“Es momento de rescatar el polígono Lagunilla-Garibaldi-Teatro Blanquita”: Néstor Núñez | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 16 de Octubre, 2018

“Es momento de rescatar el polígono Lagunilla-Garibaldi-Teatro Blanquita”: Néstor Núñez

El morenista asegura que abrirá las puertas de la zona al comercio establecido, a la cultura y a actividades públicas para atraer a los capitalinos y a los turistas. Buscará potenciar las colonias Santa María la Ribera y Guerrero; adelanta que recuperará Atlampa, zona de mayor marginación en el territorio

“Es momento de rescatar el polígono Lagunilla-Garibaldi-Teatro Blanquita”: Néstor Núñez  | La Crónica de Hoy

Néstor Núñez, alcalde de Cuauh­témoc, sabe que el tema seguridad es el talón de Aquiles en su territorio, por lo que ya tiene en proceso diversas acciones encaminadas a la prevención.

En entrevista con Crónica, el alcalde morenista dice que uno de los proyectos principales de su administración será el rescate del polígono Lagunilla-Garibaldi-Teatro Blanquita.

Ahí, explica, abrirá las puertas al comercio establecido, a la cultura y a actividades públicas para atraer a los capitalinos y a los turistas.

Dice que la zona tiene que dejar de ser insegura para beneficio de los habitantes de la Cuauh­témoc.

“La problemática de la seguridad es grande, a pesar de que es una demarcación pequeña, por que aquí tenemos la mayor parte de la población flotante: turismo, vecinos, comercio y cualquier cosa que pase es como si se potenciara mil veces más”, comentó. 

Otra de las zonas que necesitan una recuperación importante es la colonia Atlampa, “la única de mayor marginación y debe ser recatada, incluso a Claudia Sheinbaum le interesa intervenir esta zona”; de igual forma se buscará potenciar Santa María la Ribera y la Guerrero.

—¿Cómo encontró la demarcación?; ya lleva 15 días como alcalde—se le pregunta.

—Encontramos una administración en orden. Tuvimos un proceso de transición tranquilo, ordenado y solidario por parte del gobierno delegacional saliente, nos dieron oportunidad de revisar y atender dudas que en otros procesos de transición no se habían hecho, porque eran procesos que se hacían en los mismo partidos y había un entendimiento de que no se le mueva a la información.

—¿Cuál será el reto como alcalde de la Cuauh­témoc?

—El reto ahora es mayúsculo, se recuperan facultades que se tuvieron en algún momento como delegación y se asumen nuevas.

Hay una condición administrativa distinta, algo por ejemplo que podemos hacer es el nombramiento de nuestro organigrama completo, tenemos autonomía sin que Finanzas nos opine y nos da una condición de operatividad más positiva.

El tema de mayor preocupación de los vecinos de la Cuauhtémoc, y que creo que de toda la ciudad y de todo el país, es la seguridad, sigue siendo un tema que no pasa en su ámbito correctivo de policías, patrullas, cámaras de seguridad, todavía no pasa por aquí.

Ese mando sigue estando en la Jefatura de Gobierno, es un mando único pero sí nos toca a nosotros todo el tema de prevención y hay mucho qué hacer en iluminación, ordenamiento de la vía publica, protección civil, cultura, que creemos que puede ayudar a destrabar la problemática.

Y otro tema que nos tocará procesar será la desaparición del Invea y de los procesos de construcción de las demarcaciones.

—¿La prioridad en Cuauhtémoc es regresar la seguridad?

—Sin duda alguna. La problemática que tenemos de seguridad es muy grande. Somos una demarcación territorial relativamente pequeña, pero tenemos una población residente de 532 mil y una población flotante de entre 4 y 5 millones de personas al día.

Cualquier cosa que pasa en la Cuauhtémoc se eleva, la población que tenemos es de casi 2 millones, más los que pasan, y cualquier tema es importante porque a los de otras demarcaciones los asaltan en Cuauhtémoc.

El tema de seguridad es un reto muy importante y a la alcaldía nos toca el tema de prevención. Nosotros no tenemos un estado de fuerza policiaca a la orden de la alcaldía, pero sí tenemos las posibilidades de intervenir con la prevención.

Estamos apostando en un tema fundamental para la prevención del delito: es de caminos seguros, es decir que esté bien pavimentado, iluminado por la noche, que esté libre de obstáculos de lo que podría ser comercio de la vía pública y todas estas cosas que podemos hacer y que nos tocan a nosotros las vamos a atender.

Lo que también ayuda es una calle viva, con vecinos acompañando y con festivales culturales que se harán prácticamente 30 semanas al año.

Nuestra perspectiva en intervención es con la prevención y coordinación absoluta con la Jefatura de Gobierno y Claudia Sheinbaum porque hay que atender temas de denuncias o patrullaje en zonas.

—¿Cómo recuperar Garibaldi que ha sido intervenida varias veces?

—No hay que intervenir sólo Garibaldi. Por supuesto, tenemos que hacer tiros de precisión, pero deben ser políticas públicas que tengan un impacto más allá de este caso, una plaza turística cultural como lo es ahora Garibaldi.

Nosotros estamos planteando con la doctora Claudia Sheinbaum la intervención de todo el polígono de rescate Lagunilla, Garibaldi y Teatro blanquita.

Es decir, estamos hablando de entrarle a un tema más amplio, de entrarle con un corredor comercial, turístico y económico.

Es un triángulo que está justo entre Paseo de la Reforma, Eje 1 Norte y Avenida Allende, estamos planteando la recuperación que incluye el Deportivo Guelatao, que está a la mitad, y está el Mercado Lagunilla Ropa, Lagunilla Muebles, la Plaza de Garibaldi, el Callejón del 57 y República de Cuba, que se ha convertido en un gueto de la diversidad sexual, el Mercado 2 de Abril, el Teatro Blanquita, Teatro Hidalgo y la zona del Metro Hidalgo.

Es una intervención grande la que queremos hacer para recuperar la zona.

En Garibaldi es mucho lo que tenemos que hacer y hemos tenido un diálogo con locatarios, con comercio formal y mariachis para la recuperación del quiosco.

Hay molestia con el permiso del Museo del Tequila, porque le quitó visibilidad a la plaza y hay cosas que podemos intervenir que mejoren las condiciones en todos los sentidos.

—¿Qué pasará con el comercio informal que se encuentran en diferentes partes de la demarcación?

—Regularizar y reordenar. Lo primero que te diría es que ahí hay varios derechos fundamentales que hay que lograr que convivan en la vía pública, lo segundo es que las normas y leyes que existen en el tema son de 1951, en ese tiempo el desarrollo urbano no era lo que es hoy. Y un reglamento que decía qué podías hacer en la vía pública no tiene nada que ver con lo que tenemos hoy en la Cuauhtémoc.

Necesitamos una legislación y le vamos a entrar a la regularización y reordenamiento de los que están dados de alta en el Sistema de Vía Pública y lo queremos hacer con sistema.

A eso me refiero, a que no sólo se darán de alta y no se vuelve a ver a las autoridades, se tratará de que debe haber un pago al corriente y se debe cumplir con las normas básicas de higiene, protección civil, respeto y más. Y que los vecinos estén familiarizados con ellos para que informen quién sí está regularizado y quién no.

—Claudia Sheinbaum ha señalado que la capital necesita un mantenimiento en la infraestructura, ¿qué tipo de intervención se le dará a Cuauhtémoc?

—La Cuauhtémoc es la alcaldía con la infraestructura urbana más vieja del país.

Aquí tenemos inmuebles y drenaje de 1800, de 1914, los vecinos de la Hipódromo Condesa me enseñaron unas válvulas del año 1904.

La infraestructura es vieja y vamos a hacer todo lo que podamos, fundamentalmente drenaje, cambio de tuberías y queremos meter programas sociales de intervención de predios de alto riesgo.

Revisar la instalación de cisternas para evitar desabasto de agua no tan caótico como el que se aproxima a finales de mes.

Imprimir