Hasta los dientes: La historia de dos estudiantes asesinados por soldados | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 04 de Septiembre, 2018

Hasta los dientes: La historia de dos estudiantes asesinados por soldados

El cineasta Alberto Arnaut busca limpiar el nombre de Jorge Antonio Mercado y Javier Francisco Arredondo, a quienes criminalizaron como sicarios

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

En un video de seguridad del Tecnológico de Monterrey se ve a uno de los estudiantes correr por uno de los pasillos de la escuela. Luego regresa a tratar de auxiliar a su amigo que no alcanza a verse en el encuadre porque estaba en el piso herido de bala. Ambos fallecieron en ese momento. Era la noche del 19 de marzo del 2010, cuando Jorge Antonio Mercado y Javier Francisco Arredondo, estudiantes de maestría, fueron baleados dentro de las instalaciones de su propia universidad, víctimas de la guerra contra el narcotráfico… en manos del ejército.

Hace ocho años, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) dijo que los jóvenes bajaron de una camioneta armados y por eso fueron objeto del uso de la fuerza letal por los uniformados. En realidad ellos salían de cenar. La versión oficial que dice que el saldo del conflicto fue la muerte de dos sicarios “armados hasta los dientes” no ha sido desmentida. Ése fue el motivo por el cual el joven director Alberto Arnaut ha trabajado en un documental en el que ­reúne una serie de pruebas que limpian el nombre de los estudiantes y que lleva por título Hasta los dientes, alusivo a la expresión de las autoridades.

“Conocí a Javier Francisco Arredondo en Baja California Sur, en el pueblo de mi papá. Su familia y mi familia, por mi abuela, eran muy cercanas y amigas. Cuando me entero de que había sido asesinado y además criminalizado, me indigné mucho, tanto como sus familiares y el pueblo”, explicó el cineasta Alberto Arnaut a Crónica.

La película nos cuenta una mirada testimonial de los familiares de los estudiantes asesinados, pero también narra los hechos de esa noche en que fueron balaceados dentro de las instalaciones de la universidad, en donde sus cuerpos fueron manipulados: los soldados los movieron de lugar, los golpearon hasta dejarlos casi irreconocibles y les plantaron armas.

“Conocía bien a Javier Francisco y sabía que no sólo no estaba involucrado en el crimen organizado, sino que además era una persona con un futuro muy prometedor. Decidí hacer la película primero como un homenaje, pero después conforme fui investigando más me di cuenta que se tiene que hablar de algo mucho más fuerte. La forma en que el ejército los torturó, les dio prácticamente tiro de gracia y les sembró armas, ese tipo de cosas hicieron de este proyecto algo más grande e importante”, enfatizó.

“No pude tomar distancia, es un documental que parte desde la perspectiva de los familiares que busca reivindicar a Jorge y Javier como seres humanos; es un documental que reivindica la vida en un contexto de muerte. Ahí no se puede guardar distancia, me volví parte del movimiento por la verdad, la memoria y la justicia de Jorge y Javier”, añadió.

Para la realización del documental tardó casi ocho años, debido a que el proyecto se tornó muy complicado con los testimonios que ayudaron a dimensionar los hechos de esa trágica noche y también por las dificultades de financiamiento del filme. La producción se basa en la recomendación 45/2010, emitida por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos el 12 de agosto del 2010.

“Esa información se la hicieron llegar a los familiares y a través de ellos pude llegar a muchos materiales, testimonios y a videos de las cámaras de seguridad del Tec de Monterrey, que son parte fundamental de la película (…) Después lo complementé con testimonios de testigos que estuvieron ahí, de periodistas, de autoridades, como el ex procurador de ese momento, Alejandro Garza y Garza, para completar el panorama de la investigación”, dijo.

El filme, además, cuestiona la ética de las autoridades del propio Tec de Monterrey: “Se mostraron de forma muy insensible frente a lo que sucedió con dos estudiantes dentro de sus instalaciones. Fueron insensibles porque ellos tenían todos los elementos para saber que habían sido asesinados por el ejército y ellos dijeron que no, que eran sicarios armados hasta los dientes. Después, cuando ya se dio a conocer lo que sucedió, el Tec no ha contribuido en nada a que las familias puedan lograr verdad y justicia”, expresó el cineasta.

A su vez, cuestiona la capacidad del ejército: “Busca hablar de los peligros que corremos todos cuando el ejército está en las calles haciendo labores de seguridad para las cuales no está preparado y que no le corresponden constitucionalmente. Ahorita está la Ley de Seguridad Interior en discusión en la primera corte y es un buen momento para hablar de estos temas. Decir que Jorge y Javier son sólo un caso muestra de los peligros que corremos cuando el ejército está en las calles”, dijo.

En declaraciones recientes, Andrés Manuel López Obrador dijo que tanto el ejército como la Marina seguirán en las calles, al respecto Arnaut también se pronunció: “Nosotros entendemos que el ejército tiene que permanecer ahí, pero lo que no podemos tolerar es que no se haga una ruta de retiro del ejército. Lo que tendría que estar haciendo el próximo gobierno es plantearse cómo le van a hacer con escaleta, para que el ejército ya no esté en las calles a mediano plazo. Hasta los dientes busca contribuir a esa discusión”, dijo.

Sobre todo espera que el documental encuentre una respuesta de la gente: “Creo que es importante que se indigne, que se encabrone, que sienta el dolor de las familias, que se pongan en sus zapatos, que este tipo de cosas le están sucediendo no solo a las familias de Jorge y Javier sino a miles o quizás millones de víctimas”, comentó.

 

 

Amnistía Internacional pide justicia

Amnistía Internacional ha lanzado una petición para pedir justicia en el caso de Jorge y Javier y exigirle al Estado mexicano que reconozca su responsabilidad y una disculpa pública. A la película se han sumado instituciones como la UNESCO o el colectivo Seguridad sin Guerra al que pertenece Denise Dresser.

Algunas personas del Tec vieron la película en Monterrey, también abogados de los militares. Lo único que les dijeron fue “felicidades por estrenar la película”.

Hasta los dientes llega a salas de cine comerciales el próximo fin de semana con 400 copias en todo el país gracias a Ambulante.

Imprimir