Academia

UANL colabora en banco mundial de genes asociados a trastorno bipolar

Investigadores mexicanos llevan a cabo una colaboración con expertos de la Clínica Mayo, en EU, para obtener datos genéticos de población amerindia, explica en entrevista Mark Frye, jefe de psiquiatría de la institución

Psiquiatras mexicanos de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) colaboran con el Departamento de Psiquiatría  de la Clínica Mayo, en Estados Unidos, para integrar el primer banco de genes asociados al trastorno bipolar, informó en breve visita a la Ciudad de México el doctor Mark Frye, jefe de psiquiatría de la Clínica Mayo.

Fundada en 1889 en Rochester, Minnesota, Clínica Mayo es el más antiguo centro de salud de Estados Unidos dedicado a la investigación y atención clínica sin fines lucrativos. La colaboración binacional surge debido a la falta de datos genéticos de población amerindia al integrar en su mismo reservorio todos los genes humanos asociados a este mal que antes se llamaba trastorno maniaco-depresivo.

Mark Frye es también el investigador líder del proyecto llamado Biobanco de Medicina Individualizada para Trastorno Bipolar, que busca ser un gran reservorio de información científica confiable para la comunidad de investigadores de todo el mundo, por lo que está abierto a colaboraciones con universidades, institutos y hospitales que realizan investigación.

Hasta la fecha, los investigadores de este Biobanco han colectado información clínica y muestras biológicas de 2 mil personas que recibieron el diagnóstico de Trastorno Bipolar. Además de la sede de Clínica Mayo en Minnesota, que funciona como centro coordinador de este esfuerzo, también forman parte de la red del Biobanco otras instituciones como el Centro Linder HOPE, en Cincinnati, Ohio, Estados Unidos; la Universidad de Los Andes y la Clínica Alemana, ambas en Chile, y la Universidad Autónoma de Nuevo León, en México.

“Es muy importante para estos estudios ser muy riguroso científicamente. Así hemos trabajado, de manera muy cuidadosa, a lo largo de los pasados seis años, pero muy enfocados en la población de pacientes enfermos en Minnesota, pero sabemos que Minnesota tiene un perfil racial y étnico muy específico que hace que esta información no sea generalizable al resto del mundo. Así fue como decidimos que era importante invitar a otros participantes de otras latitudes, tanto médicos como pacientes”, explicó en la Ciudad de México el doctor Frye, pocas horas antes de volar hacia la ciudad de Monterrey, para hacer una visita de trabajo.

“Tuve la gran fortuna de conocer a un colega investigador mexicano, que es el doctor Alfredo Cuéllar Barboza. Él trabajó hace algunos años en Clínica Mayo, pero regresó a México a trabajar en su alma mater, que es la Universidad Autónoma de Nuevo León, y él está ayudándonos a completar esta colección con datos mexicanos. Es por eso que visito el país y estaré trabajando con él”, añadió el psiquiatra estadunidense, poco antes de detallar que han trabajado ya dos años con la UANL.

MEDICINA PERSONALIZADA. En el caso de la atención al Trastorno Bipolar, la Clínica Mayo impulsa el modelo de tratamiento que llaman Medicina Personalizada, que combina la psicoterapia, fármacos y tecnología. A estos esfuerzos busca unirse la medicina preventiva basada en información genética.

“Se tiene que entender las particularidades individuales del paciente, para eso usamos psicoterapia focalizada, una aproximación médica también muy individual y aprovechamos la información que nos dan los biomarcadores para saber si un fármaco tendrá buena respuesta o no para el paciente. Es muy importante aclararle a las personas que la medicina personalizada no tiene que ver sólo con medicamentos, pues se apoya mucho en la información que se va generando en psicoterapia y también usa tecnologías de punta, como lo que llamamos tecnologías de neuromodulación; entre ellas hay varias técnicas, pero la más novedosa, que tiene cinco años en Estados Unidos y ya se usa en México es la estimulación magnética transcraneal”, concluyó.

 

Imprimir