Freeman Dyson: El Científico Rebelde - Gerardo Herrera Corral | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 17 de Septiembre, 2018
Freeman Dyson:  El Científico Rebelde | La Crónica de Hoy

Freeman Dyson: El Científico Rebelde

Gerardo Herrera Corral

Freeman Dyson es un físico, pensador, escritor, divulgador de la ciencia y especulador de mundos por venir. No se quedó en la zona de confort que le dio su éxito temprano cuando junto con Richard Feynman, J. Schwingery y S. Tomonaga construyó la moderna teoría cuántica del electromagnetismo. Ellos ganarían el Premio Nobel por su trabajo y Freeman no se molestó siquiera en escribir la tesis que le hubiera dado el doctorado. Steven Weinberg, otro Premio Nobel de Física, ha dicho que el comité Nobel pasó por alto a Freeman Dyson en 1963 y también en 1965. En ese sentido, Freeman Dyson comentaba: “Creo que casi siempre se cumple que si alguien quiere ganar el Premio Nobel tiene que poner atención por mucho tiempo y con cierta profundidad a un problema importante y estar en eso por 10 años. Ése no fue mi estilo”.

En su libro: El Científico Rebelde (2006), Dyson reúne reflexiones sobre diversos temas. Una que me parece interesante para compartir es la que sigue: ¿Cuál es el motor de la ciencia: las ideas o los instrumentos? Según Freeman Dyson son los instrumentos los que influyen más en el avance del conocimiento. En este viejo debate actualizado por Thomas Kuhn y Peter Galison, Freeman se decide por el historiador de la ciencia Galison, quien opina que son las nuevas tecnologías las que de manera importante hacen posible nuevas observaciones, mismas que acaban por generar grandes cambios en nuestra manera de ver el mundo.

Esto no es lo que de manera general ha sido aceptado después de que Thomas ­Kuhn publicó su libro La estructura de las revoluciones en el que propuso su ya famosa teoría de ruptura de paradigmas. Para Kuhn son las ideas las que acaban por crear nuevos esquemas de conocimiento.

Desde que existe la controversia entre los instrumentos y las ideas, los teóricos se han inclinado más por la postura de Thomas Kuhn mientras que los científicos experimentales prefieren la propuesta de Peter Galison. En realidad, la discusión es tan vieja como la filosofía misma. La disputa entre el maestro Platón y su estudiante Aristóteles no ha terminado: Empirismo versus Idealismo. 

Thomas Kuhn era físico teórico antes de dedicarse a la historia y filosofía de la ciencia. Usó la palabra paradigma para referirse a un sistema de conceptos que domina en una época y llamó revolución científica al cambio discontinuo que nos lleva a nuevos paradigmas. Este cambio de paradigma se debe, según Kuhn a la explosión de nuevas ideas que arrojan una nueva visión y plantea nuevas preguntas. Sin embargo, para Galison son los instrumentos los que nos dan una manera distinta de ver la realidad.

En su libro, Freeman Dyson plantea un punto de vista alternativo que me parece resuelve la milenaria diatriba. De acuerdo con éste, ambas posturas se alternan y ocasionalmente construyen una sobre la otra.

Freeman Dyson cuenta una anécdota muy ilustrativa de lo que es un debate de altura: “Una vez asistí a un congreso de historiadores, en el que los discípulos de Kuhn presentaban una versión extrema y exagerada de los puntos de vista de su maestro. ­Kuhn les interrumpió diciendo a gritos desde el fondo de la sala, con una voz atronadora: «Hay algo que tenéis que entender: yo no soy kuhniano».

Kuhn creía en la supremacía de las ideas, pero no en la exclusión de todo lo demás.”

A veces es gracias a las ideas que se explora con instrumentos y en otras ocasiones un instrumento arroja una observación que nos lleva a explorar nuevas ideas.

Así por ejemplo, la posible existencia de un campo de Higgs, responsable de dar masa a las partículas elementales, nos llevó a la construcción del Gran Colisionador de Hadrones, pero lo que se observe con este nuevo instrumento podría darnos una visión inesperada de la naturaleza.

* Investigador del Cinvestav

gherrera@fis.cinvestav.mx

 

 

Imprimir

Comentarios