Contra Didi-Huberman - Eduardo Egea | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube
Contra Didi-Huberman | La Crónica de Hoy

Contra Didi-Huberman

Eduardo Egea

Georges Didi-Huberman (1953, Francia), el laureado y prolífico pensador y ensayista de la imagen admite no saber qué es el arte; (La Nación, 31oct2014), y lo demuestra al omitir en sus curadurías de manera negligente y déspota la historiografía del arte realizada por decenas de especialistas desde la modernidad a la fecha.

El arte no es una imagen, es una densa red de conocimientos estéticos y formales que se conectan discursivamente con lo social, cultural y político. Didi Huberman se aproxima en sus curadurías al arte como una imagen con connotaciones psicológicas, políticas, filosóficas, sociológicas, históricas, etc. pero nunca como un proceso histórico epistemológico por sí mismo, y el cual nunca ha sido ni lineal, ni teleológico, ni cronológico.

El frecuente fracaso en conectar el arte seleccionado por Didi-Huberman y sus propios conceptos ya había sido señalado por Richard Shiff al criticar la exposición, L’Empreinte en Artforum International, vol. 35, no. 10, verano 1997. Esto complementa posteriores exposiciones también de Didi-Huberman: Atlas ¿Cómo llevar el Mundo a Cuestas?, 2010-11, Centro Reina Sofía, donde de las 200 páginas del libro-catálogo, sólo refiere en dos a esta exposición. En Sublevaciones, exposición traída al MUAC (ver Artgenetic, 19MAY2018), en el larguísimo ensayo plagado de referencias a otros pensadores, no menciona a ninguno de los artistas expuestos.

Ya sea basándose en Aby Warburg, aplicando sus simplistas técnicas de Montaje o Afinidad Visual Operatoria, analizando anacronismos o lugares comunes en las imágenes, etc., Didi-Huberman al des-epistemologizar al arte de sus procesos estéticos históricos se erige como un demiurgo egocéntrico y manipulador. ¿Exposiciones estériles como las de Didi-Huberman sólo sirven para mantener funcionando museos y dar visibilidad y legitimación a funcionarios, curadores y artistas involucrados a cambio de su silencio cómplice?, ¿Georges Didi-Huberman representa el grado máximo de cinismo y corrupción de la curaduría actual?.

 

Twitter: @artgenetic

Imprimir

Comentarios