Amores Modernos redefine al amor en el México actual | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 12 de Septiembre, 2018

Amores Modernos redefine al amor en el México actual

Entrevista. El director Matías Meyer conversó con Crónica sobre las cuestiones que lo llevaron a realizar el filme

Amores Modernos redefine  al amor en el México actual | La Crónica de Hoy

Un joven corre por las escaleras de un edificio antiguo de Vizcaya; en uno de los descansos se encuentra a su pareja, quien le pregunta “¿Qué paso, qué fue lo que hiciste?”, pero él solo se detiene por un momento para mirarla a los ojos y continuar descendiendo por las escaleras.

Así corre una de las escenas de la película Amores Modernos: “Pero no todo desemboca aquí, esta escena tiene mucho que ver con el principio de la producción. Aunque la trama trata de aquellas historias de amor en pareja, de infidelidad y del individualismo que cada ser humano tiene hoy en día; esos comportamientos vienen muchas veces de la forma en la que fuimos criados”, comentó el director del filme, Matías Meyer, en entrevista con Crónica.

Amores Modernos culminó sus grabaciones el fin de semana, con la participación de Concepción Marquez, Rubén Pablos, Andrés Almeida, Ilse Salas, Ludwika Paleta, David Angulo, Diego de Icaza y Luis Alberti.

Una historia que surge a raíz de distintos cuestionamientos que el director se planteó a nivel personal: “Me puse a escribir muchos recuerdos, entre ellos; historias de amor, me cuestione sobre porqué las parejas se casan y al año ya se divorcian; el individualismo, la búsqueda del éxito en una relación y más de cómo se viven esos amores en la Ciudad de México”, expresó.

Meyer ha participado en seis ediciones del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), con cintas como El pasajero (2004), Verde (2006), Wadley (2008), El Calambre (2009) y Los últimos Cristeros (2011); esta última le otorgó en 2013, un Premio Ariel a la Mejor Dirección, así como a Mejor Guión Adaptado.

“En el 2015 estuve en el festival de Careyes, era el bicho raro, porque fui el único director que no había trabajado con profesionales dentro del cine; entonces me di la oportunidad de conocer a distintos directores, productores y actores que son apasionados del séptimo arte, fue así como decidí trabajar con el equipo que traigo”, dijo.

Con 14 personajes en escena, el público no encontrará a un solo protagonista, ya que la historia coloca a cada personaje en un punto importante dentro de la trama, logrando darles el mismo peso a todos los actores participantes.

“Es parte de hacer cosas diferentes en el cine, y creo que como director, tenía que hacer algo que fuera divertido, pero al mismo tiempo que mantuviera la inteligencia que cada uno merece, es algo muy humano y contemporáneo, pero que juega con el drama y distintos tintes humorísticos”, añadió.

Se estima que el largometraje tenga presencia en los festivales más importantes de México, luego de que sea presentado en el verano entrante; además, planean que sea distribuido en las principales salas de cine a partir de febrero del 2020.

En el filme, “se representa una imagen contemporánea de México, con vitrales que se remontan a la época antigua; en la que habitan familias de la época actual, haciendo un contraste de ideologías”, mencionó.

Continuó: “La escenografía tiene mucho que ver con un reto que me planteé en esta película. No me gusta la imagen que se da de México a nivel visual, en las telenovelas y en la publicidad; no quería que el rostro de este país estuviera así, por eso quise mostrar el interior de estos edificios”, señaló.

“Esta película también mostrará un poco lo que sucedió después del temblor del 19 de septiembre del año anterior, pero en cuestiones amorosas; de cómo parejas terminaron más unidas o se independizaron”, explicó.

Por su parte, la actriz Ludwika Paleta, describió la esencia del filme: “es una historia para identificarse, muchos de nosotros hemos enfrentado distintos amores y creo que Matías le dio en el punto. No todo es bonito en el amor, muchas veces te pone a prueba, yo por ejemplo, he pasado por amores locos, sin control, donde no tiene ni pies, ni cabeza. Los humanos malinterpretamos mucho la palabra amor y no tiene nada que ver con sentir mariposas en el estómago”, externó.

Imprimir