Antonio Garduño: un fotógrafo que sale del olvido - David Gutiérrez Fuentes | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 13 de Septiembre, 2018
Antonio Garduño: un fotógrafo que sale del olvido | La Crónica de Hoy

Antonio Garduño: un fotógrafo que sale del olvido

David Gutiérrez Fuentes

1

Más allá de la cara amable del mundo editorial, en el proceso se mueven muchas fibras estrechamente ligadas a los participantes que intervienen para que un libro llegue a las manos del lector. Si algo he aprendido, es que los libros que más me gusta hacer, son con los que fluye una comunicación franca, abierta y profesional, con los actores del proceso y en particular con los autores.

Hace unos meses, en un justo y más que merecido homenaje que le rindió la UAM Xochimilco al querido maestro Jesús Anaya Rosique, después de repasar con emoción pasajes de su historia personal y de editor, dijo conmovido y con mucha claridad a quienes lo escuchábamos con atención, que de los aspectos más gratificantes de su trabajo valora mucho la relación con los autores.

Digo lo anterior porque entre los títulos relativamente recientes editados por la UAM, se encuentra el libro Antonio Garduño. Fotografía y periodismo en los inicios del Siglo XX. Y para mí fue un verdadero placer trabajar con Laura Castañeda y Daniel Escorza, los autores de este trabajo de rescate que ahora es posible llevar a las manos de un público no necesariamente especializado.

Para conocer más sobre Antonio Garduño, del que sólo se popularizaron las espléndidas fotos de desnudo que le tomó a Nahui Olin, y que desde luego también aparecen en varias páginas del libro, voy a recrear unas líneas que escribí en la cuarta de forros.

2

A pesar de su extensa obra, apenas se conoce un fragmento del trabajo fotográfico de Antonio Garduño. Sabemos más de él por referencias literarias, algunas cargadas de juicios personales sobre los retratos que le realizó a Nahui Olin, que por trabajos de investigación rigurosos.

Mediante una acuciosa búsqueda en diversos archivos y colecciones particulares, Laura Castañeda y Daniel Escorza le vuelven a dar luz a un cuerpo de imágenes de este fotógrafo mexicano de principios del Siglo XX, y de paso nos revelan algunas fotografías inéditas.

Con referencias puntuales y una prosa clara, es posible asomarnos a la trayectoria fotográfica de Antonio Garduño dividida cuando menos en cinco fases, que dan cuenta de su manejo de la cámara así como del uso de la luz de estudio o de exteriores.

En la primera de ellas encontramos las fotografías de Antonio Garduño influidas por el aprendizaje de su paso por la Academia de San Carlos. El pictorialismo, visto con injusto desdén por algunos críticos, es una corriente artística que heredó de su maestro Antonio Fabrés e intervino de manera discontinua, pero decisiva, en algunos retratos de gran factura de este fotógrafo ahora revalorado.

Más adelante nos topamos con un joven e inquieto Antonio Garduño que documentó el final del Porfiriato y el proceso de la Revolución con retrato fijo y fotografía de prensa. Algunas de esas imágenes forman parte del catálogo de fotografías históricas de ese periodo, que para muchos marcó el inicio del fotoperiodismo.

Garduño también fue un retratista conocido como el “fotógrafo de novias”, un género aún por estudiar, del que se ofrece un pequeño muestrario.

Lo cierto es que la faceta más conocida y acaso polémica de Garduño, son los retratos que le hizo a Nahui Olin que incluyen diversos desnudos. La amistad entre Carmen Mondragón y el fotógrafo, le permitió captarla en diferentes ángulos, poses y escenarios; en este libro damos a conocer imágenes inéditas de esa faceta, junto con algunas caricaturas que la propia Nahui Olin le hizo a Garduño.

Finalmente tenemos al autor maduro de la ciudad, cuando todavía ésta era no sólo la región más transparente, sino un espacio más habitable.

Además de la labor de rescate iconográfico, todas las etapas se encuentran minuciosamente documentadas porque los investigadores se dieron a la tarea de indagar cuáles eran las tendencias estilísticas del fotógrafo, las técnicas empleadas y la polémica que sostuvo con otros colegas, recopilada de varias fuentes, entre ellas la revista Helios.

Sea como un catálogo de imágenes de autor elegidas con mucho cuidado, o como un texto ilustrado que nos permite conocer a un importante fotógrafo mexicano de los albores del Siglo XX, este libro es fruto del trabajo editorial de la UAM (Coordinación de Extensión Universitaria Xochimilco) y de la estrecha colaboración del Sistema Nacional de Fototecas (INAH) y la Facultad de Artes y Diseño (UNAM).

3

Ayer, justamente, gracias a la amable gestión de Alejandro Suaste,  se puso en contacto conmigo Blanca Garduño, pariente del fotógrafo. Seguramente les dará mucho gusto a los autores que los ponga en contacto con ella porque todavía hay muchas incógnitas por despejar a propósito de este magnífico fotógrafo mexicano.

* * *

Letras al pie

De manera tardía, y por Luis Porter y Carlos Arozamena, me entero de la muerte de David Nadal y Egea, gran tipo, todo un personaje de quien espero escribir pronto. Feliz viaje tocayo.

 

dgfuentes@gmail.com

Twitter: @dgfuentess

 

Imprimir

Comentarios