Disputas culturales - José Carlos Castañeda | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube
Disputas culturales | La Crónica de Hoy

Disputas culturales

José Carlos Castañeda

Acaba de publicarse un nuevo libro de Guillermo Sheridan, Paseos por la calle de la amargura, donde reúne un conjunto de artículos o ensayos breves sobre temas políticos y culturales con gran actualidad. En sus capítulos desfilan los protagonistas de la vida cultural mexicana en un carrusel de imágenes literarias. En el marco de una investigación histórica, su espíritu crítico y su sentido del humor ofrecen desempolvar polémicas olvidadas y desacralizar mitos persistentes. En su mapa de la cultura nacional, los protagonistas tienen pasiones desaforadas y retruécanos políticos inconfesables. Como muestra menciono tres momentos que más allá del apunte periodístico o anecdótico, retratan los comportamientos de aquellas figuras literarias atrapadas en sus conflictos morales o en su compromiso político.

Primero, “Algunas aventuras de la CIA en México”, donde retoma las incursiones del espionaje norteamericano y las tribulaciones de la novelista Elena Garro. Sus ensayos aportan nueva información sobre esta extraña colaboración entre la escritora y los informantes de la agencia norteamericana. Un dato conocido, con una nueva revelación. Sheridan dedica uno de sus textos a reproducir el perfil de la escritora tal y como lo describen los informantes de la CIA:

“En la mañana, Elena suele despertar deprimida y en estado de ansiedad. Es raro el día en que no ‘descubre’ algún acto de malicia o persecutorio contra ella o su hija; o bien un acto de vandalismo del sobrino Jesús, quien habría roto a propósito los lentes de Helena, o destruido unas porcelanas de Moisson, o tirado unos recortes, o descompuesto el calentador. Sentirse rodeada de maldad o de enemigos le parece natural”. Para los analistas de la agencia, las confesiones o testimonios de Garro eran poco fiables; incluso, la llaman mitómana.

Otro de los hallazgos del libro es una carta de Elena Garro, fechada el 4 de octubre de 1968, donde pretende responsabilizar a Lázaro Cárdenas, “el hombre que expropió el petróleo”, de la organización de un complot para impedir que Luis Echeverría se convirtiera en el candidato del PRI a la Presidencia de la República. “Se organizó entonces el grupo fuerte de políticos y se organizaron las fuerzas de choque comunistas. Éstas van desde líderes, escritores, el Rector de la Unam hasta los jóvenes entrenados en Cuba y traídos a Mex (sic) para ser inscritos en la Universidad y agitar a los estudiantes”.

El segundo capítulo de esta obra relata una relación de desencuentros en una época decisiva para México. Dos intelectuales que frente a la coyuntura política toman caminos diferentes en su relación con el poder. Sheridan recupera la conversación epistolar entre Octavio Paz y Carlos Fuentes durante el final del gobierno de Díaz Ordaz y el inicio de la administración de Luis Echeverría.  Este diálogo político entre dos escritores revela los dilemas del compromiso intelectual. ¿Cuál debe ser papel del escritor ante el poder? ¿Cuál es la responsabilidad ética de apoyar a un gobierno? ¿El escritor debe comprometerse con su ideología o mantener su independencia frente al poder? Carlos Fuentes se muestra como un entusiasta de las ideas de Echeverría, lo considera un nuevo Cárdenas, y reconoce acciones de “apertura” democrática, incluso después del golpe a Excélsior y Plural (revista donde trabajaba Paz) continúa defendiendo a Echeverría. En tanto, tras su regreso a México, Octavio Paz toma un camino contrario. Carlos Fuentes fue embajador en Francia en el periodo del echeverrismo y Paz elige tomar distancia del poder y cuidar un espacio de independencia frente a las tentaciones de la burocracia gubernamental. Este dilema seguirá presente en sus vidas, hasta la ruptura definitiva, cuando Enrique Krauze publica en Vuelta un ensayo titulado “La comedia mexicana de Carlos Fuentes”.

Por último, un apartado de casi literatura fantástica: las incursiones de los espías soviéticos para rescatar a Mercader, el asesino de Trotsky, de Lecumberri. Muy recomendable lectura para descubrir cómo la literatura o los escritores son parte de la vida secreta de las naciones. 

 

Twitter: @ccastanedaf4

Imprimir

Comentarios

Columnas anteriores