Mexicana: 8 años después - Rosario Avilés | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 27 de Agosto, 2018
Mexicana: 8 años después  | La Crónica de Hoy

Mexicana: 8 años después

Rosario Avilés

Se dice fácil: Ocho años de espera. Han sido días, semanas, meses en los cuales cada señal parecía mostrar una salida, aunque fuera la peor, la declaración de quiebra que al final de cuentas era una especie de liberación porque eso ­desataría lo que impide liquidar el patrimonio. Cierto, no es lo mejor…¡pero esta espera…!

En el aeropuerto de la Ciudad de México, los mostradores, la sala VIP, la cafetería de las chicas sobrecargos: el recordatorio permanente a los usuarios del transporte aéreo de que los trabajadores de esta aerolínea, la Primera que siempre será la primera, siguen en pie de lucha.

Para muchos, el nuevo gobierno representa una salida airosa. Tal vez el patrimonio se recupere, tal vez se castigue a los responsables, tal vez vuelva a volar, tal vez… sólo tal vez.

Cada semana desde este espacio, en la frecuencia 123.45, se pide investigar a fondo el caso de Mexicana. No sólo saber lo que pasó con los aviones, con los edificios, con los dimes y diretes de algunos que, en diversos foros, aún no se cansan de repetir el “mantra” de los que permitieron el saqueo y se esconden en una farisaica actitud “académica” al afirmar  que Mexicana quebró por culpa de sus trabajadores.

Necesitamos que todos los papeles que demuestran el saqueo y la quiebra fraudulenta perpetrada por los accionistas y directivos salga a la luz. Que se conozca cómo un abogado de esos muy “listos” le dibujó a Gastón los pasos que debería dar para desaparecer Compañía Mexicana de Aviación y desconocer sus contratos colectivos.

Que se sepa cómo esta empresa fue desmantelada para pasar sus activos a Nuevo Grupo Aeronáutico y se le dejaron sólo sus pasivos para hundirla. Que se conozca cómo fue que planearon crear una nueva empresa —Link— a la cual transferirle las licencias, las certificaciones, los permisos para volar a los Estados Unidos y los trabajadores no sindicalizados, para crear una empresa de ésas que han depauperado el cielo y han provocado que las profesiones aeronáuticas estén en crisis por falta de incentivos.

Se necesita que una autoridad judicial traiga a este país a Gastón para que explique qué hizo con los fideicomisos de los trabajadores, en qué se gastaron los fondos que recibió en caja cuando le fue adjudicada la empresa. Cómo fue que le vendieron una empresa que valía al menos 500 millones de dólares en sólo 159, precisamente para descontarle los pasivos laborales y luego puso de pretexto este “pasivo” para justificar el desfalco.

Se necesita que las diversas maniobras ilegales se vayan desmontando una por una, desconocer esa “venta” en mil pesos de una empresa que valía millones, a un grupo que nunca justificó su capacidad técnica, legal, económica y operativa (como manda la ley) para hacerse acreedor a una concesión de servicio público.

Necesitamos que esa maniobra se nulifique, que los funcionarios que permitieron que una concesión del Estado fuera manipulada y pisoteada por empresarios sin escrúpulos y que 8 mil 650 familias se quedaran sin la fuente principal de su sustento y otras miles sufrieran las consecuencias de la desaparición de una de las empresas de aviación más antiguas, tengan un castigo ejemplar. Que no se les permita seguir disfrutando de sus premios, que alguno pague por su complicidad y/o su veleidad, ¿o no, Felipe?

Necesitamos, en fin, que haya consecuencias de las acciones torcidas, que no se permitan nunca más las justificaciones de las decisiones mal tomadas en detrimento de nuestra aviación mexicana. Necesitamos que los bienes que están en resguardo tengan un buen destino, que quienes tenían un patrimonio lo recuperen y que, de ser posible, los empleos se restablezcan. Necesitamos —en fin— que haya justicia.

Lo oí en 123.45: ¡Y que Viva Mexicana de Aviación!n

 


raviles_2@prodigy.net.mx
twitter: @charoaviles

 

Imprimir

Comentarios