Con exposición, celebran 150 años de la Sociedad Mexicana de Historia Natural | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 07 de Septiembre, 2018

Con exposición, celebran 150 años de la Sociedad Mexicana de Historia Natural

La tercera sociedad científica más antigua de México celebró su aniversario con sus decanos y jóvenes. “Hoy no hay que ser un biólogo o un geólogo para ser un naturalista”, dice a Crónica su presidente

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

En el mismo lugar donde realizó su primera sesión de trabajo, hace 150 años, la Sociedad Mexicana de Historia Natural (SMHN), celebró su aniversario, se miró a sí misma y relanzó su visión y misión. Estas son algunas de las muchas cosas que ocurrieron la tarde del 6 de septiembre en la sede del Museo Nacional de las Culturas del Mundo, ubicado en el edificio contiguo oriente del Palacio Nacional, en la Ciudad de México.

En esa celebración, fueron protagonistas los decanos, pero sobre todo se escuchó la voz de los jóvenes que son la nueva generación de naturalistas, que usan nuevas tecnologías y nuevas estrategias para documentar la vida silvestre mexicana.

“Es importante decirle a la sociedad mexicana que estamos viviendo un momento en el que la actividad humana está transformando profundamente al planeta y ha sido llamado ‘Antropoceno’. Pero también es muy importante que los mexicanos veamos lo positivo que se ha logrado para que la sociedad mexicana y la sociedad de todo el mundo entienda que no vive frente al medio ambiente sino que es parte del medio ambiente”, explicó a Crónica Jorge Rickards Guevara, nuevo presidente de la SMHN, que es la tercera sociedad científica más antigua de México.

El 6 de septiembre de 1868 comenzaron los trabajos de esta sociedad en la que dialogaban naturalistas, botánicos y geólogos. Ellos trabajaban dentro de lo que en ese momento se llamaba Museo Nacional, pues ahí estaban unidas piezas de arte, de arqueología y de historia natural. Años después esa colección única se dividió en varios museos y ahora, varias de esas piezas se volvieron a reunir en una exposición llamada 150 años de Historia Natural de México, que fue inaugurada tras la sesión académica de la noche del jueves.

“Existen muchos antecedentes históricos del interés en la naturaleza de quienes han vivido en lo que hoy es México”, dijo en un mensaje especial, en video, el historiador Miguel León-Portilla, quien es considerado “el sabio de México”.

“Desde los Códices, que fueron los libros antiguos, hay información de personajes muy importantes como Nezahualcóyotl, Moctezuma y Cuitláhuac, que formaron sus jardines botánicos con plantas traídas de diferentes partes de sus imperios. Ésos eran lugares a donde ellos se retiraban a descansar y meditar”, dijo León-Portilla, autor del libro La visión de los vencidos.

Antes de esta intervención, la directora del Museo Nacional de las Culturas del Mundo, la antropóloga Gloria Artís Mercader, dijo que estos días en que se presenta la exposición especial de aniversario, los mexicanos debemos procurar que los niños y jóvenes conozcan piezas fascinantes reunidas y preservadas a lo largo de muchos años.

“Estos días celebraremos el retorno temporal de la Historia Natural de México al que fue su primer hogar, el que fue el Museo Nacional”, dijo Artís Mercader.

En la exposición, que estará abierta hasta el 6 de diciembre, se pueden ver piezas nuevas y antiguas, unas junto a otras: lo mismo un impresionante esqueleto de ballena Orca, que está colgado en la entrada del recorrido, que los muebles de un gabinete científico del siglo XIX o el esqueleto humano con el que estudiaba y daba clases Nicolás León, padre de la Antropología Física en México.

“Lo más importante para nosotros es refrescar los mensajes a la sociedad. Hay que dar aires nuevos a los mensajes sobre la naturaleza, para que sean interesantes para los jóvenes. Uno de esos mensajes es que la naturaleza no está fuera de nosotros sino dentro de nosotros; hay que entendernos como parte de esa naturaleza”, dijo a este diario Jorge Rickards, quien subrayó que hoy no hay que ser un biólogo o un geólogos para ser un naturalista.

Imprimir