El peso argentino se derrumba, pese a financiamiento de FMI | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 30 de Agosto, 2018

El peso argentino se derrumba, pese a financiamiento de FMI

En una acción desesperada, el Banco Central subió los tipos de interés a un inédito 60% para tratar de evitar una mayor devaluación, que en 2018 acumula una pérdida del 102%.

El peso argentino se derrumba, pese a financiamiento de FMI | La Crónica de Hoy

En el marco de una acelerada crisis económica que vive Argentina, y durante una frenética jornada, el Banco Central (BCRA) decidió ayer subir los tipos de interés del 45 a un inédito 60 por ciento para tratar de frenar el imparable desplome del peso, que en 2018 lleva acumulada una pérdida del 109 por ciento frente al dólar, reportaron medios locales.

Analistas reportan que la moneda argentina cayó pese a los esfuerzos del gobierno del presidente Mauricio Macri de demostrar confianza con el adelanto de un financiamiento del Fondo Monetario Internacional (FMI), y para ratificar el compromiso del gobierno por disminuir el déficit fiscal para despejar dudas de insolvencia.

El peso argentino se depreció ayer un 10.72 por ciento frente al dólar y quedó en 38.20 pesos a la venta y 37 pesos a la compra, tras un continuo descalabro desde la apertura de mercados y una pequeña recuperación en los últimos minutos por la intervención del BCRA.

CIFRAS. Esa cifra llega precedida, solo esta semana, de la caída del peso en 8.15 por ciento el miércoles, del 1.53 por ciento el martes y de la estabilidad del lunes, aun contando con que el BCRA en estos cuatro días vendió 940 millones de dólares para contener el cambio.

El miércoles, el peso no consiguió recuperar posiciones, pese al anuncio ayer del presidente Macri del acuerdo con el FMI para adelantar un nuevo desembolso del crédito por 50 mil millones de dólares concedido en junio pasado y tras los 15 mil millones de dólares ya recibidos ese mes.

En lo que va del 2018 el peso ha perdido más del 109 por ciento de su valor frente al dólar, especialmente desde mayo pasado, cuando la alza en las tasas de interés en Estados Unidos afectó fuertemente a mercados emergentes como el argentino.

DETONANTE. El detonante de la crisis en Argentina se encendió en abril pasado, cuando el alza de los tipos de interés en Estados Unidos afectó fuertemente a mercados emergentes como el argentino, muy dependientes de la financiación externa, por la consecuente fuga de capitales a ese país.

A esta situación se suma una fuerte sequía, la subida del precio mundial del petróleo y el recién destapado escándalo de corrupción que afecta a empresarios y a miembros del anterior gobierno de Cristina Fernández.

Factores que han frenado el crecimiento de la economía por quinto trimestre consecutivo a entrar en recesión.

En medio de esta devaluación del peso, las acciones argentinas que operan en Wall Street se hundieron hasta un 14.5 por ciento.

MACRI ASEGURA QUE NO INCURRIRÁN EN “DEFAULT” Y PAGARÁ A ACREEDORES

El gobierno argentino del presidente Mauricio Macri reconoció ayer que “no hay una solución mágica” para la crisis desatada por la abrupta depreciación del peso y descartó que el país recurra, como ya hizo en otras ocasiones, a suspender el pago de la deuda o a aferrarse a la emisión de dinero.

“No hay una solución mágica que esté a mano. Durante nuestra historia en estas situaciones se recurrió a no pagar nuestra deuda, cosa que es absolutamente imposible hoy, o a emitir plata como para generar una ficción, que es absolutamente imposible”, aseveró el jefe del gabinete de Ministros, Marcos Peña.

Por otra parte, la agencia Moody’s, evaluadora y calificadora de los bonos de la deuda pública y privada, consideró que la decisión del Banco Central de Argentina de volver a aumentar la tasa de interés del 45 al 60 por ciento tras la fuerte devaluación del peso “acentuará y prolongará la recesión “ en el país.

 

Píe de Foto: Universitarios rechazaron las medidas de ayuda que pidió el gobierno al FMI porque implicará recortes a la educación.

Imprimir