Decisiones complejas y complicadas que no deben quedar a capricho - Marielena Hoyo Bastien | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 11 de Septiembre, 2018
Decisiones complejas y complicadas que no deben quedar a capricho | La Crónica de Hoy

Decisiones complejas y complicadas que no deben quedar a capricho

Marielena Hoyo Bastien

Desde este pasado lunes, y por el resto de la semana, se

estará llevando a cabo en Florianópolis, Brasil, la 67va Reunión

Plenaria de la Comisión Ballenera Internacional, cuyo real

peso está cada vez mayormente enfocado a la conservación de

los grandes cetáceos, cuyos servicios ambientales son y se

entienden, primordiales para la armónica subsistencia del Planeta.

Es por ello que el rumbo de las decisiones tomadas en tal foro

se han venido enfilando hacia la supervivencia de los maravillosos gigantes de los mares, por más que Japón y sus incondicionales aliados Islandia y Noruega, sumados los contados

países a los que siguen vergonzosamente comprándoles el voto,

insistan en flexibilizar la moratoria para que se renueve la

crudelísima caza comercial sobre determinadas especies de

ballena, cuyas poblaciones se consideran sanas tras tantos años

de esfuerzos para lograrlo, más sin tomar en cuenta la fragilidad

que les representaría la enorme capacidad de abuso que distingue al ente humano.

Esta vez también y de nueva cuenta, Brasil, Sudáfrica, Argentina

y Gabón insistirán en su propuesta para el establecimiento de un santuario ballenero en el Atlántico Sur, para lo cual, según nos participó formalmente nuestro Comisionado, Dr. Lorenzo Rojas, hicieron un trabajo muy puntual para enriquecerla y cubrir todos

los puntos que les permitan salir con el triunfo esta vez, mismo

que México celebrará, pues ya se sabe, somos por excelencia nación pro ballenera.

Quieran los aluxes que así permanezcamos…

 

 

Y  ya que entré al texto por el camino de los asuntos complejos y complicados, permítaseme solicitar o más bien exigir humildad en el equipo del próximo Presidente Electo, empezando por don AMLO, quien particularmente me tiene descontrolada al por un lado insistir adecuadamente en la inviabilidad del aeropuerto en Texcoco —donde de ser así le darán en la madre a las aves migratorias restándoles su añejo reservorio, sin omitir el enorme costo del mantenimiento que nos representaría a todos los mexicanos este preciso punto, usuarios o no del servicio— pero por el otro y sin más oportunidad, realizar un ejercicio evidentemente forzado para respaldar SU costosísimo proyecto del Tren Maya, que por atractivo y hasta necesario que parezca, tocará lugares que deberían permanecer lo más aislados posible a partir de las especies animales y vegetales que los ocupan y que apenas estábamos poniendo en orden. Me refiero concretamente a Calakmul, que para quien conozca la zona estará de acuerdo conmigo en que es un paraíso, para mejor, en el que todavía habitan jaguares que con los requerimientos de esta obra quedarían en grave riesgo junto a otras varias especies bajo protección por todo lo que implica una determinación así de mayúscula, de pilón, en nuestro hasta ahora único Patrimonio Mixto de la Humanidad. El impacto ambiental que constituiría la construcción amerita profundo análisis integral mediante una consulta pública vin-cu-lan-te y protagonizada por verdaderos expertos en la materia y sin conflicto de interés, y no avalada por gobernadores y si acaso representantes a modo de los pueblos oriundos o de las comunidades. De verdad don Andrés Manuel, corazoncito, no sea malito y piénsele bien en la importancia que para nuestro bienestar y felicidad significará dejar tranquila a la Naturaleza, que nunca se equivoca. Sólo cuando el humano la interviene. ¿Juega?

Y de plano al que no entiendo metido en un tema que le es por completo ajeno… bueno, no tanto si recordamos cómo tenía de mal a los delfines de Atlantis cuando ya no los pudo explotar… es al MVZ José Luis Solórzano, supuesto especialista en mamíferos marinos que ahora, en total incongruencia con su profesión, se pronuncia contra la prohibición del uso de equinos-carretoneros (tracción a sangre) en León, Guanajuato, cuando se trata de una de las actividades más crueles a que son sometidos los ejemplares catalogados como de monta, tiro y carga, protegidos no sólo por la ley estatal de protección a los animales, sino específicamente por un Reglamento municipal. Quedó huérfano de orca y ya no haya por dónde figurar, pero esta vez se metió en un berenjenal que desconoce. Son animales para apoyo en el trabajo sí, pero no para abusarlos hasta la muerte como se puede constatar a diario, y eso no es quererlos humanizar como lo expresó el “experto” al diario am.

 

producciones_serengueti@yahoo.com

marielenahoyo8@gmail.com

Imprimir

Comentarios