México, país feminicida - Wendy Garrido Granada | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube
México, país feminicida | La Crónica de Hoy

México, país feminicida

Wendy Garrido Granada

México es un país feminicida. Un país que no ha hecho lo suficiente para detener la ola de asesinatos de niñas y mujeres. Por el contrario, existe un aumento de 61 por ciento de feminicidios de niñas y adolescentes y un 105 por ciento de mujeres, sin división de edad, en los últimos cuatro años, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, citado por el periódico Excélsior.

El 25 de noviembre se celebró el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que sirve para denunciar la violencia que se ejerce contra las mujeres en todo el mundo y reclamar a los países erradicarla. México no ha cumplido su parte.

Este año fue otro de marchas de familiares de víctimas, de mujeres y organizaciones civiles para exigir justicia y visibilizar el peligro que padecen las mujeres, sobre todo en ciertos estados que concentran más feminicidios en el país, como Veracruz, Nuevo León, Chihuahua, ­Guerrero, Jalisco, Puebla, Ciudad de México y por supuesto el Estado de México, la capital feminicida, que tiene uno de los municipios más peligrosos para las mujeres: Ecatepec.

Ecatepec, un sitio escabroso donde existen bandas de feminicidas. Según el periódico Reforma, un grupo criminal que operó entre 2011 y 2012 en ese municipio y en Tecámac, se atribuyó la muerte de al menos 35 mujeres.

La banda criminal estaba encabezada por un exmilitar llamado Érick San Juan Palafox, que primero violaba a las mujeres, después las explotaba sexualmente y finalmente las asesinaba y arrojaba sus cuerpos en el Gran Canal y Río de los Remedios; también contaba con la protección de policías estatales, a tal grado que utilizó una patrulla para deshacerse de los cadáveres que eran abiertos y rellenados con cemento para que no flotaran, según las declaraciones ministeriales a las que tuvo acceso el periódico.

La periodista Lydiette ­Carrión abordó e investigó meticulosamente sobre esa banda criminal y otros casos de asesinatos de mujeres en su libro recientemente publicado La Fosa de agua. Desapariciones y feminicidios en el Río de los Remedios y arroja información sobre cómo algunos de los feminicidios en Ecatepec y Tecámac estuvieron relacionados con la trata y el narcomenudo. Pero también narra el drama que viven y vivieron los familiares de las desaparecidas. El suplicio burocrático, corrupto e impune al que son sometidos.

El conocido Monstruo de Ecatepec es también uno de los feminicidas que vivió en Ecatepec y  reconoció haber asesinado a 20 mujeres tras engañarlas, emborracharlas, ultrajarlas, descuartizarlas y tasajear sus partes para comérselas.

Los feminicidios son un problema de emergencia nacional que se tiene que atender. México no puede seguir siendo un Estado criminal y cómplice por omisión y mucho menos debe permitir que sus servidores públicos estén coludidos y participen en delitos tan graves que atentan directamente contra las mujeres.

El aparato de justicia para atender los casos de feminicidios debe seguir los lineamientos internacionales y evitar a toda costa que la ineficiencia, corrupción, burocracia y estereotipos recaigan y revictimicen a las víctimas y familiares.

 

 


Twitter: @wendygarridog
wengarrido@gmail.com

Imprimir

Comentarios