Deportes

En codos y espalda baja, las lesiones más comunes por el golf

Aunque también los golfistas sufren de lastimaduras en muñecas, hombros y rodillas, las lesiones más comunes son en la espalda baja y, principalmente, en los codos

Los millones de practicantes de golf que hay en el mundo, ya sea a nivel competitivo o recreativo, están propensos a diversas lesiones, en especial en la espalda baja, muñecas, hombros y cadera, debido al movimiento que hacen en cada tiro; sin embargo, los codos son los que presentan mayor incidencia.

Patricia Chávez Herrera, egresada del Politécnico Nacional en Medicina del Deporte, explicó que el movimiento primario para practicar golf, que es el golpe de salida, drive o swing, es un movimiento en cadena bastante largo.

Esto implica toda la columna vertebral, de cervicales (cuello) a lumbares, y hasta los pies, en un movimiento complejo donde intervienen grupos musculares de todo el cuerpo, lo cual representa un riesgo de lesión latente.

Los más propensos a ello son los miembros superiores, debido a que están directamente implicados en la realización del ejercicio, y en especial hay mayor incidencia en la articulación del codo.

“El codo es la articulación que realiza el movimiento principal, que es la flexión y extensión, para dar el golpe con el palo del golf a la pelota. Si el jugador es diestro, el codo afectado es el derecho, y si es zurdo es el izquierdo”, explicó Chávez.

Detalló que el swing es uno de los principales golpes en el golf, que requiere un movimiento brusco, con una aplicación importante de fuerza y una rotación de todo el torso, la cual lleva principalmente la columna vertebral, y al ser repetitivo, es cuando se produce la lesión.

En un estudio difundido por el médico estadunidense Kevin Varner, jefe del Departamento de Ortopedia del Houston Methodist Hospital, divide en tres partes este movimiento: elevación del palo, impacto y continuación del movimiento.

Elevación del palo: Comprende rotación de hombros, tronco, cadera y rodillas; desviación de la muñeca izquierda antes de iniciar el swing. Los puntos de tensión son sobre la muñeca, el codo y el hombro.

Impacto: En este momento, cuando se golpea la pelota, la muñeca derecha se flexiona al máximo y el dedo pulgar izquierdo sufre un mayor desplazamiento. Además, el nervio cubital, el codo derecho y los flexores del antebrazo se estiran y la cadera rota. En ese instante aparece una compresión sobre la muñeca derecha y el codo izquierdo se contrae.

Continuación del movimiento: En esta fase el antebrazo izquierdo se rota hacia afuera, el antebrazo derecho se rota hacia adentro, las regiones de la columna lumbar y cervical rotan y se hiperextienden.

Al mismo tiempo, se completa la rotación de la cadera y se produce un cambio del peso corporal hacia el lado izquierdo del cuerpo, con rotación de rodillas a la izquierda e inversión del tobillo izquierdo.

En el mundo del golf se habla más de que un jugador se retira o no va a participar por un dolor en la espalda, ya sea muscular u óseo, que por una lesión en el codo, a lo cual Chávez Herrera, del servicio médico deportivo de la Universidad del Valle de México Campus Chapultepec, explicó.

“Un dolor de espalda nos limita más en la vida diaria y en el golf o cualquier otro deporte que una lesión en el codo. Muchas veces las reacciones en el codo se pueden manejar, se limita el dolor. A la espalda se le da un tratamiento conjunto con terapia física y medicamentosa, y el codo, al ser un segmento más pequeño, es más fácil de controlar”.

Recomendó a los jugadores realizar un calentamiento previo adecuado, con estiramiento, y al momento de la práctica hacer los movimientos adecuados, lo cual se logra con base en un entrenamiento correcto con personas capacitadas, y posterior a la práctica, volver a realizar estiramientos y un periodo de relajación muscular.

La especialista hizo énfasis en que es muy importante la parte preventiva, porque los deportistas tienen la costumbre errónea de acudir al médico cuando ya existe la lesión.

“Es muy importante ocuparnos de la parte preventiva, antes de un entrenamiento realizar una valoración médico-deportiva para identificar factores de riesgo, llevar correctamente las etapas del entrenamiento, ser disciplinados en todos los aspectos de la vida, tanto en el descanso, entrenamiento y alimentación, y acudir oportunamente al médico”, puntualizó.

 

Imprimir