Las reformas legislativas que están por venir - Maria Elena Álvarez de Vicencio | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube
Las reformas legislativas que están por venir | La Crónica de Hoy

Las reformas legislativas que están por venir

Maria Elena Álvarez de Vicencio

El proceso electoral se terminó y pensamos que los debates electorales habían llegado a su fin. Los resultados respecto a la candidatura principal fueron irrefutables, por lo cual no se esperaban conflictos mayores. Algunos opinaban que habían sido las elecciones más tranquilas de los últimos tiempos. Se expidieron casi todas las constancias de mayoría, pero, sin esperarlo, surgieron conflictos por algunos resultados que los candidatos perdedores no consideran legales. Los recuentos lo dirán.
Mientras esto sucede ya empiezan a surgir propuestas para reformar los futuros procesos electorales. El primero de ellos va en la línea ahorrativa que propone el Presidente Electo y se refiere a la disminución del apoyo económico a los partidos políticos. Esto además favorecería a su partido, pero afectaría seriamente al resto de ellos.
Si se hace un estudio comparado de lo que sucede sobre el tema en distintos países, encontramos que hay varias modalidades. Algunos lo calculan sobre el PIB y va del 19% al 1%; esto es en Costa Rica, República Dominicana, Nicaragua y Panamá. En otros países, después de la elección se les reembolsan a los partidos los gastos legalmente erogados para la campaña, la cual es monitoreada en sus agendas y revisadas con la aplicación de un seguimiento permanente de sus actividades.
Si se considera que los Partidos son un medio eficaz para comunicarse con la ciudadanía y que desempeñan el papel de oposición, muy importante en un sistema democrático, se puede concluir que no convendría paralizar a los partidos, aun cuando sí sería necesario racionalizar y, tal vez, reducir los apoyos o relacionar los porcentajes con parámetros que conduzcan, de mejor manera, a la consecución de sus fines.
En Jalisco, a propuesta del diputado independiente Pedro Kumamoto, se disminuyó el financiamiento a los partidos relacionándolos con el padrón o con los votos obtenidos, según haya o no campañas. Esta ley ya se aplica y habrá que darle seguimiento para aprovechar la experiencia.
Otro aspecto a revisar respecto a los Partidos, es el autorizar el registro a partidos que no proponen algo distinto a lo que ya existe. Son pequeños grupos que los emprenden como negocios o para obtener recursos que financien sus campañas personales. Las múltiples alianzas de partidos que se realizaron en la pasada elección, dieron muestra de que sostener una Doctrina, o una Plataforma, no ha sido el propósito de fundarlos, las alianzas se dieron entre partidos que aparentaban ser irreconciliables, pero que no lo eran ni en doctrinas ni en sus plataformas de gobierno.
Otra reforma que convendría realizar se refiere al hecho de no permitir que los legisladores electos por un Partido Político se pasen a formar parte del grupo de otro partido. Los ciudadanos dieron su voto al partido de su elección y si el diputado o senador electo no quiere ya pertenecer a él, deberá renunciar y su suplente ocupará su lugar; no puede la voluntad individual de un candidato alterar el sentido del voto ciudadano. Esta ilegal maniobra altera el resultado de la elección; le da votos, posiciones en el Congreso y recursos, a partidos que los ciudadanos no les dieron.
Si un legislador electo por un partido decide dar su voto a las propuestas de otro partido, en uso de su libertad, lo podría hacer, salvo el caso en que las normas internas de su Partido, no lo permitan; pero aun en este caso sólo aprobará la propuesta votada, pero no se altera el número de legisladores que cada partido obtuvo con el voto ciudadano.
Es tiempo ya de impedir que se siga burlando la voluntad ciudadana al repartirse las curules a conveniencia, sin respetar la voluntad de quien la expresó con su voto.

Imprimir

Comentarios