¿Logrará el nuevo Presidente abatir la corrupción? - Maria Elena Álvarez de Vicencio | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 13 de Octubre, 2018
¿Logrará el nuevo Presidente abatir la corrupción? | La Crónica de Hoy

¿Logrará el nuevo Presidente abatir la corrupción?

Maria Elena Álvarez de Vicencio

Los mexicanos hemos aprendido a vivir con la corrupción, la cual nos viene desde muy atrás, desde la Colonia, y ha sido adoptada por los funcionarios públicos de todas las épocas y además, quien no lo hiciera, pensaría que está en desventaja y, lejos de ser reconocido por honesto, sería considerado como poco listo.

Cada sexenio se ha anunciado el establecimiento de nuevas medidas para combatir este flagelo de la corrupción. Todos los Presidentes, en sus campañas y desde los primeros días de su gobierno, declaran y proponen soluciones que aplicarán con ese fin. Si vienen de la oposición prometieron castigo para los culpables del saqueo, pero poco a poco el tema se desdibuja y las medidas ofrecidas o no se aplican, o son neutralizadas con nuevas estrategias y acciones que finalmente logran no sancionar a los corruptos. (Chihuahua actualmente ha sido una excepción).

La realidad es que buena parte del presupuesto público, federal, estatal y municipal ha sido desviado o a gastos de campaña del partido oficial o a las cuentas personales de los gobernantes y de sus colaboradores.

En cada caso de corrupción finalmente se le apuesta al olvido, se aguanta el revuelo de los primeros días y como una nueva nota mata la anterior, el tiempo las va borrando todas.

En el sexenio que está por terminar se denunciaron fraudes por cantidades que superan cualquier imaginación; los nuevos gobernadores hicieron denuncias y lograron hasta encarcelar a algunos funcionarios, pero la maquinaria judicial oficial ha ido logrando minimizar las cifras y darles salida a los juicios con múltiples arreglos que logran resarcir algo de lo robado, pero finalmente los culpables gozarán de libertad y de lo mal habido.

Una de las principales propuestas del nuevo Presidenta ha sido el abatir la corrupción a todos los niveles. Los ciudadanos ya no esperan que se recupere lo saqueado y que se castigue a los culpables, pero lo que sí deseamos todos, es que eso cambie; que los presupuestos se utilicen sólo para lo que se aprobó por el Poder Legislativo y que los gobernantes, al terminar su cargo, no hayan multiplicado su fortuna con negocios a costa del empobrecimiento de los ciudadanos a quienes ofrecieron servir.

El combate a la corrupción que el nuevo Presidente ha tomado como principal bandera, y el propósito de austeridad que ha difundido, no genera grandes esperanzas debido a la larga experiencia de corrupción hecha costumbre. No se ha vuelto a saber sobre la norma Tres de Tres que no es la panacea, ya que nadie garantiza que lo que se declare sea totalmente cierto; sin embargo, es un paso importante que ayudará a detectar falsedad en las informaciones y, si hay voluntad, a la aplicación de sanciones. También será útil para que quien dé una información falsa, no pueda ocupar el puesto. La violación a las leyes siempre deberá tener consecuencias.

Las leyes ya aprobadas para abatir la corrupción tendrán que ser efectivas y sobre todo habrá de lograrse la eliminación de la impunidad, ya que lo que mantiene una conducta es el resultado que se obtiene con ella y los corruptos sólo han obtenido beneficios, nunca castigos. Las nuevas leyes tendrán que lograr revertir estas prácticas.

Las propuestas del Presidente Electo hacen abrigar la esperanza de que se abata la corrupción. Sería una gran decepción para los mexicanos el que no se cumpliera y un gran daño para el país el continuar con el desvío de recursos que es una de las causas de la gran desigualdad que existe en muchas zonas del país.

 

Doctora en Ciencias Políticas
melenavicencio@hotmail.com

Imprimir

Comentarios