Cerveza artesanal - Wendy Garrido Granada | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube
Cerveza artesanal | La Crónica de Hoy

Cerveza artesanal

Wendy Garrido Granada

La cerveza es una compañera de vida. Está presente en muchos de nuestros momentos más memorables. En México nos acostumbramos principalmente a dos marcas que tienen una gama limitada de tipos de cerveza de buena calidad y con la ventaja de ser relativamente económicas, en comparación con cervezas importadas.

Sin embargo, desde hace algunos años la cerveza artesanal ha resonado en nuestros oídos. Se ha ido apropiando de espacios y ha tenido un crecimiento importante de al menos el 25 por ciento. Calificar de moda la cerveza artesanal es ya ser burdo e ignorar el esfuerzo de un movimiento a nivel mundial que está explorando, interpretando y reinterpretando la diversidad de los estilos de cerveza.

México está apostando, desde hace más de quince años, entrar a esta cultura cervecera que busca ampliar e innovar en sabores, aromas, texturas, tonalidades y hasta la densidad de la espuma. Pero para los productores no ha sido sencillo. Si hay algo que reconoce a la cerveza artesanal mexicana es su precio: es cara, carísima, en comparación con la cerveza comercial producida en el país o incluso con cerveza artesanal importada.

Lo artesanal es un espíritu que trata de enfrentar a las grandes producciones comerciales. Es un espíritu que respeta los ingredientes básicos: agua, malta, lúpulo y levadura y que incorpora otros elementos sólo para destacar y crear otras experiencias en los sentidos. Pero nunca utiliza arroz o maíz para abaratar sus costos de producción como muchas de las grandes empresas cerveceras.

El precio de la cerveza artesanal mexicana es elevado por los impuestos y aranceles. Los productores pagan un 25 por ciento de aranceles por la importación de malta de cebada y hasta un 35 por ciento de impuesto especial sobre producción y servicios (IEPS).

De acuerdo con la Asociación de Cerveceros de la República Mexicana (Acermex), citada por el periódico Milenio, “en otros mercados como Estados Unidos, la cerveza  comercial paga alrededor de 2.50 pesos por litro y la cerveza artesanal paga 1.24 por litro. En México, la cerveza comercial paga alrededor de 3.50 pesos el litro, y la cerveza artesanal entre 10 y 12 pesos por litro”.

Es decir, mientras que en Estados Unidos la cerveza artesanal paga la mitad de impuestos en relación con la comercial, en México la artesanal paga lo triple de impuestos que la cerveza comercial.

Afortunadamente los cerveceros mexicanos se han organizado para contrarrestar esta política económica que pone en desventaja a cualquier productor cervecero en relación con las dos grandes compañías que operan en México.

Actualmente hay una propuesta del PAN en el Senado para reformar la Ley del Impuesto Especial sobre producción y servicios (IEPS) para sustituir el gravamen que se aplica actualmente a la cerveza artesanal y establecer una cuota fija de 4.25 pesos por cada litro comercializado, similar al esquema que se emplea para los refrescos.

Asimismo, existe una propuesta en la Cámara de Diputados impulsada por el PES, Morena y PT para también reformar el IEPS y apoyar al crecimiento del sector de la cerveza.

Ojalá las propuestas avancen y que México pueda entrar de forma más equitativa a una cultura cervecera.

 

Twitter: @wendygarridog
wengarrido@gmail.com

Imprimir

Comentarios