Trump ordena al Pentágono “purga” de reservistas inmigrantes, por ser un “riesgo para la seguridad” | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 08 de Septiembre, 2018

Trump ordena al Pentágono “purga” de reservistas inmigrantes, por ser un “riesgo para la seguridad”

Amenaza. A los elegibles para sumarse a las filas del ejército se les pide tener estatus legal en EU, como una visa de estudiante, para enrolarse. Más de 5 mil inmigrantes se apuntaron al programa en 2016 y desde el 2009 al menos 10 mil 450 sirven en las Fuerzas Armadas

Trump ordena al Pentágono “purga” de reservistas inmigrantes, por ser un “riesgo para la seguridad” | La Crónica de Hoy

La política xenófoba hacia los inmigrantes, tanto legales como indocumentados, por parte del presidente estadunidense Donald Trump, ha desatado una fuerte crisis y violaciones a los derechos humanos que no sólo han provocado la separación de menores de sus padres, también ha puesto en peligro el programa de Acción Diferida (DACA) que protege de la deportación a 800 mil dreamers, y tiene también al borde de la expulsión del país a 300 mil personas al ser cancelados los programas de Estatus de Protección Temporal (TPS) para inmigrantes de Haití, El Salvador, Nicaragua y Honduras, a lo que se suma una nueva orden del mandatario republicano, que exigió al Departamento de Defensa sacar de sus filas a inmigrantes que se enlistaron, tras recibir la promesa de que con sus servicios en el Ejército tendrían garantizada la ciudadanía estadunidense.

Información de medios estadunidenses, como la cadena hispana Telemundo, la agencia Associated Press (AP) y los periódicos Chicago Tribune y The Washington Post, destacan que la orden de Trump se cumple de forma discreta para no desatar otro escándalo discriminatorio, lo que pone en riesgo de despido, en los distintos cuarteles y frentes, a más de 10 mil reservistas registrados, de los cuales muchos ya fueron cesados sin explicación.

De acuerdo con información de la AP del pasado 7 de julio, abogados que representan a más de 50 inmigrantes reclutados a través del programa destinado a atraer a los reservistas talentosos, señalaron que sus clientes fueron cesados bajo argumentos absurdos. A varios de ellos les comunicaron que ya no pertenecían a determinado contingente y no se les dio ninguna razón por la cual fueron despedidos. Otros señalaron que algunos de sus compañeros les dijeron que su despido fue por sus vínculos con familiares que viven en el extranjero y que el gobierno de Trump considera como un riesgo para la seguridad del país.

CRÍTICAS. El informe de Associated Press, que surgió a raíz de la crisis de separación familiar en la frontera entre Estados Unidos y México, desató una ola de críticas en las redes sociales, donde personas de todas las tendencias políticas, entre ellas la exasesora de Seguridad Nacional de Barack Obama, Susan Rice, condenaron las acciones del Pentágono y las calificaron de vergonzosas, antiestadunidenses y una traición a nuestras tropas.

Al respecto, el periódico The Washington Post consideró que, de comprobarse la veracidad de esta orden del gobierno de Trump, sería otra acción discriminatoria encaminada para controlar a la comunidad inmigrante.

Según el rotativo, gobiernos anteriores de EU permitieron que inmigrantes calificados con estatus legal pudieran sumarse a las filas del Ejército y servir en el campo de batalla, como en Irak, Afganistán y en misiones de paz de la ONU, tras enlistarse bajo el programa “Military Accessions Vital to National Interest” (Ingresos Militares Vitales para el Interés Nacional) o MAVNI, lo que el expresidente George W. Busg llamó la “naturalización acelerada” por su servicio.

Muchos fueron reclutados para cubrir puestos que requieren alguna experiencia médica o con habilidades específicas de idiomas, incluidos el chino mandarín y el ruso, según The Washington Post.

MAVNI. De acuerdo con el periódico Chicago Tribune, la primera orden de Trump contra la recepción de inmigrantes en las filas del Ejército ocurrió en el primer semestre del 2017, al ordenar al Pentágono y a su titular James Mattis, suspender el programa MAVNI, con lo que se cancelaron de inmediato los contratos para cientos de reclutas que ya cumplían con labores específicas.

El rotativo destaca que a los inmigrantes elegibles para ser reservistas se les pide tener estatus legal en EU, como una visa de estudiante, para enrolarse. Más de 5 mil inmigrantes se enrolaron al programa en 2016 y, desde el 2009, al menos 10 mil 450 sirven en las Fuerzas Armadas. La mayoría se va al Ejército, pero algunos también van a otras ramas militares y con la orden emitida desde la Casa Blanca este contingente está en riesgo.

Para naturalizarse como ciudadano estadunidenses, los miembros de las Fuerzas Armadas necesitan una designación de servicio honorable, la cual pueden obtener incluso después de sólo unos días en el campo de entrenamiento. Sin embargo, a los miembros que fueron dados de baja recientemente sin ninguna explicación, les aplazaron su entrenamiento básico para que no puedan alcanzar la ciudadanía, subrayó Chicago Tribune.

ANTECEDENTE. En 2009, el Pentágono lanzó un programa piloto para permitir que miles de reclutas nacidos en el extranjero, particularmente aquellos con habilidades médicas o fluidez en un idioma extranjero, se unieran al Ejército de EU y a cambio de sus servicios se pondrían en camino a la ciudadanía estadunidense, señala la cadena Telemundo.

El programa denominado MAVNI, fue diseñado para atraer a personas con habilidades que podrían ayudar al Pentágono a interactuar mejor con personas que hablan idiomas poco comunes o brindar servicios médicos básicos.

En septiembre de 2016, el expresidente Barack Obama congeló el MAVNI por preocupaciones de seguridad nacional, toda vez que el Pentágono temía que algunos reclutas pudieran tener conexiones con grupos terroristas o agencias de espionaje extranjeras. Los reclutas también fueron expulsados durante los años de Obama.

Pero en el 2017 y con el argumento de que los inmigrantes tanto legales como indocumentados son un riesgo de seguridad para EU, Donald Trump etiquetó a los reclutas inmigrantes como “enemigos” del país, por lo que para mantener su política discriminatoria ordenó al Departamento de Defensa concretar una “limpia” y despedir de manera discreta al personal inmigrante, sin importar su país de origen.

Imprimir