Fosas clandestinas: numeralia fúnebre - Wendy Garrido Granada | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube
Fosas clandestinas: numeralia fúnebre | La Crónica de Hoy

Fosas clandestinas: numeralia fúnebre

Wendy Garrido Granada

La nueva investigación periodística sobre las fosas clandestinas “A dónde van los desaparecidos” que revela que en México se han encontrado casi 2 mil fosas clandestinas entre 2006 y 2016, tendría que estar haciéndonos repensar el cementerio clandestino en el que habitamos. Tomar las calles por los verdaderos muertos y desaparecidos.

El trabajo realizado por Alejandra Guillén, Mago Torres y Marcela Turati y otras periodistas independientes que cuentan con el respaldo financiero y editorial de Quinto Elemento Lab y publicado en adondevanlosdesaparecidos.org necesita tener resonancia en las personas.

En el país se han encontrado casi mil 978 entierros clandestinos en 24 estados,  una fosa cada dos días, cifra que supera por mucho la información oficial. La investigación también documenta que las fiscalías recuperaron de las fosas “2 mil 884 cuerpos, 324 cráneos, 217 osamentas, 799 restos óseos y miles de restos y fragmentos de huesos que corresponden a un número aún no determinado de individuos”.

“Del total de cuerpos y restos hallados, en diez años de todas las fosas, sólo mil 738 de las víctimas han sido identificadas”.

Los estados que tienen el mayor número de fosas entre el 2006 y 2016 son “Veracruz con 332; Tamaulipas (280); Guerrero (216); Chihuahua (194); Sinaloa (139); Zacatecas (138); Jalisco (137); Nuevo León (114); Sonora (86); Michoacán (76); San Luis Potosí (65)”.

“Veracruz tiene más fosas clandestinas que municipios”, fue el título de una nota del periódico El País que dimensiona la tragedia, horror  e indignación de uno de los estados que ha padecido más fuerte la “guerra contra las drogas”. Guerra que ha dejado más muertos que verdaderos cambios en el consumo de drogas o la disminución de la delincuencia organizada.

A dónde van los desaparecidos es una pregunta recurrente en un país con fosas clandestinas y morgues con ruedas, como el escalofriante caso del tráiler que tenía 273 cuerpos y pertenecía al Instituto Jalisciense de Ciencias ­Forenses, una medida que utilizó la Fiscalía de Jalisco para enfrentar la saturación de las morgues locales.

El propio exdirector del Instituto Forense, Luis Octavio Cotero Bernal —que fue cesado después de que se reconociera que la Fiscalía rentó no sólo un contenedor sino dos, y que existen todavía decenas de cadáveres sin identificar en las cámaras de refrigeración de la dependencia—, ­también busca a su hija, desaparecida desde hace más de tres meses.

En México hay más de 37 mil personas desaparecidas, según datos de la Secretaría de Gobernación. ¿Cuántas de esas personas se encuentran en fosas y morgues? ¿Cuántas están vivas? Son preguntas que no tienen una respuesta certera. En un país en donde no existe la voluntad política para terminar con la tragedia en la que viven miles de familias, con fiscalías a su límite de operación sin protocolos y seguimientos adecuados y el crimen organizado avanzando rápidamente ante la ­corrupción y la precariedad social.

La militarización del país y la pelea contra el narco no ha funcionado. Es fundamental que el próximo gobierno lo entienda y  planteé estrategias para la pacificación y reconciliación certeras. México no puede seguir con fosas clandestinas y morgues itinerantes.


Twitter: @wendygarridog
wengarrido@gmail.com

Imprimir

Comentarios