De arreglar fugas de agua, no se necesitaría del Sistema Cutzamala | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

De arreglar fugas de agua, no se necesitaría del Sistema Cutzamala

Causa: La cantidad desperdiciada es mayor a la que se trae de este sistema, señala Manuel Perló, especialista de la UNAM. Recibirá mantenimiento urgente por lo que se disminuirá el suministro del líquido a fin de mes.

Píe de Foto: El sistema Cutzamala no recibe el mantenimiento mínimo que requiere anualmente. (Archivo)

Que el anunciado corte del suministro de agua este fin de mes sirva a los capitalinos para tomar conciencia sobre el grave problema de escasez que se avecina en los próximos años. Manuel Perló Cohen, especialista en sistemas hídricos del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, refirió lo anterior en conferencia con motivo de los cortes parciales y totales del 31 de octubre al 3 de noviembre en gran parte de las alcaldías de la capital.

Este corte se deberá a los trabajos de mantenimiento del sistema Cutzamala, que abastece un 25 por ciento del suministro hídrico del Valle de México. Se sustituirá un tubo de acero que sale de una de las plantas hacia los grandes centros de distribución de Toluca y la CDMX. Éste no había recibido mantenimiento en 40 años y ya estaba presentando fisuras; desde el 2009, el Instituto de Ingeniería de la UNAM alertó sobre este problema, señaló el académico.

Los pobladores de la zona metropolitana del Valle de México son tan dependientes del Cutzamala y Lerma porque hemos drenado los acuíferos de sus cuencas, lo que genera su hundimiento. Pero aún así, el sistema de distribución pierde del 35 a 40 por ciento del total del agua que se trae de todos lados, “perdemos más agua en fugas que la transportada por el Cutzamala”.

Se pierden alrededor de 22 metros cúbicos por segundo y del Cutzamala se traen 15 metros cúbicos por segundo. “Si elimináramos las fugas dejaríamos de traer agua del Cutzamala, así de dramático. Sin embargo, el agua que traemos a costos elevados la desperdiciamos en 40 por ciento”.

Si se redujera el desperdicio en 50 por ciento, agregó, tendríamos 10 metros cúbicos de agua por segundo adicionales en la CDMX, con lo que se dejaría de importar una parte del Cutzamala, sobreexplotar los acuíferos y dotar de agua a población que no tienen acceso al agua o es de mala calidad, como Iztapalapa y otros municipios.

MANTENIMIENTO. El especialista explicó que los cortes al suministro han aumentado en el tiempo, lo cual no es casualidad, puesto que hay razones muy fuertes por las que el sistema Cutzamala no aporta la cantidad de agua que debería, que es de alrededor de unos 15 metros cúbicos por segundo. “Además, el sistema necesita suspender su funcionamiento continuamente para hacer obras correctivas y de mantenimiento”, el cual no ha recibido en muchos de sus componentes desde que fue construida, en 1982.

El sistema opera con grandes pérdidas y grandes subsidios, añadió, puesto que el costo del suministro anual es de alrededor de siete mil 700 millones de pesos, en tanto que sólo recauda dos mil 220 mdp, el resto es subsidiado.

“No hay suficientes recursos para su mantenimiento, siempre hay un déficit permanente, en el periodo 2014-2018 el plan de inversiones para resolver los problemas ascendía a 29 mil millones de pesos, que no se invirtieron; el sistema debería de tener una inversión al año, al menos, dos o tres mil millones sólo para funcionar correctamente, pero no la tiene”.

El volumen fijo del sistema, agregó, no va a aumentar, al contrario se prevé que se reduzca debido al cambio climático, por lo que se tendrá que redistribuir entre la población, la cual aumenta. “Por si fuera poco, se han realizado estudios que refieren que los efectos del cambio climático ocasionarán una posible disminución en la captación de precipitación en las presas del 10 al 17 por ciento”.

Esto generará más conflictos y enfrentamientos con los más de 700 mil habitantes que viven a lo largo de los 14 municipios del Estado de México y Michoacán por los que atraviesa el sistema, el 40 por ciento de ellos en pobreza, acotó.

Pero además, el agua que llega es cada vez de menor calidad y requiere mayor tratamiento de potabilización debido al deterioro de las presas. “Esto puede provocar problemas serios en el futuro”. El científico apuntó que se han documentado desechos de fármacos de descargas en agua residuales y otros contaminantes que en conjunto con los problemas técnicos por falta de mantenimiento, hacen insostenible el sistema en el futuro.

Pero eso no es todo, el sistema también tiene sus propios huachicoleros, señala, ya que se han contabilizado alrededor de mil 400 tomas ilegales de agua en el Cutzamala, principalmente en regiones alejadas, donde incluso la vida de los supervisores corre peligro, dijo Perló.

“Debemos entender que el problema del agua en el valle de México no sólo tiene que ver con el Cutzamala, sino que al traer el agua de forma poco sostenible generamos un problema en otra región del país, aún cuando nosotros ya tenemos el problema aquí. Esperemos que estos días de escasez sean también de reflexión y de análisis, concientización y discusión sobre los problemas del agua y el futuro.

“Es importante de que se haga conciencia y las autoridades no sólo respondan a corto plazo y generen las políticas públicas adecuadas. Tenemos mucha agua, pero está mal utilizada y manejada, sin visión de mediano y largo plazo”.

Imprimir