El beso de la muerte de Avelina - Eduardo Egea | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube
El beso de la muerte de Avelina | La Crónica de Hoy

El beso de la muerte de Avelina

Eduardo Egea

Luna y Sol, Dualidad. Hasta octubre 28. Antiguo Colegio de San Ildefonso, Justo Sierra 16 Centro Histórico. www.sanildefonso.org.mx

 

Avelina Lésper cura una exposición con la Colección Milenio donde 17 pintoras recrean la Luna y 17 pintores al Sol, infantilización del artista que evoca reaccionarios estereotipos de género donde a los niños se les viste de azul y a las niñas de rosa.

¿Por qué escribir de una exposición tan mala? Porque representa la suma de clichés, ignorancia, anomalías, manipulación y malas intenciones que han desacreditado en México a gran parte de la pintura y a casi todo su coleccionismo: Cómo el arte soso y empalagoso, de insulsa decoración mercantil, a veces surrealistoide o de realismo “mágico”, a veces abstracto o matérico, como la mediocre pintura de Laura Reich, Virginia Chévez, Eddie Martínez, Carmen Parra, Luisa de Noriega, Marcela Herbert, Tatiana Montoya, Tanya Kohn o Maricela de la Toba. El hiperrealismo engañabobos, “sobado” y sobretrabajado, de efectismo fotográfico para coleccionistas villamelones de Ramsés de la Cruz, Jorge Luna, Cristina Samsa, Patricia Sánchez Saiffe, José Luis López Galván, Román Miranda o Diana Carolina López; o el realismo estándar —a veces muy mal dibujado o influenciado por un pintor mediocre como Arturo Rivera— sin base discursiva, ni pertinencia y destinado al olvido de Antonio Chaurand, Joaquín Flores, Darío Ortiz, Carlos Cortés, Enrique Monraz, Lorena Camarena, Diana Salazar, Paola Celada, Alfredo Nieto, Carlos Larracilla, Lizette Arditti.

Artistas creativamente menores y excluidos de la historia del arte mexicano con una carrera agonizante como Carolina Levy, Manuela Generali, Leonel Maciel, Enrique Cantú y Javier Arévalo o la despistada participación de Pedro Friedeberg o Philip Bragar (1925-2017), se tornan modelo de los peores criterios para coleccionar arte a través de la asesoría inepta de Avelina Lésper, quien cura exposiciones para “matar” artistas y dar el Beso de la Muerte a la carrera de casi todos los pintores que elige, desprestigio perpetuado materialmente en la colección del Grupo Milenio.

 

Twitter: @artgenetic

 

Imprimir

Comentarios