Ciudad

AMLO y Graue: no lograrán desestabilizar a la UNAM

Piden actuar por la vía legal y sin encubrimiento contra los agresores de estudiantes del CCH Azcapotzalco ◗ El Presidente Electo reconoció la legitimidad del movimiento que están impulsando los jóvenes para acabar con los abusos y la violencia en las escuelas

Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de México y Enrique Graue, rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, pugnaron por la vía legal, sin encubrimiento, para castigar a los responsables del ataque de porros contra estudiantes que se manifestaban en Rectoría el pasado 3 de septiembre. Coincidieron en que no podrán desestabilizar a la máxima casa de estudios.

López Obrador destacó: “Creo que en eso coincidimos; hay tanta madurez y responsabilidad de los jóvenes que no va a ser fácil que quieran, intereses de otro tipo, montarse en el momento para desestabilizar, porque no tendrían base ni sustentación”.

“Los jóvenes se manifiestan porque quieren justicia en esto que está sucediendo. Y otro tipo de demandas, con otros propósitos, no van a tener asidero, porque los jóvenes no se van a prestar, no van a ser presa fácil de la manipulación”, manifestó el tabasqueño.

Dijo que los jóvenes “son muy inteligentes, estamos viendo un momento de cambio y de transformación y los jóvenes han sido los que han llevado a cabo estas transformaciones en lo democrático, esa vanguardia”.

Concluyó enviando un mensaje: “Yo tengo mucha confianza de que se mantenga la estabilidad. Hay que procurar eso: no caer en ninguna provocación. No aceptar la violencia: diálogo, diálogo, diálogo. Y si nos cansamos y se rompe el diálogo, diálogo y diálogo y diálogo. Y tener confianza en las autoridades de nuestra universidad. Van a salir bien las cosas.”

En tanto que el rector Graue avaló las palabras del tabasqueño y, según lo difundido en un videomensaje y entrevistas posteriores al encuentro de ayer en la casa de transición de la colonia Roma, se desahogo una agenda adicional.

“Teníamos una serie de pendientes. Hablamos por supuesto de la Universidad, de las posibles aumentos salariales; la situación es que viven otras universidades autónomas y, por supuesto, del problema de la Universidad Nacional”, indicó el rector a su salida de la casa de transición del gobierno electo.

Explicó que el problema de la conformación de grupos porriles dentro de la máxima casa de estudios, el Presidente Electo “lo tiene perfectamente consciente. Es muy solidario, comprende muy bien a la Universidad”.

Sobre la resolución del pliego petitorio entregado aseguró: “esperamos su recepción, la del CCH Azcapotzalco está aceptada hasta este momento.”

De las soluciones que el propio Graue pidió a la comisión de seguridad del Consejo Universitario, aseveró que ese órgano ya está trabajando en ello.

Admitió que para evitar el surgimiento de grupos porriles se ha trabajado “obviamente, de forma insuficiente” y que parte de las recomendaciones, para acabar con la violencia en el recinto universitario, tienen que salir de la comisión especial de seguridad del Consejo Universitario.

Afirmó que para acabar con el problema habría que reestructurar el área por completo “de la mano de trabajadores, estudiantes y profesores”. Esto, antes de negar la complicidad de autoridades universitarias para la conformación de dichos grupos de porros. “Definitivamente no”, expresó.

Asimismo, negó que no se hubieran hecho las denuncias correspondientes ante la Procuraduría General de la República: “Yo creo que está en los medios hoy y queda claro que sí lo hicimos. Y ahí está la documentación”.

Por la mañana, el rector Graue reconoció que el trabajo para eliminar a los grupos porriles en la UNAM ha sido insuficiente, por lo que planteó una reestructura en el área de seguridad.

Posteriormente, Andrés Manuel López Obrador difundió un video en el que informó sobre lo conversado al interior de la casa ubicada en la colonia Roma, al lado de Enrique Graue.

“Platicamos de muchas cosas y, desde luego, tratamos el asunto del movimiento, que de manera legítima están impulsando los jóvenes para que se acaben los abusos, la violencia en la UNAM”, reveló.

“Estamos conscientes de que es una demanda justa y que los jóvenes están actuando con mucha responsabilidad”, comentó.

Graue Wiechers señaló que “ha sido ejemplar el comportamiento de los jóvenes, lo que venimos a buscar es que las demandas se canalicen por las vías del diálogo y la apertura. Buscarlas y que la Universidad se mantenga estable”.

Imprimir