Cinco destacadas mexicanas ganan las Becas L’Oreal-UNESCO-AMC | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 08 de Octubre, 2018

Cinco destacadas mexicanas ganan las Becas L’Oreal-UNESCO-AMC

La distinción busca visualizar la importancia de la equidad de género en las ciencias. Enrique Cabrero, director de Conacyt, enfatiza relación armónica con próxima administración

Cinco destacadas mexicanas ganan las Becas L’Oreal-UNESCO-AMC | La Crónica de Hoy

El “ruido” ocasionado por la publicación del oficio firmado por quien sería la próxima directora del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Elena Álvarez-Buylla, en el que solicita al actual titular suspender una lista programas que comprometerían el presupuesto del próximo año; así como por la carta aclaratoria de la bióloga, que reafirmaba la posición y solicitaba adicionalmente una investigación hacia dentro del organismo para deslindar responsabilidades por la filtración del primer documento, que es público, y finalmente la respuesta institucional del Consejo, que señala que no se suspendería convocatoria alguna, puesto que provocaría faltas administrativas, no han alterado la “armonía” en la transición entre los equipos salientes y entrantes de la institución, señaló Enrique Cabrero Mendoza.

El proceso continúa con normalidad y si bien “se generó mucho ruido por un oficio que era de trabajo y se interpretó de muchas formas, no ha habido tensión en el proceso”, dijo el director de Conacyt después de la ceremonia de entrega de las Becas para Mujeres en la Ciencia L’Oreal-UNESCO-AMC 2018, que se realiza anualmente en el país.

“Es claro que en ambos equipos se mantiene el interés por llevar a cabo un proceso armónico, productivo y eficiente; hay mucha información que estamos intercambiando constantemente en un proceso inédito donde equipos nombrados ya pueden interactuar. Es una oportunidad que dará espacios para el aprendizaje e incluso para el debate y plantear puntos de vista en los que no coincidimos, pero así es en la democracia”.

Agregó que lo sucedido la semana pasada fue “un ruido inesperado e innecesario”, pero que no ha generado fricciones en el proceso. Recordó que ambos equipos ha tenido más de 25 reuniones y que próximamente se encontrarán de nuevo.

Sobre las convocatorias del Conacyt, refirió, más de 100 se encuentran ya en proceso, de alrededor de 300 anuales. Aquellas en curso se definieron a principios del año, cuyos procesos no se pueden acelerar o detener. “Conacyt es una máquina de convocatorias, una de alta precisión, con calendarios todo el año, eso le está quedando claro al grupo de transición”.

Acerca de las inquietudes de la comunidad científica, generadas por el proceso de transición en la dependencia, dijo que no se debe especular sobre los cambios y que hay preguntas que se deben hacer al equipo entrante. “Lo que sostengo, y les digo a mis colegas, es que es normal que en un proceso de cambio democrático los énfasis en las políticas públicas cambien, lo cual puede enriquecer a la dependencia”.

El exdirector del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) enfatizó que el Conacyt ha transitado en su historia a través de esos cambios de énfasis y no deberían de generar inquietud entre la comunidad. “Conacyt depende fundamentalmente de las comunidades científicas, incluso en la asignación de recursos es muy estrecho el margen de decisión del director, puesto que dependen de comités altamente calificados. Conacyt es una institución que se han apropiado los grupos científicos del país y qué bueno que así sea”.

PÁRALISIS. Por su parte, José Luis Morán, presidente de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC) refirió que la solicitud de Álvarez-Buylla incluían tres rubros que inquietaban al gremio: los convenios con los nuevos miembros del Sistema Nacional de Investigadores, los proyectos de ciencia básica recién evaluados y las Cátedras Conacyt, el proyecto más exitoso en los últimos años.

“También incluían Fondos mixtos… era una lista de programas que, de suspenderse, habría paralizado a todo el Conacyt; no hay que polarizar el asunto, pero lo que se estaba pidiendo era detener acciones que habrían afectado a un gran número de académicos, catedráticos e investigadores”, dijo en entrevista posterior a la ceremonia.

“Al darse a conocer la solicitud, todo mundo se preocupó, después vino la carta aclaratoria que ratificaba la anterior. Finalmente, el Conacyt explicó que las convocatorias no se detendrían, lo cual es lo correcto, puesto que no es que se comprometieran los fondos que se ejercerán los próximos años.
Por ejemplo, las Cátedras Conacyt es un compromiso de financiamiento por 10 años, periodo que va más allá del próximo año”.

Dijo además que la AMC y otros organismos del sistema están dispuestos a apoyar al próximo equipo de Conacyt y que siempre pugnará porque se mantengan los programas que funcionan, en cambio se manifestarán en contra de un borrón y cuenta nueva que suspenda la continuidad de lo avanzado. Mientras tanto, apuntó, “hay que tener paciencia y ver lo que se hace”.

PREMIACIÓN. Por otra parte, en una ceremonia realizada en el Alcázar del Castillo de Chapultepec, cinco científicas mexicanas fueron distinguidas con las Becas para las Mujeres en la Ciencia L’Oréal-Unesco-AMC-Conacyt en su décimo segunda edición.

Se trata de Adriana Pérez González, Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa; Karla Itzel Vázquez Santillán, Instituto Nacional de Medicina Genómica; Laura Elisa Ramos Languren, Facultad de Psicología, Universidad Nacional Autónoma de México; Emma Patricia Gómez Ruiz, Facultad de Ciencias Biológicas, Universidad Autónoma de Nuevo León; y Rocío Berenice Domínguez Cruz, Centro de Investigaciones en Materiales Avanzados, Chihuahua. Adicionalmente asistió Selene Fernández, investigadora del Langebio- Cinvestav, quien este año obtuvo la beca internacional Rising Talent.

Domínguez Cruz habló a nombre de sus compañeras y destacó que no obstante ser una profesión con muy poca representación en México, ser investigadora le ha abierto muchos caminos y oportunidades, sin importar las limitaciones que se le atraviesen.

“Cada una de nosotras, con su historia particular, combina las tareas de hijas, hermanas, esposas y en algunos casos madres con el ejercicio de una profesión que nos apasiona: la ciencia; no obstante, debido a los modelos que aún prevalecen en nuestra sociedad, en mayor o menor medida hemos padecido también la discriminación de nuestras ideas y el cuestionamiento de nuestras capacidades por el hecho de ser mujer. Estos obstáculos, aunque reales, no han sido determinantes para nuestro progreso”.

Imprimir