“El arte siempre florece en las eras violentas”: Patti Smith | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 07 de Septiembre, 2018

“El arte siempre florece en las eras violentas”: Patti Smith

“El arte siempre florece en las eras violentas”: Patti Smith | La Crónica de Hoy

"Siempre estoy inspirada cuando llego a México. Me inspira —como en esta mañana—, el aire, el paisaje, el orgullo y la humildad que componen la vida de la gente de aquí”, señaló la poeta y compositora Patti Smith (Chicago, 1946) quien se encuentra en la Ciudad de Querétaro para recitar el poema Hecatombe, escrito en homenaje al chileno Roberto Bolaño. 

La también fotógrafa definió en conferencia de prensa que los poetas son espejos que evidencian el dolor humano para que la sociedad actúe por un mejor futuro y añadió que por el momento hace una lectura obsesiva de la obra del argentino César Aira.

“Estoy muy feliz de estar en México y en el Hay Festival Querétaro por dos razones: porque la literatura es de las mejores cosas que tenemos en la vida y porque Lenny (Kaye) y yo queremos expresar nuestra solidaridad con la gente de México”, dijo. 

—¿Qué inspiración encuentra en México?

—Siempre estoy inspirada cuando llego a este país. Siempre llego y estoy escribiendo. La primera vez que visité México fue en 1971 y en ese momento escribí. Recuerdo que visité la casa de Frida Kahlo e hice una canción al respecto.

“Pero siempre me inspira. Anoche no podía dormir, eran las 5 de mañana y estaba muy cansada, entonces prendí la televisión y salía una iglesia hermosa con un joven rezando. Sólo con mi español básico entendí la palabra gracias y después pude dormir. Me dormí con el rezo de un joven”, respondió. 

Patti Smith también visitó el país para promocionar la traducción al español de su reciente libro M Train, una compilación de memorias sobre los años de su matrimonio con Fred Sonic Smith, así como el viaje que hicieron a la Guyana francesa, su inusual encuentro con el ajedrecista Bobby Fischer, el momento escritura de Hecatombe y su visita a la Casa Azul en la Ciudad de México.

Fue en 1971 cuando la compositora conoció la casa de Frida Kahlo e hizo algunas fotografías de la ropa y muletas de la pintora, sin embargo, un malestar de migraña hizo que se recostara en la que fuera la habitación de Diego Rivera.

“Ya no podía disimular lo mal que me encontraba. La directora me ofreció un vaso de agua. Me senté en el jardín y apoyé la cabeza en las manos. Pensé que me desmayaría. Después de consultarlo con sus colegas ella insistió en que descansara en el dormitorio de Diego. Yo quería protestar, pero no fui capaz de hablar”, narró.

Smith también comenta en el libro que ese viaje a México lo emprendió por dos razones. La primera, para comprobar que William Burroughs le había dicho una verdad: en Veracruz se hacía el mejor café del mundo. La segunda, para escribir la novela Java Head, la cual nunca ha publicado.

ESPEJOS DE LA VIOLENCIA.  “El arte siempre florece en las eras violentas, un ejemplo es Picasso con su obra de Guernica, él podía expresar lo que estaba sintiendo la gente. Los poetas logran expresar el dolor, el pesar y la resistencia de la gente ante la violencia. Los poetas y músicos seguirán ahí y las nuevas generaciones encontrarán su forma de hacer poesía”, dijo Smith.

En opinión de quien recogiera el Premio Nobel de Literatura 2016 en presentación de Bob Dylan, la obra 2666 del chileno Roberto Bolaño es la mejor obra literaria del actual siglo.

“Bolaño hablaba de lo que sucedía en la Segunda Guerra Mundial, podría decir que produjo una de las mejores obras literarias del siglo XXI. Creo que los artistas se vuelven más fuertes en estos tiempos, son espejos, son visionarios, nos permiten ver lo que está sucediendo en el presente y crean una visión para el futuro”, destacó.

La autora y su guitarrista Lenny Kaye se definen optimistas porque están siempre en la búsqueda del bien. “Nosotros queremos considerar que el bien va a prevalecer y no la destrucción. Cada parte de una generación es la que decidirá lo que representará esto”.

Sobre su trabajo como músico y poeta, Smith precisó que no piensa que sean dos cosas separadas. “Cuando hablo de mis obras literarias, de lo que escribo en mi poesía, es una actividad que hago sola, algunas obras que hago ni siquiera se publican porque a veces simplemente escribo para mí y lo hago en una atmósfera de soledad. En cambio, cuando hago letras para canciones éstas son para que todos las escuchen y canten; lo hago en un ambiente de colaboración con otros músicos que son mis amigos”, explicó.

La autora también confesó ser una amante de la poesía y que a sus 24 años, cuando le tocó hacer una lectura de poesía, fue el momento en que decidió unir música y versos.

“No quería que fuera una lectura aburrida. Entonces se me ocurrió hacer la lectura de poesía acompañada de guitarra, aunque en un principio no tenía la intención de hacer una banda de rock”, recordó.

—¿Otro autor que admire además de Bolaño?

—Uno de los autores que más me gusta es César Aira, creo que es un genio. También leo a Clarice Lispector. Pero para mí, la literatura no es francesa, ni alemana ni latinoamericana; simplemente leo y amo o no amo esa lectura. Leo a Aira que es un poco loco y genio, una combinación maravillosa. 

Otra cosa que Patti Smith admira de sus autores como Jean Genet, William Burroughs o Yukio Mishima, es que sus procesos creativos son libres.

“Lenny y yo no tenemos temor de lo que la gente pueda decir. Hicimos esa fusión de poesía y rock porque simplemente queríamos expresar nuestro arte. No queríamos ser ricos ni famosos. Lo más importante es enfocarse en su trabajo. Hay dos elementos esenciales: ser libre y entender por qué hacen este tipo de arte que al final de cuentas eleva a la gente: es para incitarla y emocionarla”, dijo.

 

 

 

 

Pie de foto: Para Patti Smith, la obra 2666, del chileno Roberto Bolaño, a quien interpretó en el festival, es la mejor obra literaria del actual siglo.

Imprimir