Negocios

El miércoles se reinician negociaciones, anuncia Canadá; ignora guerra comercial en twitter

La oposición acusa a Trudeau de haber permitido que México y EU dejaran fuera a Ottawa de su acuerdo comercial. “Los mexicanos simplemente nos superaron”, dijo Lisa Raitt, vicepresidenta del Partido Conservador canadiense

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, hizo con Canadá lo que antes con México y utiliza twitter para generar presión en torno al TLCAN. Trump aseguró desde el sábado que no existe necesidad de incluir a Canadá en el nuevo tratado y que con México basta y sobra.

Canadá reafirmó su negativa a negociar mediante tuits, en clara referencia a la costumbre del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien además amenazó con acabar el TLCAN si el Congreso estadunidense no lo apoya en su negociación con el más septentrional de los socios regionales.

Los negociadores canadienses difundieron en la prensa de su país la idea de que no caerán en las tácticas de Trump.

La negociación oficial reiniciará el miércoles próximo luego de que el viernes se decretó un receso ante la imposibilidad de avanzar.

La canciller canadiense Chrystia Freeland y su equipo no regresará a Washington hasta el mismo miércoles.

En Ottawa las consecuencias políticas en la política interna comenzaron a dejarse sentir. La oposición acusa al gobierno de Trudeau de haber permitido que México y Estados Unidos dejaran fuera a Canadá de su entendimiento comercial.

Como se recordará, la representación canadiense abandonó temporalmente la mesa de negociación al sentir que los diferendos entre mexicanos y estadunidenses no permitían avanzar. Canadá cedió espacio a la negociación bilateral (algo que Trump deseaba abiertamente) y esto terminó en una conferencia de prensa en la que México y EU hablaron abiertamente de que habría tratado nortemericano de comercio, con o sin Canadá.

Probablemente la delegación canadiense no midió con certeza la buena relación del equipo de Enrique Peña Nieto con sus pares trumpistas.

“Los mexicanos simplemente nos superaron”, dijo Lisa Raitt, vicepresidenta del Partido Conservador canadiense, quien agregó que la delegación mexicana sabía que tenía que llegar a un acuerdo por la importancia del tratado para ese país.

Cuando tuvieron oportunidad de llevar sus conversaciones automotrices a un plano bilateral pasaron al siguiente nivel para hablar sobre todo lo demás, incluida la propiedad intelectual y cláusulas de extinción. Ellos aprovecharon la oportunidad. reportaron las agencia internacionales.

La prensa canadiense ha dado cabida a críticas a la posición mexicana. Más de un analista de aquel país ha señalado que se temía que Canadá negociara al final con Washington y México quedará aislado, sobre todo por lo agresivo de las alusiones de Trump a México (muchas de ellas hechas en twitter).

El presidente de la Cámara de Comercio de Canadá, Perrin Beatty, aclaró que México tuvo cinco semanas para tratar con Estados Unidos los puntos más álgidos del comercio bilateral sin que hubiera un tercero en discordia. Canadá “tuvo sólo cuatro días para negociar”, bajo la presión de que se le impondría un 25 por ciento de impuestos a sus exportaciones de autos, lo cual “fueron tiempos no razonables”, aseguró Beatty.

En 2016 el comercio dentro del TLCAN alcanzó el trillón de dólares estadunidenses, lo que fue tres veces mayor de lo comercializado en 1993. Diariamente cruzan la frontera Canadá-EU  400 mil personas y 2.4 mil millones de dólares en bienes y servicios.

Además, 1.9 millones de empleos canadienses están relacionados con las exportaciones canadienses al mercado estadunidense.

Nueve millones de empleos en Estados Unidos dependen del comercio y las inversiones con Canadá, que es el cliente número uno para la mayoría de las entidades estadunidenses y está entre los primeros tres de 48 estados, según cifras del gobierno canadiense.

 

 

Imprimir