El hambre retrocede en América Latina, menos en Venezuela | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 12 de Septiembre, 2018

El hambre retrocede en América Latina, menos en Venezuela

Informe de la FAO alerta que hay un millón más de venezolanos subalimentados que hace una década. En este mismo periodo, la cifra de mexicanos que padecen hambre cae de 8 a 5 millones.

El hambre retrocede en América Latina, menos en Venezuela | La Crónica de Hoy
Píe de Foto: Venezolanos alimentándose de la basura en una calle de Caracas.

La guerra del mundo contra el hambre ha ganado significativas batallas en América Latina durante la última década, con caídas incluso en el país más pobre de la región. Las buenas noticias llegan de todos los países… excepto de uno: Venezuela.

Según el último informe de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), alrededor de 3.7 millones de venezolanos padecieron hambre entre 2015 y 2017 (12 por ciento de la población), casi cuatro veces más que entre 2010 y 2012.

Fracaso chavista. Este persistente aumento de la hambruna en Venezuela se produce en paralelo a la llegada al poder de Nicolás Maduro, pero las semillas de la crisis las plantó su antecesor, Hugo Chávez, con su fracasada política de nacionalizaciones y control de los precios, que acabó con los mercados y supermercados vacíos de productos y la actual hiperinflación, que está expulsado del país a cientos de miles de venezolanos.

39 millones. El agravamiento de los problemas de subalimentación en Venezuela contrasta con el descenso generalizado del hambre en el resto de América Latina, donde el hambre afecta a 39 millones de personas.

Incluso Bolivia y Nicaragua, los dos países con mayor prevalencia de este mal, han experimentado mejoras notables, con descensos de 10% y 8%, respectivamente, respecto a la década anterior.

Si bien el avance es menor, tanto Brasil como México —los dos gigantes latinoamericanos— mejoran sustancialmente. Aunque la pobreza sigue afectando a prácticamente la mitad de su población, el primero pasa de tener seis millones de personas hambrientas a menos de cinco y el segundo, de más de ocho millones a unos cinco.

El Caribe tampoco es ajeno a esta tendencia. Allí destaca el notable descenso del hambre en Haití, el país más pobre del continente. A pesar del terremoto que arrasó el país en 2010, las personas infraalimentadas representan en la actualidad menos de la mitad de la población, frente al 57% en 2004-2006.

Sin embargo, el empeoramiento en Venezuela afecta al cómputo global del hambre en la región, donde la FAO constata un leve repunte del número de ciudadanos con dificultades para alimentarse: del 5.3% en 2016 al 5.4% en 2017.

La consecuencia de esta crisis alimenticia es una crisis humanitaria. Según datos de la ONU, 2.5 millones de venezolanos han salido del país en los último años, más de la mitad en el último año. “Esto no tiene precedentes en cualquier parte del mundo. En Siria salieron seis millones de personas en un período de cuatro o cinco años”, denunció el líder opositor Ángel Alvarado.

 

Píe de Foto: Venezolanos alimentándose de la basura en una calle de Caracas.

Imprimir