La reforma educativa de la 4ª transformación - Ulises Lara López | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube
La reforma educativa de la 4ª transformación | La Crónica de Hoy

La reforma educativa de la 4ª transformación

Ulises Lara López

No hay plazo que no se cumpla, ni fecha que no llegue. Finalmente el pasado 12 de diciembre se concreto uno de los compromisos del actual presidente y de mayor controversia durante la campaña. La cancelación de la reforma educativa.

Empecemos por recordar que el 11 de septiembre de 2013 se publicaron en el DOF el decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la ley General de Educación, el Decreto por el que se expide la Ley del Instituto Nacional para la Evaluación y el Decreto por el que se expide la Ley General del Servicio Profesional Docente, los cuales tuvieron como objeto regular la reforma constitucional denominada “Reforma Educativa” y que sirvieron como instrumento persecutor para el magisterio. 

Esa reforma se ofreció como parteaguas de la educación en el país, pero en realidad la prepararon desde el inicio como un ariete ideológico maniqueo que reducía a sus opositores a cómplices de malas prácticas sindicales, formas de protesta violenta y contrarios a toda clase de evaluación y al desarrollo educativo.

Esta aparente contradicción irreductible desarrollada como línea discursiva nunca ofreció ninguna ruta intermedia o mediada a pesar de las críticas y el rechazo del magisterio desde sus diferentes estructuras organizativas que consideraban que el esquema de evaluación resulta retroactivo en su perjuicio ya que con el resultado podría privar al docente de su plaza laboral sin ninguna responsabilidad a través de una evaluación estandarizada, que además no tomaba en cuenta contextos económico, sociales y demográficos que inciden en los procesos educativos. 

El desenlace lo conocemos, del baluarte del gobierno de Peña no quedará “una coma” y será derogada mediante una nueva ley que viene acompañada de un proceso que buscará consensos y modificaciones, en particular la transformación del Instituto de Evaluación de la Educación (INEE) en un Consejo orientado a la capacitación.

Ahora usando la estrategia del poder judicial y de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), la Junta de Gobierno del INEE salió a manifestarse como un órgano constitucional autónomo (OCA) fundado en agosto del 2002, calificando la iniciativa como un atentado a la propia constitución. Cabe señalar que en este organismo laboran más de 800 personas con un presupuesto programado para el próximo año de poco menos de mil millones de pesos, cifra inferior a los mil 200 millones que ejercieron en el presente año. 

Lo verdaderamente lamentable es que los responsables de la reforma educativa prefirieron invertir mucho más en una gigantesca  campaña mediática en defensa del denominado Nuevo Modelo Educativo que en capacitar o encontrar formas de inducir la aceptación de su reforma. Basta observar que para 2017 ya habían ejercido 4 mil 443 millones de pesos en comunicación social y en el 2018 la SEP reportó un gasto en imagen de 1,963 millones de pesos, más de 700 millones de lo asignado al instituto. Finalmente, respecto a la búsqueda de una mejor calidad de la educación mediante la salida del sistema de los maestros que resultaran con una evaluación negativa —aunque no aún no dan cifras exactas—, algunas informaciones oficiales hablan de cerca de mil maestros que fueron rescindidos. Con lo anterior podemos decir que fue una pésima y costosa estrategia. Ahora tendremos la oportunidad de iniciar un nuevo proceso, pero sin duda el tiempo y el dinero perdidos no se recuperarán.

Estamos por concluir un largo periodo de debates que rindieron pocos frutos, espero que el año por venir nos traiga grandes oportunidades para la educación; por mi parte les deseo a mis amables lectores la felicidad en compañía de sus seres queridos y próspero 2019.

 

laralopez.ulises@gmail.com

Twitter: @UlisesLaraCDMX

Imprimir

Comentarios