De Medio Oriente sólo vemos el conflicto y no su riqueza cultural: Martínez Assad | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

De Medio Oriente sólo vemos el conflicto y no su riqueza cultural: Martínez Assad

Entrevista. El escritor habla de su reciente libro Cruzar el umbral al Medio Oriente, un recorrido por los siglos XIX al XXI que narra el renacimiento de la literatura árabe con Gibran Kahlil Gibran y el interés que despertó la región en viajeros como Mark Twain, el político mexicano José López Portillo y Rojas y el emperador brasileño Pedro II

De Medio Oriente sólo vemos el conflicto  y no su riqueza cultural: Martínez Assad | La Crónica de Hoy

Medio Oriente es una región que despertó el interés de muchos viajeros durante el siglo XIX, ese fue el caso del escritor estadunidense Mark Twain, del político mexicano José López Portillo y Rojas y del emperador brasileño Pedro II, pero también es la región en donde las noticias sobre terrorismo han opacado las obras literarias y  filosóficas escritas por árabes en los últimos años.

Ante ese problema, el escritor Carlos Martínez Assad (Jalisco, 1946) reunió varias de las expresiones culturales creadas en Medio Oriente desde hace tres siglos en el libro Cruzar el umbral al Medio Oriente (editorial Océano), que se presentará el 24 de noviembre a las 17:30 horas en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. 

“El libro es un recorrido del siglo XIX al XXI que incluye momentos significativos como el renacimiento de la literatura árabe con Gibran Kahlil Gibran. Actualmente, la literatura árabe es de una riqueza enorme y poco conocida en español. Mientras en el siglo XIX los viajeros descubrieron Medio Oriente, ahora sólo queremos ver en esa región el conflicto, los terrorismos que ha albergado y de esa manera estamos distorsionando la situación actual”, señala el también académico de la UNAM.

— ¿Le debemos a los viajeros el primer contacto con las letras árabes?

— Hay una costumbre árabe que dice que para madurar hay que salir de la casa, hay que ver el mundo, por eso la idea de cruzar el umbral: hay que salir para poderlo conocer. En efecto, los viajeros con todas las distorsiones de sus visiones han aportado mucho.

Martínez Assad habla en el libro de los viajeros que partieron a Medio Oriente para visitar el Santo Sepulcro de Cristo, “ésta es una constante en el libro porque si hubiera puesto a todos los viajeros que han visitado esa región no terminaría nunca. Decidí que sólo colocaría a los viajeros que dejaron su testimonio al llegar a Jerusalén, pero para estar ahí tuvieron que pasar por Beirut, Siria, Egipto, Jordania”.

Uno de esos viajeros fue el emperador Pedro de Alcántara o mejor conocido como Pedro II de Brasil, un brasileño que seducido por la cultura árabe aprendió su lengua, visitó dos veces la región y al morir se sabe que estaba aprendiendo turco.

“También menciono a Mark Twain y a José López Portillo, los primeros americanos en ir a los países árabes. Mark Twain fue un iconoclasta, no era alguien que compartiera la fe cristiana, al contrario, fue muy sarcástico y crítico, por eso es interesante su visión porque observa a aquella región de manera completamente laica, sin ninguna pretensión”, explica.

Otro autor que refiere Martínez Assad es Eca de Queirós, escritor portugués del siglo XIX conocido en México por su novela El crimen del padre Amaro y de quien el académico mexicano menciona por su novela La reliquia, porque, para escribirla, el autor portugués viajó a Jerusalén con una visión crítica de la religión y del clero católico. 

LENGUA ÁRABE. Aunque no todo es terrorismo en los países árabes, los conflictos han marcado su literatura.

“Vida y muerte es una contradicción que todos llevamos encima, aludo a la muerte en diferentes capítulos, en efecto. Por ejemplo, cuando pienso en lo famosa que es la literatura de Albert Camus relacionada con Argelia y cómo se enfrenta a la muerte del padre en El extranjero, una novela muy importante para Occidente donde se ven las dudas y perplejidad del hombre ante la muerte”, señala Martínez Assad.

Pero el académico de la UNAM precisa que existen autores árabes que han abordado esa complejidad de manera directa, como Tahar Ben Jelloun, Atiq Rahimi y Kamel Daoud.

“Ben Jelloun aborda la muerte de su madre y en el libro hablo de eso hasta llegar a los degollamientos en Palmira hechos por el ejército islámico que sembró terror en la región y causó enormes problemas para que la guerra terminara en Siria”, señala.

Martínez Assad también menciona a un autor contemporáneo que en México tuvo mucho eco con la obra de teatro Incendios, se trata de Wajdi Mouawad, nacido en Beirut en 1968. “Su primera novela se llama Ánima y es el relato del marido de una mujer asesinada brutalmente, la narración incluye varias voces de animales y de cosas inanimadas”.

— ¿Cuál es el lugar de la lengua árabe hoy?

— Es hablada por poco más por 500 millones de personas, es decir, el español lo habla más gente. La mayoría de los autores árabes están recurriendo a las lenguas occidentales para poder expresar lo que pasa en su región o las ideas que quieren contar. Por ejemplo, Amin Maalouf escribe en francés, otros escriben en alemán e inglés, eso también nos abre la perspectiva y es más fácil cruzar el umbral, porque la cultura de Medio Oriente está ahí, aunque no está escrita en árabe.

Imprimir