Falta por demoler el 57% de edificios de alto riesgo | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 18 de Septiembre, 2018

Falta por demoler el 57% de edificios de alto riesgo

Actualmente, 572 inmuebles siguen acordonados, abandonados, vandalizados y en espera de ser derribados; aún no hay fecha para hacerlo ◗ Crónica visitó decenas de edificios de las delegaciones Benito Juárez, Cuauhtémoc y Tlalpan; aún siguen de pie, a pesar de que su estructura está a punto de colapsar

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Sólo el 43 por ciento de los edificios (434) que fueron reportados como de alto riesgo ha sido demolido por las autoridades capitalinas, el resto (57%) de los inmuebles sigue acordonado, abandonado, vandalizado… y en espera de desmantelamiento, pues aún no hay fecha para hacerlo.

Crónica visitó decenas de edificios de las delegaciones Benito Juárez, Cuauhtémoc y Tlalpan, que aún siguen de pie, a pesar de que su estructura está a punto de colapsar debido a los daños que sufrieron por el sismo del 19 de septiembre del año pasado.

En Tlalpan, Los Girasoles de Miramontes siguen “marchitos”. Familias completas han abandonado sus hogares que quedaron destruidos. Afuera, a unos metros del edificio dañado y sobre la banqueta, en una carpa azul, de esas que regaló el Gobierno de la Ciudad, continúa viviendo parte de una familia que se niega a que los hampones se lleven lo poco que le quedó.

Todos los días tienen que ver la fachada de lo que era su hogar, acordonado con cintas de plástico que alertan sobre el peligro de transitar por la zona.

No hay para cuándo el Gobierno les dé una solución para demoler el multifamiliar y comenzar un proyecto nuevo de vivienda.

Según la administración capitalina, hasta el día de hoy se han demolido 434 edificios de los mil seis que hasta el momento fueron reportados como de riesgo alto.

Lo anterior sin contar los mil 642 de riesgo medio y mil 833 de bajo riesgo, que no necesariamente requieren ser destruidos.

Según las autoridades capitalinas, la mayoría de éstos se encuentran en la colonias Roma, Juárez y Doctores, en la delegación Cuauhtémoc.

Sus habitantes, muchos de ellos, optaron por irse a vivir con un familiar, pagar renta o, la minoría, comprar otra casa.

En los edificios conocidos como Osa Mayor y Centauro, en la colonia Doctores, recién comenzaron las labores de demolición, en el Centauro y reconstrucción en Osa Mayor; esto a pesar de que vecinos vivían en campamentos improvisados.

La señora Carmen Pérez, quien es dueña en el Centauro, contó a Crónica lo que pasó después del 19-S: “Tuvimos muchos problemas, estuvimos casi un año viviendo en casa de mi mamá, con los niños; nadie nos daba respuesta, nos dieron nuestra tarjeta del fideicomiso que no nos servía de nada, cómo reconstruyo mi departamento, si es un edificio el que está completamente dañado”.

En la colonia Juárez viven algo similar. En la calle Dinamarca, en el número 157, desde hace un año hay una cinta que impide el paso.

Rodrigo Montero, quien trabaja en una oficina de celulares a unos cuantos metros señaló que aunque el problema no es que pueda cruzar en la zona indicada sí es un peligro, pues cuando salen estudiantes y oficinistas, pasan debajo o cerca del edificio como si éste no estuviese dañado.

Lo cierto es que por toda la Ciudad de México, edificios deshabitados con enormes grietas descansan en ángulos precarios y algunos desplazados siguen viviendo a la intemperie a un año de un sismo de magnitud 7.1 que causó 228 muertos en la capital mexicana y 141 más en los estados cercanos.

La burocracia y los obstáculos físicos y legales han demorado la demolición de cientos de estructuras inestables. En otros casos, los propietarios llevaron a cabo renovaciones meramente cosméticas, enmascarando unos daños que probablemente queden al descubierto en el próximo terremoto.

Carlos Mondragón, quien habita en la calle de Yucatán 215 a unos cuantos metros de otro edificio, comentó que han venido a inspeccionarlo los comisionados de la reconstrucción, pero muchos siguen sin tener respuesta. “Vino Tungui quien dijo era el encargado de revisar los edificios y lo que pasó después del sismo, pero sólo vino a ver, porque muchos siguen esperando a que les den respuesta por lo de su casa o comercio”.

En algunos edificios acordonados donde se está trabajando como el de la calle de Zacatecas esquina con Jalapa, los trabajadores informan que se debe seguir un protocolo que la Ciudad de México ha proporcionado para la reconstrucción de casas.

“Está muy vigilada la cosa, no sólo por nuestros jefes, también por el gobierno pues debemos seguir algunos aspectos como, los cimientos, revisar la obra varias veces al día, para que se vuelva a evitar una tragedia”, explicó el ingeniero Hiram Ferreira, quien está a cargo de dicho edificio.

OFICINAS Y COMERCIOS. Mientras que otras estructuras no eran para habitarlas todo el tiempo, existen comercios u oficinas que siguen dañados, uno de ellos es el del edificio del Seguro Nacional de Empleo, a un lado de la estación Etiopía del Metrobús de la Línea 3.

De la misma forma, sobre Viaducto, edificios que se ocupaban para comercios siguen cercados con las tablas de seguridad; en otro punto, el de San Antonio Abad 122, a las afueras de la estación del Metro, ha ocasionado que la salida siga cerrada por seguridad de los usuarios.

ÚLTIMOS CENSOS. El comisionado para la reconstrucción señaló que el censo generado por las dependencias capitalinas que muestra las afectaciones del sismo de septiembre se encuentra disponible en un portal digital.

En el caso del censo de inmuebles se pueden identificar más de 7 mil edificaciones de uso habitacional con un dictamen estructural; 2 mil 604 inmuebles de uso comercial, como mercados, pequeñas y medianas empresas; 46 instalaciones de gobierno con afectaciones y mil 103 inmuebles con valor cultural e histórico con algún tipo de daño.

En este censo se incluye el Estudio Diagnóstico Socioeconómico para las Personas Afectadas por el Sismo, que realizó la Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso), el cual integra 11 mil 495 cuestionarios aplicados en núcleos familiares que sufrieron alguna afectación.

En este informe de trabajos, el director general del Instituto para la Seguridad de las Construcciones (ISC), Renato Berrón Ruiz, dio a conocer que hasta el momento se ha autorizado el apoyo económico para la elaboración de proyectos ejecutivos de rehabilitación de vivienda multifamiliar a 108 administradores, cuyo monto asciende a 36 millones 500 mil pesos.

Imprimir