes, robo de automóvil, hasta el asalto a mano armada y el robo a casa habitación.

Durante una junta de vecinos de uno de los comités regionales de la Del Valle, colonos como Cinthia Beltrán y Javier Guerrero facilitaron testimonios y videos en los que se muestran robos de vehículo y de autopartes. La coordinadora territorial, Laura Correa, declaró que ya han logrado, en conjunto con los comités de la colonia Narvarte, que un fiscal dentro de la delegación Benito Juárez atienda los ilícitos cometidos en ambas zonas.

La propia Laura Correa ha facilitado a Crónica el acceso a fotografías en la que se muestran los momentos exactos de los ilícitos y los rostros de algunos de los delincuentes que han logrado ser capturados en coordinación entre vecinos y la policía auxiliar de esa área urbana.

Algunas de las fotografías tomadas por los propios vecinos, atestiguan que los delincuentes no actúan únicamente solos, sino que operan en bandas o pandillas que se dedican al hurto de las luminarias, tanto públicas como privadas, así como al robo de vehículos y autopartes, que no excluyen el uso de armas de fuego.

Cinthia Beltrán, vecina de la calle Ana María Mier, ha iniciado un plan en el que hay ideas de contratación de cuerpos de seguridad privada. “Estamos planeando en qué punto de la calle colocar una caseta de vigilancia”, revela. Las iniciativas de autoprotección son una realidad.

En lo que va del año, la taquería Los Naranjitos, ubicada en la esquina exacta de Cumbres de Maltrata y Luz Saviñón, ha padecido por la delincuencia en tres ocasiones: dos veces han violado sus candados, cerraduras y cortinas. Otra, sus despachadores han sido amenazados con arma de fuego. El local vecino, la hamburguesería Proper, fue también asaltado a mano armada, a las 10:30 de la noche.

El dueño de Los Naranjitos, Ricardo Naranjo, que también es un vecino organizado de la Coordinación VI de Narvarte, revela a Crónica lo que es una confirmación de declaraciones ya antes mencionadas: la liga con el fiscal de la delegación, junto a los vecinos de Del Valle, y la comisión de delitos por parte de migrantes sudamericanos, particularmente venezolanos, y en mayor número de ocasiones, colombianos.

El pequeño empresario cree que la coordinación entre los vecinos de Narvarte VI y el Fiscal local sirve de poco o nada. Los delincuentes quedan en libertad en poco tiempo, dice, porque el nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio juega a su favor.

Ricardo Naranjo tiene contacto constante con la seguridad pública. Uno de estos elementos ha revelado al dueño de la taquería, que la banda de Los Zorrillos es una de las organizaciones delincuenciales, provenientes de la colonia Portales, que operan en la Narvarte y que se encargan del robo a establecimientos mercantiles, dejando una marca distintiva en cada uno de sus asaltos: defecan antes de abandonar el escenario del crimen.

También facilita el acceso a videos y fotografías de cámaras de circuito cerrado de vecinos aledaños a la calle Mitla. En una de ellas se muestra cómo un policía se estaciona justo al costado de un vehículo BMW, como en un rondín habitual. Minutos después, esas mismas cámaras captan el momento en que un individuo retira los tapones del carro de lujo, a bordo de una bicicleta.

Pero este ilícito es sólo un incidente con pérdidas materiales. Dada la incidencia periódica de los actos delictivos en la calle Mitla durante 2017, vecinos de esa vialidad, que tienen sus viviendas entre las calles Torres Adalid y Concepción Béistegui, han iniciado acciones a favor de su protección. Según el propio Ricardo Naranjo —quien también es vecino de Mitla— los habitantes de esta cuadra han colocado 16 cámaras y tres alarmas conectadas e independientes de las autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública.

Hay quienes no se arriesgan más y deciden armarse con lo que pueden para hacer frente a los delincuentes.

Y las mantas colocadas, a ambos lados de la calle, lo advierten: “Estamos cansados de tanto robo a casa, autopartes y asaltos a los vecinos de esta calle. Por lo cual no pensamos dejarnos más y vamos a actuar de la manera que sea necesaria. Haremos justicia”.

El hartazgo y el afán de tranquilidad de los vecinos de Mitla y del polígono VI de Narvarte —comprendido entre las  avenidas Eugenia, Luz Saviñón, José María Vértiz y el Eje Central Lázaro Cárdenas— han hecho declarar a Iván Forli que, como parte de la Coordinación Territorial VI está actuando: “ya estoy promocionando este tipo de comités [de autodefensa] entre los vecinos”.

Teresa, una mujer de la calle Mitla asegura que si Crónica entrevista a un policía “ellos van a decir que todo está bien, que lo tienen todo controlado. Y no es cierto”. Asegura que, desde que los vecinos se organizaron para la colocación de cámaras y alarmas, el crimen ha disminuido. Todo parece mejorar desde entonces.

Benito Juárez es la delegación con más incidencia delictiva. Y la colonia Narvarte no ha sido la excepción. Además de la amenaza constante de perder su integridad, se han registrado crímenes como el del caso Narvarte, en el que perdieron la vida cuatro mujeres y Rubén Espinosa, fotógrafo veracruzano. La captura de Jean Carlo ’N’, o El Gotero, la semana pasada, quien contactaba a víctimas homosexuales para robarles sus pertenencias, luego de narcotizarlas; también era proveedor narcomenudista. Y más recientemente, el asesinato de Fabio Melanitto, exintegrante del grupo pop Uff, quien fue baleado frente a su domicilio.

Imprimir