Los estados mantuvieron a flote el programa Cultura para la Armonía | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 27 de Agosto, 2018

Los estados mantuvieron a flote el programa Cultura para la Armonía

En 2016 aportaron poco más de 37 mdp para que 2 mil jóvenes y niños crearan colectivos artísticos. En ese año se contabiliza el mayor número de colectivos culturales conformados

Los estados mantuvieron a flote el programa Cultura para la Armonía | La Crónica de Hoy

Los Institutos Estatales de Cultura fueron vitales en la continuidad del programa Cultura para la Armonía que hace cinco años implementó el exsecretario de cultura Rafael Tovar y de Teresa para disminuir los índices de violencia y marginación en el país. Esos organismos estatales aportaron poco más de 37 millones de pesos durante 2016 para que 2 mil jóvenes y niños crearan colectivos artísticos.

En la edición de ayer, Crónica dio a conocer que, desde su creación a la fecha, dicho programa ha tenido una disminución del 98 por ciento en asignación de recursos, ya que de los 39 millones de pesos con los que arrancó en 2014, el dinero se redujo a 150 mil pesos en 2018.

De acuerdo con Esther Hernández Torres, directora de Promoción e Investigación de la Dirección General de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas de la Secretaría de Cultura federal, las entidades federativas aportaron parte de su presupuesto anual para crear 88 colectivos en 23 entidades federativas.

“El programa México, Cultura para la Armonía formó parte de los proyectos de Alcance Nacional 2016, implementados en coordinación con la Dirección General de Vinculación Cultural con recursos del Subsidio Piso por $37,952,000.00”, señala la funcionaria a través del oficio DGCPIU/DPI/292/2018.

En 2016 los Institutos Estatales de Cultura destinaron una parte de sus recursos del Programa Presupuestario U059, mejor conocido como Subsidio Piso, para que la Secretaría de Cultura federal alcanzara las metas planteadas en sus distintos programas nacionales.

“El Programa Presupuestario U059. Instituciones Estatales de Cultura, es el programa por medio del cual la Federación otorgó apoyos a las entidades federativas a través de sus Instituciones Estatales de Cultura (lEC), para contribuir a promover el acceso de la población a los bienes y servicios culturales, mediante el desarrollo de proyectos artísticos y culturales prioritarios”, reitera la funcionaria.

Dicho dinero estatal, añade, se gastó en la creación de 88 colectivos comunitarios de fotografía, radio digital, teatro y coros en movimiento.

“Surgieron como vertientes de la estrategia Cultura para la Armonía y que de manera coordinada llevaron a cabo con la Dirección General de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas, colectivos comunitarios en los cuales se ejerció un total de $ 1,186,000.00 (Un millón ciento ochenta y seis pesos 00/100 M.N.), en cada uno de los estados del país”, precisa Hernández Torres.

El área que estuvo a cargo de la supervisión del ejercicio de dichos recursos, detalla, fue  la Dirección de Promoción Formación y Desarrollo, a cargo de Claudia Aguilar Nava, adscrita a la Dirección General de Vinculación Cultural.

2 MIL BENEFICIADOS. Los 37 millones de pesos aportados por los Institutos Estatales de Cultura beneficiaron a 2 mil jóvenes y niños de Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, Chiapas, Ciudad de México, Coahuila, Chihuahua, Durango, Guerrero, Hidalgo, Morelos, Michoacán, Oaxaca, Puebla, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Yucatán.

Sin dar el nombre de los colectivos, la Secretaría de Cultura federal respondió a Crónica que en 2014 se crearon tres colectivos, dos de fotografía: uno en Acapulco, Guerrero, y otro en San Pablo de Monte, Tlaxcala; además de uno de artes escénicas en Tenancingo, Tlaxcala.

De acuerdo con el Sistema Nacional de Seguridad Pública, durante ese año, Cuernavaca se posicionó como el municipio más violento del país, seguido de Acapulco y Chilpancingo.

En 2015 se formaron 13 colectivos, de los cuales, cinco fueron de fotografía en Michoacán, Baja California Sur, Durango, Guerrero y Tlaxcala. De los cuales, destaca la participación de 128 jóvenes en los municipios michoacanos de Morelia, Huetamo, Jiquilpan, Tacámbaro, Santa Clara del Cobre y Quiroga.

Ese mismo año, en el que las cifras de violencia colocaron a Acapulco como el más violento, seguido de Chilpancingo, y Cuernavaca, se crearon dos colectivos cinematográficos en Ciudad Victoria, Tamaulipas, y en Durango, Durango, así como dos más de artes gráficas en Juchitán, Oaxaca, con 123 integrantes, y otro en Iguala de la Independencia, Guerrero, con 40 jóvenes.

2016 fue el año con más colectivos beneficiados: 61 que integraron a mil 415 jóvenes y niños. Entre éstos, se mantuvieron los colectivos de fotografía en Michoacán, y nacieron otros 22 en los siguientes estados:

Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, Campeche, Coahuila, Colima, Durango, Guanajuato, Guerrero, Jalisco, Morelos, Nayarit, Nuevo León, Querétaro, Quinta Roo, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Tlaxcala y Zacatecas.

El resto de los colectivos fueron compañías de teatro, en las mismas entidades anteriores más la Ciudad de México, Chiapas, Estado de México, Hidalgo, Michoacán, Oaxaca, Puebla y Tamaulipas.

Del listado entregado por la Secretaría de Cultura federal, sobresale la mención de un colectivo de teatro en el municipio de Tecomán, Colima, ya que en 2016 resultó el municipio a nivel nacional con mayores índices de violencia, seguido de Acapulco, Guerrero, y Manzanillo, Colima.  

En 2017, último año reportado por la dependencia federal (oficio DGCPIU/DPI/291/2018) se crearon cinco radios culturales digitales y se mantuvieron cuatro compañías de teatro y diez colectivos de fotografía.

Sobre las radios comunitarias y digitales, el reporte indica que se crearon en Milpa Alta, Ciudad de México; Chametla, Baja California Sur; Tepalcatepec, Michoacán; Ciudad Victoria, Tamaulipas y Papantla, Veracruz.

Los índices de violencia del año pasado difundidos por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal señalan a Tecomán, Colima, como el municipio más violento –y en donde ya no aparece en el registro de colectivos beneficiados por Cultura para la Armonía 2017–, seguido de Manzanillo, Colima, y Chilapa de Álvarez, Guerrero.  

Imprimir