Tras comicios, EU vuelve a la rutina con otro tiroteo y 11 jóvenes muertos | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 08 de Noviembre, 2018

Tras comicios, EU vuelve a la rutina con otro tiroteo y 11 jóvenes muertos

Exmarine abre fuego durante fiesta en un bar en el cuarto condado más seguro de EU. Un policía, a días de jubilarse, también murió. Donald Trump, satisfecho por la rapidez con la que actuó la policía.

Tras comicios, EU vuelve a la rutina con otro tiroteo y 11 jóvenes muertos | La Crónica de Hoy
Un joven llora junto al bar de california donde se produjo el tiroteo. En la esquina, el autor de la matanza, el exmarine Ian David Long.

Estados Unidos amaneció ayer con una nueva matanza a tiros, dos días después de las elecciones de medio mandato y apenas doce días después de la última masacre a tiros, la ocurrida en el interior de una sinagoga de Pittsburgh (Pensilvania), donde un neonazi mató a once personas.

El tiroteo de ayer ocurrió poco antes de la medianoche en un bar de Thousand Oaks, localidad del condado californiano de Ventura, el cuarto más seguro del país.

El asesino, Ian David Long, un exmarine de 28 años, entró a las 23:20 horas en el Borderline Bar & Grill, encapuchado y vestido completamente de negro, disparando primero al portero y luego a la cajera del club. Una vez en su interior, lanzó una granada de humo y se puso a disparar indiscriminadamente contra los jóvenes, en su mayoría universitarios de tres campus cercanos, provocando escenas de pánico.

Uno de los jóvenes que logró huir alcanzó a avisar a un policía que estaba poniendo una multa a un coche. El agente Ron Helus, número dos del sheriff del condado, acudió al recinto y murió segundos después, tras ser tiroteado por el exmarine. Helus llevaba 29 años trabajando en el cuerpo y planeaba jubilarse en breve.

Poco después, el exmarine, que usó una pistola comprada legalmente, una Glock calibre 45 con un cargador especial con capacidad para disparar más balas de lo normal, se asestó un tiro cuando llegaron nuevos agentes.

“No paraba de disparar”. “Tiró granadas de humo por todas partes. Vi cómo apuntaba por la espalda a la chica que estaba en la caja registradora. No paraba de disparar”, dijo John Hedge, que logró sobrevivir al tiroteo.

Por ahora se desconocen los motivos que llevaron a Long a actuar de esta manera, aunque un vecino de la casa donde el exmarine vivía con su madre, Richard Berge, de 77 años, declaró que “la madre es una mujer muy dulce pero tenía muchos problemas con su hijo. Sé que había destrozado la casa”.

Por su parte, el sheriff del condado, ­Geoff Dean, dijo sobre su compañero muerto que “lo dio todo por el cuerpo”. “Esta noche, como le dije a su esposa, murió un héroe”, dijo conmovido.

Trump, satisfecho con la policía. Quien estuvo lejos de mostrarse conmovido por esta nueva matanza de jóvenes, o al menos enfurecido por la epidemia de armas que asola EU, fue el presidente Donald Trump, quien dedicó su primer mensaje en Twitter a felicitar a los agentes que se enfrentaron al asesino.

“Gran valentía mostrada por la policía. La Patrulla de Carretera de California estaba en la escena de los hechos en tres minutos, y el primer agente en entrar disparó en numerosas ocasiones. Ese ayudante del sheriff murió en el hospital”. Luego, recurrió al habitual “Dios bendiga a todas las víctimas y familiares de las víctimas”, dando así por cerrada esta nueva tragedia.

El tiroteo de Thousand Oaks es el peor ocurrido este año, desde la tragedia en Parkland (Florida) hace nueve meses, cuando un exalumno mató a 17 personas en la escuela secundaria Stoneman Douglas.

Los siete tiroteos más graves registrados en Estados Unidos en 2018 antes del de Thousand Oaks suman 53 víctimas mortales.

Imprimir