Disrupción ante la ola globalizadora de los 80s

Julio Brito A.

A mi gusto uno de los mejores discursos del Secretario de Economía, Ildefonso Guajardo en el sexenio fue el pasado jueves en un evento de Los 300 Líderes porque toca un punto neurálgico: la insatisfacción de los electores ante el desarrollo de la globalización y aperturas comerciales. El olvido de muchos ciudadanos que no alcanzaron a subirse a la ola progresista que irrumpió en los años 80s, con Margaret Thatcher, exprimera mininistro de Inglaterra  y Ronald Reagan, expresidente de Estados Unidos.

El secretario de Comercio habló de disrupción, —momento de quiebre o interrupción— de la globalización. Grecia fue el primer país en intentar con Alexis Tsipras, hoy primer ministro. El AMLO griego llegó negándolo, aunque después tuvo que aceptarlo todo. El momento de quiebre para la Unión Europea fue el rechazo de los electores ingleses a continuar dentro de Europa, aunque el divorcio ha sido complicado, aun con la entusiasta ministro Teresa May, que impulsó a rabiar la separación.

En noviembre de 2016 Estados Unidos tuvo su disrupción con el triunfo de Donald Trump, dicho sea de paso, todo contrario a las ideas y principios del partido Republicano, que lo postuló y aquí en México  el triunfo avasallador de Andrés Manuel López Obrador. El común de todo ellos es fincar expectativas a un electorado que fue agraviado por la globalización. Siempre se pensó que de manera automática grandes grupos sociales se incorporarían, pero nunca sucedió.

La  tragedia del movimiento disruptivo es que sobre los hechos las promesas del cambio se quedaron sólo en eso. Ni Grecia pudo salir de la crisis sin la ayuda del Fondo Monetario Internacional, ni Gran Bretaña ha podido romper el cordón umbilical con Europa y ni Trump pudo terminar con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, como era su voluntad inicial y se ve lejano el día que pueda levantarse el Muro en nuestra frontera norte y los mexicanos pagar el costo.

En México, la disrupción parece una quimera. El retroceso de la reforma energética parece imposible, a pesar de que Morena de AMLO fue el único partido que se opuso a las cambios. Paradógicamente hoy tendrá que instrumentar las reformas a regañadientes, en especial con la licitación de campos petroleros, en un sector que Morena refleja su más exquisito nacionalismo. El sábado pasado AMLO en Tabasco abrió las puertas a la iniciativa privada y tradicionales socios comerciales.

 

EVALUACIÓN. Carlos Serrano, analista de Grupo Finaciero BVA-Bancomer comentó que a reserva de conocer detalles importantes, el acuerdo sobre las renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte representa la mejor alternativa posible para México comparado con las propuestas de terminación del TLCAN que pretendía Donald Trump.

 

EVENTO. Luego de celebrarse por seis años de manera ininterrumpida, el Congreso GINxti, que organiza Raúl Beyrutti,nace como una plataforma denetworking y una herramienta que aporta valor agregado a sus servicios, contribuyendo a interrelacionarse y generar ideas, estrategias y alianzas que deriven en nuevos proyectos que beneficien al sector del capital humano en México n

 


juliobrito@cronica.com.mx
jbritoa@yahoo.com
Twitter: @abritoj

Imprimir

Comentarios