Critican a la Policía Federal por desconocimiento: Manelich Castilla | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 29 de Agosto, 2018

Critican a la Policía Federal por desconocimiento: Manelich Castilla

Manelich Castilla Craviotto. Comisionado General. El mando superior de la PF recibe hoy a los primeros representantes de AMLO. Es un cuerpo reconocido a nivel internacional y con capacidades que en EU se reparten entre varias agencias federales. El gran dilema: trabajar con corporaciones estatales sin capacidades; si eso no se corrije, las mesas de coordinación no sirven, asevera

Critican a la Policía Federal por desconocimiento: Manelich Castilla  | La Crónica de Hoy

"Están recibiendo a una Policía que es reconocida por la comunidad internacional como de última generación, con capacidades técnicas y los más altos perfiles que ha tenido jamás una Policía Federal”, señala el comisionado general de esta institución en México, Manelich Castilla Craviotto. Es esto lo que hoy, miércoles 29 de agosto, estará diciendo a los enviados de Andrés Manuel López Obrador , quienes, por vez primera, se asomarán a esta corporación.

“Es una Policía que tiene tras de sí detenciones muy relevantes, no desde esta administración, sino desde la anterior, con un modelo que ha privilegiado la inteligencia por encima de la operación táctica”, asevera y agrega: “Tengo la certeza de que, una vez estudiada, dará muchas satisfacciones a quien la recibe”.

“Quisiera mostrarles las grandes capacidades de la Policía, empezando por el elemento humano, que tengan una radiografía de quiénes componen hoy la Policía Federal”“, señala cuando aparece el tema de la transición, ,la experiencia, la juventud y la mezcla de estas cosas.

Después, resalta otro elemento: Las policías estatales y municipales no pueden complementar a la Federal, están demasiado lejos de una capacidad operativa mínima. Son 400 mil uniformados a nivel estatal y municipal que muchas veces no pueden ni con las tareas básicas, no son capaces ni de dirigir el tránsito, lo que significa distraer a federales (40 mil en total) para cubrirlos. Con esto, señala Manelich, si salen a la calle y no están preparados, entonces de nada valen las mesas de coordinación o la buena voluntad.

En Torre Pedregal, específicamente en la oficina del Jefe Balam (código asignado a quien hoy es el mando 1 de la Federal), la entrevista se verá interrumpida en varias ocasiones, el Comisionado General de la Policía Federal no puede dejar de operar. Dirige a su gente en el sureste del país, transmite información al Secretario de Gobernación, pero también prepara lo que  habrá de decirle a la gente del Presidente Electo, encuentro que motiva a La Crónica de Hoy a realizar esta entrevista.

—¿Qué puede responder a las críticas que se han vertido en los últimos años a la Federal?

—Cuando las críticas dicen que la Policía Federal no ha crecido, me quedo pensando que quizás no la conocen, porque crecer no sólo es incrementar el número, sino incrementar capacidades. Si bien necesitamos más hombres y mujeres, sí ha crecido, por allí empezaría a terminar con mitos en torno al estado de la Policía Federal. Creo que (quienes llegan al nuevo gobierno) van a tener una muy grata impresión cuando revisen todo lo que se tiene aquí.

La mezcla de siete divisiones de la Policía Federal da como resultado una fórmula ganadora. Antes la División Científica estaba en el laboratorio, hoy es parte de los despliegues, hoy no se puede concebir un solo caso de División de Investigación que no tenga la necesidad del apoyo de la Científica, de Gendarmería o de Fuerzas Federales. No hay mejor modelo que el que incluye todas las especialidades de la actividad policial y nosotros las tenemos.

Para darse una idea: En sus siete divisiones, la Policía Federal concentra casi todas las facultades de todas las agencias estadunidenses.

Eso nos habla de una fortaleza muy importante, que tiene que verse, se tiene que sentir.

—¿Cuál sería el punto pendiente de la PF que puede señalar a quienes llegan a la Administración Pública Federal?

Es una Policía que también tiene retos, necesita incrementar sus capacidades de infraestructura, tiene que buscar mejores formas de aterrizar esquemas operativos con los estados. Es una Policía que está esperando ser respaldada por las capacidades estatales. Hay una asimetría entre las capacidades de la Federación y lo local.

Estamos ante una crisis de capacidades a nivel local, las policías municipales, en gran parte del territorio nacional, son incapaces de combatir, por ejemplo, el reto del crimen organizado. Y estamos también en un momento en el que se ha olvidado la justicia cívica (el conjunto de procedimientos orientados a fomentar la cultura de la legalidad y a dar solución de forma pronta y transparente a conflictos comunitarios). Lamentablemente son pocos los estados que han asumido a cabalidad el compromiso de egresar nuevas generaciones de policías con nuevas capacidades.

Tampoco se ha podido explorar de manera seria el Modelo de Mando Único. No decimos que sea la solución a todos los problemas, pero si no hemos puesto a prueba un modelo como ése a nivel nacional, tenemos que hacerlo ya.

—Gendarmería, muchachos con licenciatura y años de capacitación que a veces terminaban dirigiendo el tránsito en algunas ciudades ante la incapacidad de la policía local…

—Completamente cierto, ése es un gran ejemplo de la forma en la que quedó rebasada la policía local. Ha habido momentos en los que ni siquiera tenían la posibilidad de dirigir la vialidad, ya dejémonos del rol de prevenir delitos o perseguirlos.

Es una de las grandes necesidades a nivel nacional: fortalecer capacidades en lo local. Estamos muy preocupados por indicadores como los homicidios, pero hay otros que impactan mucho, como el robo, el robo a casa habitación, el robo en el cajero automático y son conductas eminentemente encasilladas en el ámbito local y que generan la percepción de inseguridad. Es la cotidianidad y es allí donde debemos construir capacidades, no toda la agenda debe estar marcada por el combate al crimen organizado.

—Los que llegan a la Administración Pública Federal deben venir a conocer a la Policía Federal, pero entonces, ¿su reto será también la relación Federación-estados?

—Si no se habla el mismo idioma, si no hay posibilidades reales de conectar procesos para trabajar metas en común de seguridad, entonces no importa la voluntad; no importan las mesas de coordinación, si al momento que se sale a la calle sus policías no están preparados o no entienden de investigación.

—¿Y en cuanto al tema de manejar una escena del crimen, de no echar a perder un juicio oral por manejar mal las pruebas?

—Hoy un policía federal sabe perfectamente lo que tiene que hacer cuando es el primer respondiente, el primero en llegar a la escena y en ello estriban las posibilidades de procesar (a un probable delincuente), porque si no se tuvo el cuidado de salvaguardar la evidencia para que puedan ser pruebas, entonces el nuevo sistema no funciona. Es lo que mucha gente critica cuando las sentencias son absolutorias o cuando ni siquiera hay proceso, porque hay violaciones en las primeras actuaciones.

Esto también habla de las necesidades de construir capacidades en lo local, si nosotros estamos cumpliendo, se esperaría que todos los demás también lo hagan.

Imprimir