Por los migrantes, con alguien quedará mal el gobierno mexicano - Miguel Ángel Rivera | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube
Por los migrantes, con alguien quedará mal el gobierno mexicano | La Crónica de Hoy

Por los migrantes, con alguien quedará mal el gobierno mexicano

Miguel Ángel Rivera

Toda persona tiene derecho para entrar en la República, salir de ella, viajar por su ­territorio y mudar de residencia, sin necesidad de carta de seguridad, pasaporte, salvoconducto u otros requisitos semejantes. El ejercicio de este derecho estará subordinado a las facultades de la autoridad judicial, en los casos de responsabilidad criminal o civil, y a las de la autoridad administrativa, por lo que toca a las limitaciones que impongan las leyes sobre emigración, inmigración y salubridad general de la República, o sobre extranjeros perniciosos residentes en el país.

“Toda persona tiene derecho a buscar y recibir asilo. El reconocimiento de la condición de refugiado y el otorgamiento de asilo político, se realizarán de conformidad con los tratados internacionales. La ley regulará sus procedencias y excepciones”.
Así dice el Artículo 11 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y este mandato está en el centro del conflicto generado por la caravana de ­migrantes originada en Honduras y que ya llegó a territorio mexicano, con el propósito de trasladarse a Estados Unidos, cuyo gobierno, encabezado por el multimillonario Donald Trump, está decidido a impedirles el paso.

El gobierno mexicano, encabezado por Enrique Peña Nieto, está un un dilema, pues Estados Unidos, en particular su beligerante presidente, Donald Trump, amenaza con tomar represalias en caso de que no se impida el paso de los migrantes. Aunque en apariencia mantuvo un ánimo negociador, el secretario de Estado de la Unión Americana, Mike Pompeo, estuvo en nuestro país para conocer la posición de las autoridades mexicanas, el gobierno saliente y el venidero y, por supuesto, para confirmar el rechazo de su gobierno al ingreso de los migrantes que, según Trump, son delincuentes.

Pero, como lo establece nuestra máxima ley, el derecho de tránsito debe ser respetado. Por eso, las policías mexicanas no pudieron recurrir a la fuerza y los migrantes, obviamente bien asesorados, pudieron rebasar las débiles barreras colocadas por las autoridades nacionales.

El secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray Caso, aunque advirtió en un momento que las mujeres y los niños son utilizados como “carne de cañón” informó que, lejos de recurrir a la fuerza, el gobierno  mexicano procurará respetar los derechos humanos de los migrantes y, en particular, cuidar la seguridad de las personas más vulnerables, como los niños, mujeres y ancianos.

A pesar de las presiones, en conferencia de prensa conjunta con Pompeo, Videgaray afirmó que “la política en materia migratoria la define México así como la política migratoria de Estados Unidos, la define Estados Unidos”. 

“Somos países amigos, somos socios, somos vecinos y somos países soberanos”, reiteró Luis Videgaray.

Pompeo, por su parte, se pronunció porque México detenga la caravana y dijo que en su país estarán atentos a lo que hará nuestro país para detenerlos. 

El presidente electo Andrés Manuel López Obrador, insistió en la propuesta que hizo a Trump: un programa de inversión para el desarrollo de los países de Centroamérica, a fin de crear condiciones para que sus ciudadanos encuentren empleo y bienestar en sus lugares de origen y no tengan que emigrar.

El resumen de todo esto resultará desagradable para México: con nadie va a quedar bien, cualquiera que sea el destino de los miles de migrantes, sea que lleguen a Estados Unidos o se queden en territorio nacional.

 


riverapaz@prodigy.net
riparacangel@hotmail.com

Imprimir

Comentarios

Columnas anteriores