La red de código de barras de la vida - Conacyt - | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube
La red de código de barras de la vida | La Crónica de Hoy

La red de código de barras de la vida

Conacyt -

CIBNOR

 

La incidencia de infecciones por virus transmitidas por mosquitos como el dengue y el chikungunya ha aumentado en la última década y es probable que la tendencia al alza continúe sin estrategias adecuadas de control de vectores. Aún más preocupante es la reciente epidemia de zika, que se suma a la carga de la enfermedad. La situación es alarmante ya que casi la mitad de la población mundial está infectada con un patógeno transmitido por mosquitos, incluidos los arbovirus.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, “el dengue es la enfermedad vírica transmitida por mosquitos que más rápidamente se propaga en el mundo. En los últimos 50 años, la incidencia se ha multiplicado por 30; el ámbito geográfico se ha extendido a nuevos países y, en el decenio actual, la enfermedad ha trascendido de entornos urbanos a medios rurales. Más de 2 mil 500 millones de personas están expuestas al riesgo de contraer dengue y cada año se producirían entre 50 y 100 millones de infecciones”.

En la Red Temática Código de Barras de la Vida (MEXBOL), se observó una ventana de oportunidad para participar en la búsqueda de solución a problemas nacionales de salud como los relacionados con las especies de vectores transmisores de enfermedades. Éstos son problemas socioeconómicos de salud pública que pueden ser abordados desde distintos ángulos.  Uno es a través del estudio de la biología y ecología de vectores, para ello se requiere de la identificación precisa de las especies presentes en las áreas de incidencia de las enfermedades. Una iniciativa de importancia en Conacyt se dirigió hacia la resolución de problemas nacionales enfocados al tema de salud, tomando en consideración este tema al interior de la Red (MEXBOL); de esta forma, se basó en el fortalecimiento a la vinculación institucional para conformar el grupo de investigación sobre Código de Barras de la vida que posibilitara la identificación precisa de los vectores de enfermedades en México. El uso de aproximaciones moleculares (creación de Código de barras) para la identificación de estos vectores y realizar estudios taxonómicos sobre ellos e identificación es de capital importancia en los programas de control y vigilancia epidemiológica. Resulta importante destacar que los laboratorios que han obtenido información genética de los vectores de México son: el Laboratorio de Biomedicina Molecular del Centro de Biotecnología Genómica del Instituto Politécnico Nacional (Cd. Reynosa, Tamaulipas), el Laboratorio de Biología Molecular del Departamento de Parasitología de la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro Unidad Laguna (Torreón, Coahuila), el Departamento de Virología de la Agencia de Salud Animal y Vegetal en Surrey, Inglaterra, y el nodo Código de barras CIBNOR, por citar algunos.

En la Red MEXBOL se ha conformado un grupo de profesionales que tiene interés en el estudio de artrópodos (como mosquitos, garrapatas, etc.) vectores de enfermedades de importancia en salud pública humana. ( Una de las líneas de investigación de este grupo es conformar un banco genético de los grupos taxonómicos de vectores en México que sirva como referencia a los técnicos de salud para la identificación de los vectores a través de pruebas de ADN.  El proceso de obtención de información inicia con la recolecta de especímenes, su montaje e identificación taxonómica (Figs. 1-2). Finalmente, se obtiene su identificación molecular y se registra en plataformas de información genética como BOLD (Figs. 2-3). 

La meta es obtener una biblioteca genética de los vectores de México que sirva de base para los programas de control y combate de estos vectores. Aproximadamente existen 255 especies de mosquitos en México, existiendo distintas interrogantes a atender, como son la distribución geográfica de estos mosquitos en el país y su estacionalidad, cuáles son las especies más importantes desde un punto de vista epidemiológico, que especies están involucradas en los sitios de transmisión y por ende, a cuáles especies se deben dirigir las estrategias de control. La participación de taxónomos para identificar adecuadamente a estas especies es imprescindible. Además, la metodología para el procesamiento taxonómico del material biológico es demasiado tardado, por lo que es importante disponer de nuevos métodos que permitan a un técnico de salud conocer qué especie de mosquito viven un lugar determinado. Esto se realiza recolectando ejemplares en el campo, los que se trasladan a un laboratorio especializado para hacer la prueba de ADN y después realizar la identificación taxonómica. Al conocer la identidad específica, se responden preguntas para el investigador sobre la biología, ecología y epidemiología de los vectores. Por ejemplo, en los estudios de arbovirosis se identifican los vectores, sus ingestas sanguíneas y los arbovirus que ellos transmiten. Esto permite la vigilancia entomo-virológica que es la base para estudios de competencia vectorial (capacidad de los vectores para transmitir o no una especie de arbovirus).

Como referencia, durante el 2017 se procesaron214 ejemplares de vectores recolectados en diferentes estados de la República mexicana.  En ese año, la tasa de éxito en nuestras PCRs (amplificación del ADN) llevadas a cabo en CBG-IPN fue del 54.6% (117 positivas de 214 muestras examinadas), mientras que la tasa de éxito en secuenciación de los productos de PCR fue de 100%.

El registro histórico (desde que el grupo inició labores hasta el año 2016) de secuencias generadas es de 723 secuencias pertenecientes a distintos grupos de vectores de México (y algunas especies de España). Se espera que para finales del 2018, nuestro grupo supere el número de mil secuencias de los vectores de México.

Figura 1

Figura 2

Imprimir

Comentarios