¡Viva México en Venecia! | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 09 de Septiembre, 2018

¡Viva México en Venecia!

Especial. Crónica recuerda al talento mexicano que ha triunfado en la competencia principal de La Mostra desde Gabriel Figueroa a Alfonso Cuarón

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Este fin de semana el cineasta Alfonso Cuarón tuvo un triunfo histórico para el cine mexicano. Con Roma, por primera vez una cinta representativa en producción, historia y talento, en su mayoría mexicanos, se lleva el máximo premio del Festival Internacional de Cine de Venecia, uno de los principales en el mundo y el más tradicional en antigüedad. A propósito, Crónica recuerda a los mexicanos que precedieron el éxito de Cuarón desde hace más de medio siglo atrás.

León de Oro. Nunca en el desarrollo del certamen fílmico, una cinta completamente o en su mayoría mexicana había obtenido el León de Oro, con el que La Mostra premia a la Mejor Película, hasta el caso de este fin de semana con Roma.

El caso más cercano es el del filme Desde allá, película venezolana en la que hubo algunos coproductores mexicanos, que ganó el máximo premio en el 2015. Fue dirigida por el venezolano Lorenzo Vigas, quien escribió el guion junto al mexicano Guillermo Arriaga, y en la parte de producción se sumó México al proyecto a través de Lucía Films, de la mano de Gabriel Ripstein y Michel Franco.

Este fin de semana Alfonso Cuarón triunfó con Roma, una oda a las mujeres que lo criaron. Un filme en blanco y negro intimista, producido por Esperanto Filmoj, que es la productora del director mexicano, y que tiene inversión mayoritaria, a la que se sumó la compañía estadunidense Participant Media y Netflix para su distribución. Filmada en México y con una historia desarrollada en la capital del país de los años 70, la convierte en la primera cinta mexicana en ganar el León de Oro.

Luego están los casos de los mexicanos que han alzado el León de Oro. El primer caso es el de Luis Buñuel que en 1967 se llevó el premio principal por Bella de día, una película francesa que dirigió cuando ya se había nacionalizado mexicano tras su paso por el cine nacional.

El otro caso es el de Guillermo del Toro, quien el año pasado se llevó el León de Oro gracias a su película La forma del agua, que más tarde también se llevaría el Oscar. La película tiene identidad estadunidense debido a que fue producida por Fox Searchlight y la compañía texana Bull Productions.

Otros mexicanos en el palmarés. La primera presencia de la cinematografía mexicana en La Mostra fue en 1938, con la cinta Allá en el rancho grande, del director Fernando de Fuentes, por la cual Gabriel Figueroa recibió el premio a Mejor Fotografía, el primer reconocimiento internacional del cine nacional.

No obstante, a lo largo de la historia cuatro filmes nacionales han obtenido reconocimientos en la competencia principal de La Biennale, después de aquel ganado por Gabriel Figueroa. En la lista repite Luis Buñuel, quien se llevó el León de Plata que otorgó el Gran Premio del Jurado, por la cinta mexicana Simón del desierto (1964), producida por el mexicano Gustavo Alatriste.

La tercera de ellas fue Profundo Carmesí, del cineasta Arturo Ripstein, la cual en 1996 formó parte de la Sección Oficial y obtuvo dos premios: Mejor Guion, para la escritora Paz Alicia Garciadiego, y en categoría alterna el de Mejor Contribución Técnica, para las escenógrafas Mónica Chirinos y Marisa Pecanins. En la categoría principal, la obra de Ripstein fue superada por la película Michael Collins, del estadunidense Neil Jordan.

Otra de las cintas premiadas en la principal competición fue Y tu mamá también, cuarta película del director Alfonso Cuarón, por la que recibió el galardón al Mejor Guion en la edición 2001, el cual recibió junto a su hermano Carlos, con quien escribió la obra. En esa misma edición, los actores Gael García y Diego Luna recibieron el Premio Marcello Mastroianni, que otorgó La Mostra a Mejor Joven Actor o Actriz Emergente. La boda del Monzón, que representó a la India, fue la cinta que se alzó con el León de Oro en esa edición.

Otro premio importante fue el que obtuvo Amat Escalante con el León de Plata al Mejor Director en el 2016, gracias a su trabajo en La región salvaje.

Otros mexicanos en la competencia. En el 2007, el fotógrafo mexicano Rodrigo Prieto obtuvo el Premio Osella a la Mejor Dirección de Fotografía (paralelo), por su trabajo en la obra fílmica Deseo, peligro, del multipremiado Ang Lee (que también ganó el León de Oro). En 1995, Prieto también participó, sin obtener ningún premio, con la cinta Sin remitente, de Carlos Carreras, también en la búsqueda del León de Oro.

En la justa cinematográfica, también han competido cineastas mexicanos como Alejandro González Iñárritu, quien en el 2003 presentó su filme 21 Gramos, una producción estadunidense que le otorgó al actor Sean Penn la Copa Volpi, que entrega La Biennale al Mejor Actor de la categoría principal. El mexicano volvió a competir en el 2014 con su aclamado Birdman, sin embargo no ganó ningún premio.

Tres años después, Alfonso Cuarón regresó al festival para competir con su cinta Hijos de los hombres, financiada por productores del Reino Unido y Estados Unidos, sin alcanzar nada y que en esa edición fue superada por la película rusa, El regreso, de Andrei Zvyagintsev.

Venecia también fue el escenario propicio para que el guionista de Amores perros, Guillermo Arriaga, presentara su debut como director de cine, con su cinta Fuego (una producción estadunidense).

La cinta Post Mortem, del chileno Pablo Larraín, que compitió en el 2010 por el León de Oro fue una coproducción de Chile-México-Alemania, que no obtuvo ningún reconocimiento.

En las secciones paralelas, La virgen de la lujuria (2002), de Arturo Ripstein obtuvo una mención especial del premio San Marco en la sección Contracorriente, el antecedente inmediato del premio Horizontes. La zona, de Rodrigo Plá, obtuvo el premio Luigi De Laurentiis, así como el CinemAvvenire, un premio por la paz, y Carlos Armella recibió la Palma de Oro al Mejor Cortometraje de la Sección Corto Cortissimo en el 2008, por su trabajo en Tierra y pan.

Homenaje. En la edición 2015, el realizador Arturo Ripstein fue homenajeado por La Mostra de Venecia con motivo de los 50 años de carrera. En la celebración se estrenó su más reciente filme La calle de la amargura, en la Sala Grande del Palacio del Cinema de El Lido de Venecia.

 

Imprimir