Suspenso que nace de la realidad, en el cine de Hitchcock | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 13 de Septiembre, 2018

Suspenso que nace de la realidad, en el cine de Hitchcock

A propósito del inicio de la exposición Más allá del suspenso, que llega a la Cineteca Nacional, Crónica hace un recuento de sus filmes basados en hechos reales.

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

El aclamado cineasta Alfred Hitchcock tenía una filosofía cinematográfica basada en la idea de que “hay algo más importante que la lógica: es la imaginación”. Sin embargo, aunque muchos de sus filmes son adaptaciones de novelas, relatos u obras teatrales, hubo un puñado de filmes que nutrieron la imaginación del realizador con eventos reales a menudo ligados a hechos criminales.

El británico, nacionalizado estadunidense en 1955, tenía una de las librerías sobre crímenes reales de las más grandes del mundo. “Se me ha preguntado muchas veces: ¿por qué tiene usted predilección por el crimen? Y siempre he respondido: porque se trata de una ocupación típicamente inglesa”. Este comentario humorístico de Hitchcock tiene algo de realidad. En su adolescencia asistía a los grandes juicios criminales, donde tomaba notas.

Para la adaptación de El gran vals de Strauss (1934), que se hizo de la obra de Guy Bolton, Hitchcock llegó a decir “odio esta película, odio este género de películas y no tenía el más mínimo interés en rodarla”, su mayor motivación se la dio su guionista, Alma Reville, quien fue su esposa y le ayudó a construir una historia con una minuciosa investigación del famoso compositor austriaco Johann Strauss.

Ese mismo año estrenó El hombre que sabía demasiado, en la cual, el último tiroteo del filme estaba inspirado en un hecho ­real. En 1911, fue muy sonado en Gran Bretaña el caso de una banda de criminales extranjeros, presuntamente anarquistas, que fueron acorralados en un edificio de la calle de Sydney donde la policía empleó rifles para someterlos. El “sitio de la calle Sydney” se hizo célebre, no sólo porque la policía británica tuvo prohibido usar armas, sino porque Winston Churchill, en ese entonces ministro de Interior, aplicó duras sanciones en la seguridad.

La sombra de una duda (1943) fue la primera obra de Hitchcock en los Estados Unidos, también fue la obra de la que más orgulloso se sentía el genio británico. El filme estaba escrito a seis manos: Thornton Wilder, Sally Benson y Alma Reville, basado en una historia real de Wilder, en la que Alma y Hitchcock estaban de testigos. Trata de una familia que recibe con un entusiasmo desmedido la recién llegada del tío ideal, pero se sospechaba que ese tío tenía muchas cosas que esconder. Su sobrina Charlie (que se llama así en honor al tío real) es la que descubre su oscuro secreto.

Uno de los filmes más famosos inspirado en hechos reales es el de La soga (1948), el cual se basa muy libremente en el asesinato real cometido por los estudiantes Nathan Leopold y Richard Loeb, de la Universidad de Chicago, cuando después de meses de planeación secuestraron al primo segundo de Loeb, Bobby Franks de 14 años, y lo asesinaron con un cincel, golpeándolo repetidas veces en la cabeza.

También está el caso de Falso culpable (1956), cuyo guion está basado en una historia que Hitchcock leyó en Life Magazine, en la que detienen a un hombre acusado de varios atracos a mano armada. El clásico tema del gusto del director inglés: un hombre acusado de un crimen que no cometió: “Todo fue minuciosamente reconstituido con la colaboración de los héroes del drama, rodando todo lo posible con actores desconocidos y, algunas veces, incluso, para los papeles episódicos, con quienes vivieron el drama”, dijo el director.

Para 1959 estrenó Intriga internacional, también conocida como Con la muerte en los talones. Fue el periodista Otis L. Guernsey quien sugirió a Alfred Hitchcock la idea de un hombre que es confundido con un agente secreto que no existe. El hecho estaba basado en una historia real ocurrida durante la Segunda Guerra Mundial, cuando un grupo de secretarias de la embajada británica en Oriente Medio inventaron un agente secreto inexistente con el fin de engañar y despistar a los espías alemanes.

Su filme más popular es Psicosis (1960), el cual se basa en la novela homónima de Robert Bloch, inspirada por los crímenes del asesino en serie Ed Gein, quien posteriormente también inspiraría el clásico El silencio de los inocentes. Conocido como el Carnicero de Plainfield, Ed Gein fue popular mundialmente por los atroces crímenes que cometió en 1957, pero sólo fue encontrado culpable por el asesinato de Mary Hogan y Berenice Worden.

El caso más curioso es el de Los pájaros (1963), que si bien estaba basada en un pequeño relato publicado en 1952 (The Birds) por la escritora londinense Daphne Du Maurier como parte de un colección llamada The Apple Tree, el director también se documentó de un caso real. El 18 de agosto de 1961 hubo un ataque de aves a una población americana sin motivo aparente y de forma muy similar. Hitchcock tenía un rancho en la zona y le llegó la noticia al poco tiempo, se puso en contacto con la prensa local y le pidió una copia del periódico que está en las hemerotecas del periódico Santa Cruz Sentinel:

“Los pájaros han atacado y seguirán atacando siempre. De hecho, uno de los incidentes que suceden está basado en un hecho que tuvo lugar en La Jolla, California, el 30 de abril de 1960. Bajando por la chimenea, mil vencejos se metieron en el cuarto de estar de una familia y se vieron completamente rodeados de pájaros durante media hora. Tuvo lugar otro incidente en Bodega Bay, al norte de San Francisco; un granjero comunicó que estaba perdiendo muchos corderos a causa de los cuervos. Esto es lo que hace que el film sea más o menos preciso”, explicó Hitchcock.

El último filme relevante fue Cortina rasgada (1966) en la que toma su inspiración de la desaparición de dos diplomáticos ingleses, Guy Burgess y Donald MacLean, que fueron espías de la Unión soviética dentro del Reino Unido a finales de la Segunda Guerra Mundial.

Entre otros destacados se pueden mencionar los siguientes filmes: La película muda El inquilino (1927), que fue basada en el caso de Jack el Destripador; Agente secreto (1936) basado en el libro Ashenden, de Campbell Dixon, a su vez inspirado en personas reales; el juicio de William Palmer que influenció Sospecha (1941) y finalmente, el asesino Patrick Mahon influenció directamente el largometraje La ventana indiscreta (1954).

 

Píe de Foto: Imágenes de las películas “La Soga”, “Los Pájaros” y “Psicosis “.

Imprimir